El Zángano XIII

Ilustración

El zángano es una serie de relatos basados en la mítica leyenda urbana del Estado de Mérida, Venezuela, sobre un brujo que absorbe la vitalidad de sus víctimas hasta arrastrarlas al umbral de la muerte.

Relatos anteriores:

I. Judith
II. Judith (continuación)
III. María
IV. Alicia
V. Alicia (continuación)
VI. Matilda
VII. Matilda (continuación)
VIII. Raquel
IX. Betsabé
X. Betsabé (continuación)
XI. Amanda
XII. Amanda (continuación)

Obras originales realizadas por mí

Bianca

 
Entre el raciocinio y aquello que pertenece a lo desconocido hay una brecha. Los seres humanos no hemos tocado siquiera los pies de esa vastedad. Nos dejamos dominar por emociones triviales como el miedo y no exploramos más allá de lo que debería ser corriente para nosotros, sin embargo, estas entidades intelectuales habitantes de aquel plano intangible, no nos permitirán ser admitidos a su territorio, pero ellos al nuestro si tendrán todo el derecho, si se los permitimos.

Bianca aprendió todo esto de la peor manera, aquel mal entró por sus párpados como un aire lleno de la más siniestra polución, empujando su cordura hacia el averno de la enajenación, pagando una condena que desventuradamente no le correspondía. Yo soy su médico, su cuidador y hasta su amigo, en todos estos días en que se aferra a la vida con languidez. Sentí suma lastima por ella, la cual nunca he sentido por muchos pacientes a mi cuidado. No podía creer que una joven tan hermosa y aun llena de virtudes pudiera estar sumida en tan decadente situación.

Bianca era de piel morena, de aspecto mulata. Su rostro ovalado y perfectamente simétrico cautivaba al compás con su mirada. Sus labios gruesos; definitivamente provocativos, miraba con filiación su boca, al mismo tiempo que sus ojos. Admito que sentí atracción por la muchacha, y tal efecto se convirtió en un sentimiento sobreprotector muy fuerte. Quería salvarla de la maldad que gravemente la ha golpeado y empujado al borde de la muerte.

En las noches la visitaba y le hablaba, ya que nadie más iba a verla. Bianca no tenía familia ni nada que se le parezca, deambulaba por el mundo sobreviviendo por sí misma, lo cual veía como algo admirable. La acompañaba siempre en mis guardias nocturnas y me regocijaba puesto que ella se alegraba por mi compañía. Le contaba historias y chistes sobre mi trabajo para hacerla sonreír, y le conseguía revistas y libros en los que estuviese entretenida cuando yo no esté.

En estos días dentro de esta habitación de hospital, se dijeron muchas palabras; las mías, eran simples e inocentes, pero al escuchar las de ella, al yo querer indagar con interés, escuché los vocablos más insólitos, terroríficos; que parecieron surgidos de una mente traumatizada que ha llevado una vida llena de emociones aparentemente turbulentas.

Aquellos conocimientos que cargaba, revolvían sus entrañas al empaparse de recuerdos. La conversación surgió con una introducción un tanto extraña, llena de sortilegios oscuros y dioses del abismo ultraterreno, que son solo agentes de una discordia caótica que recae en nuestro mundo. Las influencias manipuladas por estas deidades maléficas, son el resultado de un deseo de expansión hacia nuestra realidad, emigrando así mismo, parásitos que se alimentan de la vitalidad de los seres vivos y que encuentran cobijo en nuestros sentimientos más profundos y dañinos.

Uno de ellos, según lo que ella me relataba, se trataba de un ser hombre y zamuro a la vez, que levanta sus alas al ras del vuelo nocturno y etéreo, para buscar víctimas preferidas a su selección particular. Se cree que también las selecciona a petición de su invocador, y si esta criatura da el visto bueno, procede a atacar a la incauta hasta vaciarla por completo y desecharla a la fosa de la muerte.

Lo que Bianca me contaba como una historia de horror fantástico, conmocionó dentro de mí una corazonada mal vibrante, porque veía, que ella lo relataba con toda la verdad de su ser, y por ello, dejó de causarme escepticismo en cuanto a la estabilidad de su estado mental y pensé en traerle a un psicólogo para que le hiciese un diagnóstico inmediato. Sin embargo, mientras pensaba en aquello totalmente preocupado, también ponía atención en cada pavorosa palabra que emanaba.

Comenzó a hablar, finalmente, en la razón por la que ella había decaído gravemente y traída a este hospital. Según ella, y estas palabras no tenían sentido puesto que soy un hombre de ciencia, se trató de una exageración de sus conocimientos esotéricos, los cuales, puso en práctica para atraer algo de fortuna. Bianca en aquel momento estaba devastada, su vida no se dirigía a ningún rumbo y los planes que realizaba para subsistir estaban llegando a su fin. Encontró la calma a todo aquello que la acongojaba en rituales de relajación, y así mismo fue incursionando en la magia. Al ser una persona creyente en este tipo de discernimientos, comenzó a aplicarlos hasta recibir momentáneamente todo aquello que atraía, eso le daba paz por un tiempo, pero lamentablemente no era suficiente.

Comenzó a indagar más y adquirir conocimientos sobre todas esas ciencias ocultas, hasta que, sin pensar que aquello sería su ruina, se topó con una antigua letanía para clamar la presencia de un demonio, que tomaba las facultades de un sabio e insidioso brujo, quien a su vez, asolaba a sus invocadoras otorgándoles el beso de la decadencia. Pero estas intenciones las poseía bien escondidas, puesto que toda su personalidad al principio era un señuelo atractivo que avivaba el interés de ellas. Bianca ese día pensó que su vida iba a fluir para bien, sin embargo, la malignidad instalada en su ser, provocó la culminación de su nada favorable destino, siendo arrastrada con dolor por las aguas de un agónico cauce.

Bianca despertaba por las noches soñando que se quemaba, vociferando espantosamente los gritos más horrendos que sus vecinos pudieron haber escuchado jamás. También me contaba, que una vez despertó levitando a varios centímetros de su cama y que después fue azotada contra la pared con brusquedad por una fuerza desconocida. Al estar más o menos orientada por la situación en la que se encontraba, notó en ese momento que una figura la observaba, una entidad alta que utilizaba una máscara de cuervo o cóndor con orificios oculares oscuros como si de verdad no hubiera nada en ellos.

Se encontró totalmente espantada, en ese momento, no sabía que pensar; trató de recurrir a sus libros de esoterismo para encontrar alguna solución, pero aquella fuerza no se lo permitía y entre más resistencia ella imponía más dolorosa era su tortura. Fue a partir de ese momento que su salud se deterioraba constantemente y de una manera muy atroz. Estaba agotada con frecuencia y sus pesadillas se volvían cada vez más realistas, hasta que llegó a un punto, en que intentó cometer suicidio.

Mientras me relataba su historia, yo solo la escuchaba observándola con lástima, para mí entender, es una chica que ha sufrido demasiadas penurias en la vida a tan corta edad, su mente trastornada era ofuscada por ilusiones vividas que le provocaban el más agudo temor, y se desbordó en lágrimas al terminar de contarme todo su suplicio, quedándose casi sin aliento. A partir de ese momento sentí suma filiación por ella y me prometí ayudarla con todo lo que estuviese a mi alcance. Al ingresarla y tenerla bajo mi cargo, le hice varios análisis químico, para asegurarme de que no estuviera influenciada por algún alucinógeno, puesto que, aquella perturbadora anécdota parecía contada de alguien completamente desprendido de la realidad. Sin embargo, al obtener los resultados, no encontré ninguna anomalía en particular, lo que me dio a entender que la demencia de Bianca proviene de alguna falla psicológica.

De cualquier manera, yo la veía muy asustada, como si la hora de su muerte estuviera a punto de ocurrir. Colocaba mi mano sobre su cabeza y acomodé su cuerpo tembloroso en la cama para que estuviese más cómoda. Me pidió que no me apartara, que me quedara un rato con ella hasta que se durmiera, y no pude negarme. Se quedó callada todo el tiempo que estuve allí, pensando, y yo igualmente analizaba su historia con preocupación. Esperaré los análisis neurológicos para determinar si existe alguna falla en el cerebro de Bianca, mientras tanto, me quedaré a acompañar a esta pobre muchacha.

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Litigante [Poema]

Ilustración

Válgame la tutela del espacio,
de profundos seres que maniobran,
en secuencia aportan con brío,
en curso de una agotadora faena.
Reto al hombre que a tus brazos hechiza,
que a tus ojos domina y empaña,
apartarlo del fuego de tu destino,
tomar el cetro de tu camino.
Las esferas luminosas de una noche alabada,
contraen la magia y expulsan su esencia.
Se elevan tan nobles al ápice astral,
soltando al vacío, haciendo ocurrente,
la beldad de un momento que llegará.
Mis manos tan trémulas esperan la caída,
del hambre que gobierna la fatídica ansia.
Indigno y perplejo empuño mi espada,
para batallar con bravura por mis designios.

Me carcome el sentimiento infiel de la esperanza,
me transmite ilusiones y añoranzas,
acaba indignante y poco a poco mi confianza,
de ser relevo en el cobijo de tu pecho.
Y es que las influencias no descansan,
se burlan con desprecio ante mi premisa,
al no estar eximido de mis faltas,
recaen sobre mí sus ojos de suspicacia.
Pero no caeré ante tales patrañas,
mi espada no soltaré por culpa de la injuria,
contra la fatídica ansia arremeteré mi rabia,
y recogeré los trozos de tu segada alma.
Y sobre el hombre pánfilo que te tiene cegada,
un embrujo más profundo doblegará sus alas,
un hado eterno corregirá sus fallas,
yo entraré al salón de tu dañada ánima,
y me llevaré ruina que tanto te desangra.

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

¿Tienes miedos?

Yo sí tengo miedo, o mejor dicho; ‘miedos’, pero los tengo guardados en un cajón, cerrados con una llave que solo se abre con una reacción. Es natural sentir estos miedos, lo que no es natural e inadmisible, es que no puedas enfrentarlos.

Las épocas más bajas y terribles particularmente como seres humanos, se encuentran en como percibimos las cosas que nos perturban. Al no darle una respuesta inmediata, estas se transforman y ocurre una fatalidad que entra en disputa con nuestro propio «Yo».

Dependiendo de la importancia que le damos a este ser tan habilidoso, nos vamos convertimos en marionetas de su juego, pero debemos encontrar la estrategia perfecta para retenerlo con fuerza, y ponerle las limitaciones que merece y frenarlo.

Yo me embarco en esta batalla, y en oraciones directas levanto el muro que me separe por completo de esta aglomeración de miedos. Con solo unas palabras me paro firme y las vocifero sin divagar:

“Tengo un objetivo y seguiré adelante por el / Tengo una meta a cumplir y seguiré adelante por ella / Tengo una vida serena y corriente y seguiré adelante por ella / Tengo mis manos que no callan y seguiré trabajando hasta que muera.”

Puedo convertir mi miedo en el recibidor de mi éxito y darle un papel distinto, convertirlo en mi enlace personal para conocer cada momento que pase.

Está bien tener miedo, lo que no está bien y además, es un acto insensato, es dejar de hacer lo que amas a causa de él.

Ilustración

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Una crónica de la Demencia XXI

Ilustración

«…luego de aquella revelación mis fantasías dañinas cesaron, y busqué desesperadamente escuchar la voz de mi pequeña…»

Las epifanías entraban a mi casa con humor desfilando enérgicas, posándose en frente de mí con una soltura bañada de confianza, haciéndome olvidar la preocupación causada por la extenuante paranoia que me golpeaba. Retumbante, mi corazón se exaltaba como queriéndose salir del pecho. Mi vista inquieta y atenta, se fijaba a cada momento en un punto específico de mi hogar, esperando atiborrado a desfallecer la aparición imprevista de un némesis que ha vuelto para rendir cuentas.

La sobriedad era mi enemiga y por lo tanto, me aparté de ella. Destilé mis neuronas atravesando umbrales hacia dimensiones alternativas, solo para escapar de la crueldad que parecía provenir de la gracia de una insidiosa danza. Me frustraba al ser abstraído de aquellos empíreos mundos etílicos, por lo que despertaba dando varias vueltas en mi lecho, hasta estar completamente orientado ante el ambiente que me rodeaba. Durante las tardes me sentaba en mi sillón carcomido por el tiempo y mis estrepitosos pensamientos. Escuchaba pasos entre la bruma que se generaba dentro de mi casa, y atento y silencioso, solo escuchaba para tener una mejor apreciación de la llegada de mi desconocido huésped.

Cada segundo que pasaba, se acrecentaba la idea sobre un terrible atentado hacia mí, separándome de la ideología del perdón, puesto que, sentía que no lo merecía, y caía en un letargo de torturas dantescas esgrimidas por agentes de la angustia. Había llegado a un punto en que, mi desprendimiento absoluto de la realidad se había finiquitado. Cada vez que me acostaba en mi cama, era como si me sumergiera en un pozo de aguas ofuscadas de oscuridad, me desenvolvía dando giros desesperados para no ahogarme, y luego salía a la superficie anonadado al encontrarme un nuevo entorno.

Al caminar por los pasillos de mi hogar, golpeaba mi cuerpo tambaleante con las paredes, y mientras estaba en el sopor de ilusiones inconclusas, mis oídos escucharon la sutileza sonora de una risa. Tan femenina y aparentemente incauta, desglosó ante mí las severidades de un pasmo, y de un disparo, mi cuerpo se echó para atrás despavorido imaginando sobre el origen de tan engañosa belleza. Unos pasos que parecía que vinieran del fondo, me colocaron en un estado firme y advertido de cualquier suceso a continuación. Mis ojos abiertos hasta el límite, estuvieron atentos ante cualquier sorpresa. No sostuve nada para defenderme o para darme claridad siquiera, solo caminé, hasta el origen del supuesto ruido.

Comencé a pensar que aquello era producto de mi mente quebrada por mi locura, y empecé a incursionar más a fondo para descartar finalmente, los sucesos que incisivamente me perturbaban. Mi camino me llevó a una habitación que perteneció a mi pequeña hija, separada de mí por el rencor de su madre. Al echar un leve vistazo encontré una de sus muñecas tiradas en el suelo. Una presencia helada se posó detrás de mí y al mirarla, sentí un agudo sentimiento de melancolía; se trataba de una sombra de pequeño tamaño, buscando en su universo el origen de la desdicha de haber sido separada de su familia.

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Mitología de las palabras – Ciclópeo

Puerta de los leones de Micenas (Grecia).

En el diccionario de la Real Academia Española, la palabra Ciclópeo posee dos definiciones relacionadas entre sí. En la primera hace referencia a los «Ciclopes», personajes gigantescos de la mitología griega que dieron origen a esta palabra. Y la segunda se refiere a ciertas construcciones colosales y antiguas que se distinguen por el enorme tamaño de sus piedras.

Etimología

Ciclópeo, es un adjetivo que viene del latín: Cyclopeus, que a su vez, surge del griego: κυκλώπειος. En principio esta palabra hacía referencia a los Cíclopes, pero tanto en el griego como en el latín se refiere a las grandes construcciones arcaicas, las cuales eran tan colosales que pareciera que no fueron hechas por manos humanas, por lo que en la tradición popular atribuyeron este trabajo a estos gigantes. Actualmente la palabra se refiere a lo gigantesco o desmesurado. En efecto, esta palabra deriva de Cíclope (Κύκλωψ), plural: Cíclopes (Κύκλωπες), vocablo que en la etimología tradicional recalcaba la característica principal de estas criaturas, a partir de κύκλος (“Kyklos”), que significa ‘círculo’, ‘rueda’, y ὤψ (“Ops”), que significa ‘ojo’, ‘vista’ o ‘mirada’, relacionándolo con el hecho de que los Cíclopes, eran seres mitológicos gigantescos con un solo ojo circular en medio de la frente.

Según el escritor británico Robert Graves, los cíclopes pudieron haber sido un gremio de forjadores de metal en la Edad del Bronce que probablemente tenían tatuados en la frente anillos concéntricos como muestra de homenaje al sol por ser su fuente de energía.

Mitología

Según la Teogonía de Hesíodo, los primeros cíclopes eran hijos de Gea y Urano, las primeras personificaciones en la genealogía. Estos eran tres y sus nombres eran: Brontes, Estéropes y Arges, hermanos de los Titanes. Gigantescos y de fuerza descomunal, fueron arrojados a las entrañas de la Tierra para trabajar en la forja de metales. Durante la rebelión de los Olímpicos contra los Titanes, los cíclopes ayudaron a Zeus y a los otros dioses a derrocar a sus hermanos forjando armas para ellos, especialmente los rayos de Zeus. La fragua de estos cíclopes se ubicaba en el volcán Etna, en Sicilia, Italia, que posteriormente sería dirigida por Hefesto, el dios herrero.

En la Odisea de Homero, aparece otro tipo de cíclope con una filiación distinta. Se trata del famoso Polifemo, hijo del dios Poseidón y paradigma del salvajismo y la ferocidad. En una brillante estratagema, Odiseo ciega al gigantesco monstruo clavando en su ojo la punta afilada de un tronco de árbol, para así poder atravesar la cueva que éste custodiaba y llegar a su navío con el resto de sus hombres. Este mismo cíclope protagoniza también un mito como pretendiente de la hermosa ninfa Galatea, quien estaba enamorada del pastor Acis. Polifemo al enterarse, aplasta a Acis con un peñasco, pero la nereida Galatea, que era ninfa del mar, convirtió el cuerpo de Acis en un río para así poder encontrarse de nuevo con él en el mar.

Arte sobre el mito

Fuente

Grabado de Erasmus Francisci zu Nürnberg (1627-1680), en el que aparece un cíclope.

Fuente

El cíclope Polifemo, por Johann Heinrich Wilhelm Tischbein, 1802.

Fuente

Odiseo en la cueva de Polifemo, Jacob Jordaens, primera mitad del siglo XVII.

Fuente

Odiseo escapa de la cueva de Polifemo. Cerámica de figuras negras ca. 500 a. C.

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Elaica XVI. Ururthur

Ilustración

Elaica es una serie de relatos que se relacionan entre sí porque se desenvuelven en esta mítica y fantástica tierra. Cada relato es una historia distinta y a veces, una continuación.

Relatos anteriores:

Obras literarias originales realizadas por mí.

Ururthur

 
Mucho he mencionado en mis historias sobre la terrible región de Ururthur, de sus titánicas sabanas desérticas y estériles y de las criaturas silvestres y sanguinarias que habitan su suelo. Se encontraba muy al oeste de Elam, a casi mil kilómetros de distancia, separada del resto del continente por un gran muro reforzado de hierro y piedra que se extendía por todos el límite de la región, tal muro, fue ideado por los Antiguos del viento para resguardar que ninguna bestia o demonio lo traspasase, y construido por los Antiguos de la tierra, hecho de absoluta genialidad con el objeto de hacerlo impenetrable.

Durante la creación, Ururthur no era aquella tierra mancillada por la corrupción, fue el primer fragmento de Elaica creado por los Antiguos e iba ser el epicentro del mundo donde los humanos despertarían y se desenvolverían por primera vez. Un lugar paradisíaco especialmente propicio para la vida, con hermosas tierras fértiles para el crecimiento de las más hermosas flores y arboles dadores de los más ricos frutos, con ríos cristalinos y dulces para saciar la sed de los seres vivos que morasen allí, y con los paisajes más hermosos y acogedores que el hombre hubiera visto jamás. Ningún lugar de Elaica llegó a ser formado con la misma similitud, y los Antiguos se sintieron orgullosos de toda la beldad que sus manos crearon.

Se suponía que en Ururthur iba a estar establecida Elam, ya que su belleza iba al unísono de tan magnífica ciudad, pero aquellos planes, por desgracia, no llegaron a concretarse. La decadencia de Ururthur se debió a un mal desconocido que vino del propio universo (Unsi), y que llegó a Elaica en forma de una nube tormentosa que penetró en la tierra, matándola, hasta dejarla sin vida. Esto sucedió sin que los Antiguos se percataran de ello, puesto que estaban tan ocupados creando otras regiones en Elaica que no vieron aquella calamidad.

Durante aquel cambio atroz, la tierra temblaba y se abría, y de las cúspides de sus pequeñas montañas fueron formándose pequeños orificios que crecían con el pasar de los años, eran tan profundos, que eran como puertas de acceso al corazón de Elaica y de sus bocas expedían humo y cenizas, y fue así, como se formaron los múltiples volcanes de Ururthur, que proliferan toda la región. De dichos volcanes se cuenta, que fue donde surgieron los «Demonios», seres parecidos al hombre, pero con aspecto horrible, ojos de esmeralda y piel de bronce.

Estos demonios al principio, eran tontos y torpes y no tenían control sobre sus acciones, cazaban y se alimentaban de las diferentes especies del lugar, y vivían en cuevas negras que usaban como refugio para protegerse de las mortales tormentas de arena.

Las plantas se secaron poco a poco y se volvieron polvo, las colinas verdosas y arboleados valles fueron convirtiéndose en agrietadas tierras y bosques fantasmales que, con solo vislumbrarlos, provocaban espanto. Los animales que allí habitaban también fueron parte de la perversión y comenzaron a transformarse en bestias rapaces que destruían y devoraban a su paso todo lo que encontraban. Las criaturas de Ururthur no eran fáciles de matar, puesto que su piel era más dura que la de un escudo de acero, y su carne era áspera, repugnante e imposible de masticar, pero para estos demonios resultaba tierna y jugosa, puesto que la fuerza de sus mandíbulas era tan poderosa, que podían volver una roca añicos.

Las distintas especies que vivían en Ururthur eran de inmenso tamaño, desde peligrosos insectos malsanos que eran tan grandes como una casa o choza, hasta los temibles dragones de tierra escupidores de ácido, quienes se la pasaban en los volcanes alimentándose de la lava que de estos brotaba. Los Antiguos al darse cuenta miraron con pena en lo que se había convertido la bella Ururthur, y muchas lágrimas se escaparon de las cuencas de sus ojos al ver que todo el esmero y la belleza que habían puesto en aquella región se había perdido para siempre.

Para evitar que aquel mal se propagase, los Antiguos de la tierra construyeron el gran muro, el cual, ha sido custodiado por los fieros Antiguos del viento hasta que fue turno de los humanos. Aunque ha habido fallas de que algunas criaturas lograron traspasar el muro, ya que poseían distintas habilidades, como las arañas gigantes «Zekala», las cuales, podían saltar grandes distancias. Sin embargo, aun así, la paz y el desarrollo del hombre reinaron en el resto de Elaica durante toda la primera era.

Durante dicho periodo, la raza de los demonios poco a poco cambiaba, dejando su vida primitiva en cuevas para empezar a crear sociedades nómadas conformadas en clanes. Estos clanes eran autónomos entre sí, y estaban dirigidos por un líder guerrero imposible de persuadir. Estos grupos diferentes se enfrentaban entre ellos por la supremacía, ya que era su objetivo sobrevivir y el poder conquistar nuevas tierras, él que poseyese mayor territorio, era el que tenía más poder.

Innumerables batallas hubo en aquel entonces, y parecía que aquellas guerras jamás llegarían a su fin, hasta que hubo un clan tan poderoso, que doblegó poco a poco a los demás con bravura con el pasar de los años. Este era el clan de «Thars» de donde Khars, el maligno rey de Ururthur era descendiente. A medida que este clan iba conquistando, se hacía más grande e imponente, hasta que logró dominar los cuatro puntos cardinales de toda la región. Y una vez conquistado todo Ururthur, el supremo líder del clan Thars colocó a los demás clanes en la palma de su mano y todos le rendían tributo y pleitesía.

No fue sino el padre de Khars; Uhars, quien organizó a todos los clanes y construyó una ciudad echa de hierro en el epicentro de Ururthur a la que llamó «Sikhar», en donde se establecía el ahora desde entonces rey de Ururthur para gobernar con puño severo. Uhars dedicó su vida en reconquistar toda la región de los rebeldes que no lo querían como rey, y una vez hecho esto, prosiguió a ejecutar su plan de traspasar los muros que lo mantenían excluido de Elaica para así poder extender su reinado a todo el mundo, pero poco tiempo después, Uhars falleció, y sucesivamente su único hijo Khars, tomó el trono inmediatamente y continuó con el sueño de su padre. La tranquilidad en el resto de Elaica posteriormente se quebrantó, pero el hombre ya estaba preparado para la gran contienda, donde se alzaría en contra de la región infernal del oeste.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

El Zángano XII

Ilustración

El zángano es una serie de relatos basados en la mítica leyenda urbana del Estado de Mérida, Venezuela, sobre un brujo que absorbe la vitalidad de sus víctimas hasta arrastrarlas al umbral de la muerte.

Relatos anteriores:

I. Judith
II. Judith (continuación)
III. María
IV. Alicia
V. Alicia (continuación)
VI. Matilda
VII. Matilda (continuación)
VIII. Raquel
IX. Betsabé
X. Betsabé (continuación)
XI. Amanda

Obras originales realizadas por mí

Amanda (continuación)

 
A partir de ese día, los días posteriores se convirtieron en medianoche y la luz solo brillaba por su ausencia. La sombra perversa que cubrió a Nadari alejó para siempre al sol, dejando al pueblo a merced de las tinieblas, y es que el odio de Candela era ahora su razón, manipulando desde ese momento hasta su fin las acciones que culminarían la eminente extinción.

Amanda, su sobrina, enamorada de un galante hombre de otro pueblo, jamás imaginó el terrible sortilegio que su tía había desatado sobre ella. La vida transcurría con normalidad, cuando de pronto, aquellas alas impías cubrieron el cielo y se tragaron a las nubes. El miedo comenzó a deambular con sotana vaporosa por las calles de Nadari, una tormenta, furiosa, jamás vista en aquella región rural y tranquila, empezó a desatarse con fuerza sobre las sabanas, los arboles flojos, las casas y sobre el pecho trémulo de las personas.

El odio de Candela finiquitó con éxito, sin saber, que aquél mal que había traído a los incautos habitantes de Nadari, repercutió hasta finalizar con la vida que lo caracterizaba. Pasaron los días y el calvario comenzó, pero Amanda y Roberto aún no habían sufrido las consecuencias de la venganza, al contrario, una aparente bendición había llegado a sus vidas, en un momento para nada favorable. Amanda quedó embarazada de Roberto, la sorpresa no fue para nada inapropiada e imprudente para ambos, sino al contrario, atiborró de alegría a la joven pareja, y tras saber esto, Roberto le propuso matrimonio a la bella Amanda y llevarla lejos de los confines de Nadari.

Tal propuesta, activó el deseo de Amanda de huir y dejar su hogar, ya que desde adolescente siempre había querido conocer más allá de los límites de aquella alejada región, pero Roberto quería hacerlo oficial, quería que su madre y su tía se enteraran de su unión, y del fruto del amor de ambos que crecía en las entrañas de Amanda. Ella aceptó, pero no muy convencida con aquello, ya que no había preocupación por su madre, porque sabía, que se pondría feliz, el problema estaba con su severa y amargada tía, que espanta a la gente como si guardara un resentimiento incontenible hacia toda la humanidad.

Se prepararon un día y se dirigieron juntos hacia la finca de los Montesinos, para hacer oficial su noviazgo, sus futuras nupcias y el hijo que con tanta alegría esperaban. Mientras tanto, algo perturbador e insólito ocurría en Nadari, las mujeres jóvenes del pueblo comenzaban a sentir desde hace días que algo no estaba bien con ellas; sentían constantes mareos, fatigas, dolores en el vientre y un cambio inusitado en sus hormonas, fue después, que se dieron cuenta que estaban en cinta, todas al mismo tiempo. La novedad no solo causó asombro entre los habitantes de Nadari, sino que también horror, desprecio empañado de malos entendidos y tristeza, puesto que parte de ellas jamás había experimentado la unión pasional con otro hombre. Nadari se sumergió en la incertidumbre, en la sospecha, en la intolerancia y la desgracia, pero aun así, entre tantos factores negativos, las mujeres, no muy convencidas, decidieron continuar con aquello que fue tan inesperado como un vendaval.

Amanda y Roberto se presentaron finalmente juntos en la finca de los Montesinos, tomados de las manos esperando hasta la peor reacción de aquellas dos hermanas, especialmente de Candela, quien ni en mil vidas aprobaría tal unión. Amelia fue la primera en reaccionar, y como era de esperarse, lo tomó muy bien, ya había escuchado anteriormente rumores sobre aquel muchacho, y para su criterio, era un buen hombre trabajador y con visión de futuro, perfecto para su pequeño ángel. El temor en cuestión de la joven pareja, radicaba en la reacción de Caldera, la cual, para sorpresa de ambos, tomó las cosas de una manera inesperadamente afable. Aquella actitud había dejado sorprendidos a todos, y Candela para celebrar, ofreció un almuerzo y una gran cena, incluso, les ofreció un lugar en su tierra para ellos construir su casa y poder desenvolver su matrimonio libremente con su hijo.

Amanda aún no podía creerlo, y Amelia aún menos, sin embargo se sintieron felices de que Candela tomara las cosas así, y ese mismo día, planificaron los preparativos de la boda.

Los meses fueron pasando y las cosas parecían marchar con aparente normalidad. La ya casada pareja vivía en un modesto rancho, en las tierras de la finca de los Montesinos, aquello solo era temporal, puesto que sus planes eran irse lejos de allí una vez que haya nacido su hijo. Candela tomaba las cosas con calma, creía fervientemente en las terribles influencias que tenía en el otro lado. Su locura se encontraba detrás de una máscara de tolerancia y pasividad, esperando pacientemente al verdugo del sufrimiento que con conjuros malditos invocó. Todo ese tiempo se quedó allí, fingiendo ser otra persona.

En Nadari las cosas parecían ir transcurriendo con normalidad también, las personas ya habían asimilado el inesperado embarazo de las jóvenes del pueblo, incluso ya no les sorprendía de que todas se hubieran colocado en cinta al mismo tiempo. Aún estaba arraigado el pensamiento supersticioso de que todo había sido por causa de una “brujería”, pero solo eran ideas que esgrimían con pánico los más ancianos del pueblo. Sin embargo, había algo que era digno de recalcar, el embarazo de las mujeres del pueblo transcurría con normalidad, con los meses de crecimiento y gestación que se requerían para llegar a tener un parto seguro, pero el embarazo de Amanda, se desarrollaba con más rapidez, tanto así, que a los seis meses su barriga ya parecía de nueve meses ya, cosa que dejó impactada y confundida a la gente, ya que aquello no concordaba con los días en que se decía que ellos tuvieron encuentros secretos y románticos, de cualquier forma, esto tampoco afectó a la joven pareja, ya que el estado de salud de Amanda y el niño se encontraba en perfectas condiciones.

Finalmente, llegó el día del nacimiento, bastante prematuro según la opinión de las personas, pero todo parecía transcurrir con normalidad. Roberto ansioso de la llegada de su hijo, al igual que Amelia y Candela, la cual, no estaba presente en el parto. Después de horas de labor y de inagotable sufrimiento, por fin comenzó a culminar aquella proeza, pero, al observar al pequeño engendro, los presentes quedaron en completo estupor, y a Amelia se le desbordaron las lágrimas por lo que sus ojos veían. Aquella criatura que nació esa tarde, no era un bebé humano, parecía más bien, un ser salido del mismo averno. Sus piernas y brazos larguiruchos y delgados parecían de un ave rapaz, su cabeza tenía una forma ovoide más grande que su pequeño cuerpo y humanamente imposible para un niño recién nacido. Toda su apariencia aberrante causó repulsión a los presentes, y al ser presentado a su madre, ésta exhaló gritos de horror tan fuertes que se escucharon hasta más allá de los límites de la finca. Candela, desde el cobijo de su habitación, escuchaba los alaridos de su sobrina, y se satisfizo cruelmente soltando carcajadas de locura por el mal que había cometido.

La noticia del nacimiento del hijo de Amanda llegó a los oídos del pueblo, y las jóvenes al escuchar sobre el aspecto que tenía tal criatura se espantaron, y relacionaron aquello con sus repentinos embarazos. Se cundió el pánico en Nadari y se convirtió en demencia, las mujeres comenzaron a interrumpir sus embarazos con desesperación dominadas por el miedo, provocándose abortos, en algunos casos hasta mortales, plagando las calles de aquel pequeño pueblo de ríos de sangre de aquellos que no nacieron, no hubo niños en Nadari de nuevo ni embarazos nuevos siquiera.

Tal horrible tragedia fue la causa de la deserción del pueblo, disminuyendo a la población y alterando el estado mental de todos aquellos que huyeron y presenciaron la terrible masacre. El hijo de Amanda y Roberto murió días después de haber nacido, su padre cayó enajenado desde entonces y Amelia quedó muy afectada, tal impacto la enfermó gravemente y nunca se pudo recuperar. Amanda también feneció, a pocas horas de haber nacido su hijo, fue visitada no por el ángel de la muerte, sino por una criatura espectral y perversa, a quien vio sorprendida de que su aspecto, era similar al engendro que había nacido de sus entrañas.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

Cuatro micropoemas

Incólume

Terso y transparente,
como el aire de un suspiro,
escurridizo como el viento,
me ahuyentas, abrazándome con desvelos.

Cercenado

Sentimientos en trozos,
en la tierra van sembrados.
Árboles de almas atormentadas,
crecen del suelo escurriéndose,
en lágrimas.

Encuentro

Como un pálpito de medianoche.
Sensaciones en chasquidos,
dilataciones en mis ojos,
y una sorpresa del destino.

Perturbado

Polvos de ilusiones,
maniobras con cautela tus horrores.
Hipnotismos oníricos perpetuos,
caen en un foso de sopores inquietos.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

El Zángano, una idea que se convirtió en inspiración

Ilustración

Las personas al escribir dejan plasmadas dentro de sus letras una parte de ellos mismos. El deseo se convierte en el director de tu creatividad, creando con tus manos universos paralelos en el que tú te conviertes en el epicentro absoluto. “El Zángano” para mí es toda esa definición y mucho más, al escribir cada relato contemplo los avances de mi imaginación, y una creatividad que merece disciplina, porque al entrar en los terrenos de las letras siento que me hacen falta más elementos para embellecerlas. Siempre pensaba cuando era más joven ¿por qué los artistas sufrían tanto por su arte? Ahora lo sé, más que bien.

Los relatos de “El Zángano” surgieron al recordar mis años de vivencia en Mérida, Venezuela, donde conocí distintos pueblos y diferentes culturas y leyendas características de la sociedad andina. Los mitos siempre han tenido un atractivo para mí, y no dudé mucho en indagar sobre esta área muy renombrada por esta mágica región. Tuve el placer de toparme con un libro de antropología en la Universidad, la edición que llegó a mis manos trataba precisamente sobre mitos y leyendas urbanas de la ciudad de Mérida, y fue allí, donde conocí por primera vez la historia del zángano.

Según el libro, que en realidad era un Boletín Antropológico, el cual, era publicado en físico anualmente, para el disfrute de los estudiantes de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad de los Andes. Se mencionó allí la leyenda del Zángano, la cual, no solo radicaba en las tierras andinas, sino que también, en algunas regiones de México y Argentina. Las versiones sobre esta leyenda eran bastante similares, con un mismo personaje con características iguales, pero que en cada una de esas leyendas, realizaba actividades maliciosas distintas para decaer a sus víctimas o provocarles intranquilidad.

Este ser es un parásito, ánima, brujo o duende malvado que sorbe la vitalidad y la alegría de sus víctimas, (todas mujeres) realizando una serie de travesuras inhumanas que perturbaban la paz de sus incautas. Según las distintas leyendas, el Zángano era invocado por un brujo o bruja como maleficio para una persona. Su función era acabar con esa persona tanto física como mentalmente, realizando cosas como; empujándola, escupiéndola, orinándola, provocándole horribles pesadillas, hay historias que cuentan anécdotas de mujeres que han llegado a estar embarazadas extraña e inesperadamente, y éstas mujeres piensan que es por causa de éste brujo, que las ha embarazado para causarles más sufrimiento.

Sobre su aspecto, las leyendas varían, pero muchas concuerdan que éste tiene la habilidad de tomar la forma de un cuervo, buitre o zamuro, volando por cielos de noche a la búsqueda de sus víctimas, para perturbarlas y provocarles pesadillas y sustos y así alimentarse de su miedo. Muchos relatan que es un hombre vestido de negro, con un sombrero muy grande que cubre su rostro, otros dicen que se trata más bien de una gabardina, muy amplia, que cubre todo su esbelto cuerpo, y que esta, está hecha de plumas largas de ave de rapiña, como las de un cóndor.

Simplemente la leyenda del Zángano ha sido una inspiración para mí, la utilicé para crear esta serie de relatos que cada vez que concluyo me siento más y más exigente, porque siento que no fue el final apropiado. Muy pocas veces he tenido esa discordia dentro de mí cuando se trata de relatos, pero con esta serie es algo diferente, porque quiero perfeccionarla pero al releer, me doy cuenta que tal creatividad no requiere de perfección, porque comprendo que, fue así como debió ser escrito. Muchos que me leen y entienden lo que digo supongo que más de una vez han caído en lo mismo, espero que estas palabras les ayuden a comprender que es preferible admirar la belleza de su trabajo, y no quedarse estancados en la duda de proseguir.

Si desean ver los relatos sobre esta serie que llevo hasta ahora, con gusto se los hago llegar aquí abajo en estos links, vendrán muchos más, mis manos están ardiendo y solo la escritura podrá apaciguar las llamas:

* I. Judith
* II. Judith (continuación)
* III. María
* IV. Alicia
* V. Alicia (continuación)
* VI. Matilda
* VII. Matilda (continuación)
* VIII. Raquel
* IX. Betsabé
* X. Betsabé (continuación)
* Amanda

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

Islas [Micro Sci-Fi] / Islands [Micro Sci-Fi]

Ilustración/Illustration

Versión en español

Los niveles de información se incrementan llamativamente. Los sensores que detectaban secuencias de pasividad constante, ahora se han disparado locamente desde los emisores humanos que mantienen un flujo de actividades discordantes. Muchas de estas actividades son apaciguadas por inteligencias artificiales que crean ambientes de conformidad y, que además, reprimen las emociones fuertes que se manifiestan en los estados de sueño discordantes.

Nunca había pasado anteriormente que en un estado de sueño humano, apareciese un choque inquieto de sentimientos poderosos que batallan entre sí, y no sólo está pasando en una persona, sino en dos. Los científicos monitorean con estupor la falla, siguiendo cada huella que ha dejado, intentando encontrar la causa de la fluctuación, pero a medida que se van acercando es completamente, ¡inútil!, provocando jaquecas en sus dilatadas mentes.

Uno de los científicos, al entrar al centro de comando neuronal, encontró varios conjuntos de nervios acumulándose entre sí, creando así mismo, centros de conexiones aún más grandes. A estos nodos neuronales se les llamó «Islas» porque se encontraban esparcidas en el panorama cerebral separadas de entre sí. Al hacer un estudio riguroso a éstas Islas, los científicos se dieron cuenta que éstos centros albergaban sensaciones de placer, los cuales se generan cuando escuchas tu música favorita, ingieres una comida muy sabrosa o cuando se está teniendo sexo.

Los dos emisores humanos, al parecer, se habían conectado dentro de uno de los diferentes puentes virtuales que el hombre con genialidad había creado. Los científicos trataron de eliminar toda conexión con esta falla, pero era imposible ahora, el sistema no lo permitía; por lo tanto, tenían que dejar que los emisores humanos, terminaran con su encuentro de fuegos artifíciales hormonales que ofuscó por completo la atención de sus asombrados creadores.

English version

The levels of information increase dramatically. Sensors that detected sequences of constant passivity have now been fired crazily from human emitters that maintain a flow of discordant activities. Many of these activities are appeased by artificial intelligences that create environments of conformity and, in addition, repress the strong emotions that manifest themselves in discordant sleep states.

It had never happened before that in a state of human sleep, there appeared a restless shock of powerful feelings that battle each other, and it is not only happening in one person, but in two. The scientists monitor with astonishment the failure, following each trace that has left, trying to find the cause of the fluctuation, but as they get closer it is completely, useless !, causing headaches in their dilated minds.

One of the scientists, upon entering the neuronal command center, found several sets of nerves accumulating together, creating even larger centers of connections. These neural nodes were called «Islands» because they were scattered in the brain panorama separated from each other. By doing a rigorous study of these islands, scientists realized that these centers harbored sensations of pleasure, which are generated when you listen to your favorite music, eat a very tasty meal or when you are having sex.

The two human transmitters, it seemed, had connected into one of the different virtual bridges that man had created with genius. The scientists tried to eliminate all connection with this fault, but it was impossible now, the system did not allow it; therefore, they had to let the human emitters end their encounter of hormonal fireworks that completely obfuscated the attention of their astonished creators.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.