Cadaveria [Poema – ESP / ENG]

Perece el pálido azul del cielo,
lo reemplaza el lúgubre gris opaco.
Bajo su manto flores ponzoñosas,
crecen del polvo bajo tierras fétidas.
Habitantes deambulan caminos estigios,
portando en sus manos recuerdos perdidos.
Gusanos se arrastran entre pechos y sienes,
y carroñas devoran hasta los últimos laureles.
Entre los restos de una tumba derruida,
se asoma el cadáver de una dama desdichada.
La tristeza jamás abandonó su mirada,
sosteniendo por siempre el corrupto relicario.
Los corceles de espanto de la muerte lisonjera,
han atrevido, mover su destino.
Fétidos olores del fango siniestro,
se esparcen directo al nebuloso encuentro.
Cabellos tiesos se deshacen y deslizan,
arrastrando las partes de cuerpos remanentes.
Los clamores no existen en la funesta necrótica,
llevados de sus fauces con rauda rapiña.
Y la dama tan indigna reposa en su sepulcro,
tan ruin y devastado, terrible fechoría.
Inerte tras épocas de lívido descanso,
mientras el tiempo termina su trabajo.

The pale blue of the sky perishes,
it is replaced by the dreary gray opaque.
Under its mantle poisonous flowers,
they grow from dust under foul soil.
Inhabitants roam Stygian roads,
carrying lost memories in his hands.
Worms crawl between breasts and temples,
and carrion devour even the last laurels.
Among the remains of a ruined tomb,
the corpse of an unhappy lady appears.
The sadness never left his gaze,
holding forever the corrupt reliquary.
The steeds of horror of flattering death,
They have dared, move their destiny.
Fetid smells of the sinister mud,
they spread directly to the nebulous encounter.
Stiff hair fall apart and slide,
dragging the remnant body parts.
The clamor does not exist in the necrotic fune
taken from their jaws with raging rapine.
And the lady so unworthy rests in her grave,
so ruined and devastated, terrible wrongdoing.
Inert after times of livid rest,
while the time finishes its work.

Una crónica de la demencia VII / A chronicle of dementia VII


«Lo que el mundo llama genio es el estado de enfermedad mental que nace del predominio indebido de algunas de las facultades. Las obras de tales genios no son sanas en sí mismas, y reflejan siempre la demencia mental general.»

— Edgar Allan Poe

«What the world calls genius is the state of mental illness that arises from the undue dominance of some of the faculties. The works of such geniuses are not healthy in themselves, and always reflect the general mental dementia.»

— Edgar Allan Poe

Isabel despertó agitada, abrazada por la angustia. Rodeada por las sombras que no permitían la entrada de la luz matinal a su habitación. Cayó en un cataclismo de horrores al ver que estaba flotando, como sumergida en aguas profundas. Movía sus brazos y piernas con todas las fuerzas que tenía, pero era inútil, como si algo denso alrededor de ella retuviera sus movimientos.

Isabel quería gritar, pero no podía. Emir había salido temprano al trabajo y ella se había quedado sola. Miraba a su alrededor y pensaba que aquello era el más horrible sueño. Trató de girar, de encontrar a su alrededor alguna salida, pero nada pudo vislumbrar. Intentó impulsarse hacia otro sitio, pero solo giraba y giraba. Ya el pánico en el cuerpo de Isabel había tomado el absoluto control.

Luego, en un instante, la habitación se inundó de tinieblas, densas y abismales, lo que acrecentó la desesperación y el estupor en Isabel. Esta vez, fue peor el horror, ya que ella sentía que se encontraba en medio de un vacío inmenso, tan oscuro y desconocido. Creía que moriría en medio de tanta ausencia de luz. Agitó todo su cuerpo con rabia y miedo, solo quería buscar la forma de poder escapar, se preguntaba a cada momento cuando terminaría esa pesadilla.

Pero una luz que vino de arriba comenzó a calmar la mente de la perturbada Isabel. Intentó elevarse hacia ella utilizando su máximo esfuerzo, trató de calmar su alterado espíritu y se concentró. Al estar un poco más cerca de aquella desconocida luz se dio cuenta de lo que en realidad era. A través de ella, Isabel se vio así misma, dormida en su cama en completa calma, y aquello la dejó con los ojos desorbitados.

Se abalanzó así misma atravesando aquél umbral que representaba la entrada al mundo real, dejando atrás a las pesadillas productos de su enajenación, y en solo un tirón, se encontró a sí misma, exaltada en su cama y con el corazón con ganas de salírsele del pecho. Otro episodio intranquilo para ella, pero esta vez, sumergida en su trastornada consciencia.

Isabel woke up agitated, embraced by anguish. Surrounded by shadows that did not allow the morning light to enter her room. He fell into a cataclysm of horrors when he saw that it was floating, as if submerged in deep water. She moved her arms and legs with all the strength she had, but it was useless, as if something dense around her held her movements.

Isabel wanted to scream, but she could not. Emir had left early for work and she had been left alone. He looked around and thought that this was the most horrible dream. He tried to turn, to find around him some exit, but nothing could glimpse. He tried to push himself to another place, but only turned and turned. Already the panic in Isabel’s body had taken complete control.

Then, in an instant, the room was flooded with darkness, dense and abysmal, which increased Isabel’s despair and stupor. This time, the horror was worse, since she felt that she was in the middle of an immense emptiness, so dark and unknown. I believed that I would die in the midst of so much absence of light. He shook his whole body with anger and fear, just wanted to find a way to escape, he wondered every moment when that nightmare would end.

But a light that came from above began to calm the mind of the disturbed Isabel. He tried to rise to it using his best effort, tried to calm his altered spirit and concentrated. Being a little closer to that unknown light he realized what it really was. Through it, Isabel saw herself, sleeping in her bed in complete calm, and that left her with wide eyes.

She rushed herself through that threshold that represented the entrance to the real world, leaving behind the nightmares products of her alienation, and in just a tug, she found herself, exalted in her bed and with the heart wanting to get out of the chest. Another uneasy episode for her, but this time, submerged in her deranged consciousness.


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional

El Refugio [Poema] / The Shelter [Poem]

Huí hacia los parajes de la antigua tierra señorial de Estirlich, gobernada por espíritus severos lacerantes y ladinos. Mis pies descalzos fueron prodigios resistentes ante las piedras de los verdosos terrenos. La humedad bañó mis ojos desesperados por llegar al ansiado sitio.

Los dioses me observaban, y temerosos por mi espíritu, retrocedieron dejando al destino su trabajo. Me adentré al bosque y escuché el canto de Menric, el trovador de los siete puntos, para apaciguar las llamas de mi encendida alma. Rocío nocturno de Estilich, sabroso a dulce néctar de las afligidas flores, quienes aún esperan la lluvia del oro prometido.

El árbol de Tapio estaba por fin frente a mí, esperando mi dirección triunfal, mientras las hespérides observaban mi camino con risas gloriosas adornadoras de mi travesía. Al estar cerca, caminé con lentitud por las pequeñas y fangosas rocas que se encontraban cerca del albergue alboreo. Runas talladas en prominentes piedras, criaturas cargando faroles azules extraídos de las copas de los arboles más sabios.

Entes que levitaban y brindaban la bienvenida al refugio; donde todo lo antiguo vive y no es olvidado jamás. Historias de hadas y castillos de cristal emanan de las bocas de sus habitantes, mientras encienden las antorchas vivaces de sus recuerdos.

Una anciana encendió el caldero y su olor esparció por el lugar, dejando caer de sus manos restos de Estirlich e Irenion, tierra de los sagrados. Abundantes vesanias se cometieron durante el escape, y la mayoría de los grandes ancianos perecieron, se pensó que las historias sucumbieron, pero aún quedaban otras nuevas por surgir.

I fled to the places of the ancient stately land of Estirlich, governed by severing and ladino harsh spirits. My bare feet were prodigies resistant to the stones of greenish terrain. The dampness bathed my desperate eyes to reach the desired place.

The gods watched me, and fearing for my spirit, they retreated leaving their work to fate. I went into the forest and listened to the singing of Menric, the troubadour of the seven points, to appease the flames of my burning soul. Night dew of Estilich, tasty to sweet nectar of the afflicted flowers, who still wait for the promised gold rain.

The Tapio tree was finally in front of me, waiting for my triumphant direction, while the hesperides watched my path with glorious laughter adorning my journey. Being close, I walked slowly through the small, muddy rocks that were near the alboreo lodge. Runes carved in prominent stones, creatures carrying blue lanterns drawn from the tops of the wisest trees.

Entities that levitated and welcomed the refuge; where everything old lives and is never forgotten. Fairy tales and crystal castles emanate from the mouths of their inhabitants, while they light the lively torches of their memories.

An old woman lit the cauldron and its smell spread around the place, leaving the remains of Estirlich and Irenion, land of the sacred ones, falling from her hands. Abundant vesanias were committed during the escape, and most of the great elders perished, it was thought that the stories succumbed, but there were still new ones to emerge.

La laguna / The lagoon


«La nada es un infinito que nos envuelve: venimos de allá y allá nos volveremos. La nada es un absurdo y una certeza; no se puede concebir, y, sin embargo, es.»

— Anatole France

«Nothingness is an infinite that envelops us: we come from there and there we will return. Nothingness is an absurdity and a certainty; it can not be conceived, and yet it is.»

— Anatole France

Mi querida Adela, escribo esta carta hoy 19 de abril del 20… a pocas semanas del aniversario de tu ausencia; donde abandonaste este mundo físicamente y tu esencia se mezcló con la del Universo y toda su infinitud. Si estuvieras conmigo quizás pensarías que es una hipocresía de mi parte dedicarte unas letras, ya estando muerta, pero no puedo dejar de pensarte y mucho menos después de lo transcurrido en estos días.

Primero que nada déjame aclararte que soy fehaciente de que tu perenne paz no es perturbada por alguna agonía externa, he dejado hace bastante tiempo el deseo de volver a invocar mis anhelos por ti. Reconstruí mi vida en base a tu última mirada antes de fallecer, donde me suplicabas que fuese feliz y que encontrase el amor nuevamente, debo confesarte Adela que no cumplí tu segunda petición.

La primera petición estuve a punto de no cumplirla, anduve errante por mucho tiempo con la idea de que ya no estabas. A mi edad, conseguir el amor nuevamente es sumamente difícil y compartir con la soledad se siente como el propio infierno. Disentía con la idea de volver a buscar la calma, y me entregué a los brazos de la vil e insidiosa aflicción.

Pero una idea salvadora arribó en las ventanas de mi alma; mientras yo me encontraba soñando con gorgonas y sirenas agentes de la cruel melancolía, tú te apareciste célica, divina y más hermosa que nunca, rodeada y sostenida por alados querubines sirvientes de tu gloria. Y fue allí cuando comprendí tu mensaje, al verte enaltecida y magnifica, ¡oh amada mía!, entendí que en aquél mundo vives la paz de una reina, y que tu presencia es una linterna que ahuyentaba a las sombras que me encadenaban al dolor.

Fue suficiente para terminar mis propósitos y culminar mis promesas, no quiero extenderme demasiado con todo lo que hice posteriormente, solo quiero hablarte de lo más significativo que es el tema de esta carta. Uno de mis propósitos, fue terminar la cabaña junto a la laguna que tanto solíamos frecuentar. Aún recuerdo tu cara de maravillada al ver los colores que desde aquí se pueden contemplar, especialmente, el panorama matinal adornado por el azul cristalino y onírico de la laguna, lo cual, era lo que más nos asombraba.

Desde mi llegada a este lugar, comencé todos los preparativos para realizar la construcción por mi cuenta. Dormité por días en los bellos alrededores acampando sin ninguna preocupación, pero, con el pasar del tiempo, entre más permanecía aquí, más sentía una sensación de incomodidad que al principio no podía explicar.

Omití aquellas absurdas ideas y me concentré por completo en mi trabajo. Consumía por las mañanas mi desayuno frente a las orillas de la laguna para admirar el paisaje, es inexplicablemente mágico; como si alguna deidad de la belleza habitara esta zona y extendiera su poder por todo este lugar. Como lo pensé sonaba maravilloso, lastimosamente no era así.

Poco a poco, la sensación de incomodidad comenzó a perturbar mis somnolientas noches, despertándome exaltado y lleno pánico, salía de mi tienda de acampar sediento, lleno de miedos de volver a dormir, aquellas pesadillas eran oscuras y difusas; demasiado inefables para describirlas con palabras simples. Suprimiré mi explicación para dar paso a lo que acontece.

Todas esas noches eran iluminadas por una luna sobrenatural, que se imponía presente ante cualquier situación que se desenvolviese en la laguna. En una de esas noches desperté, descalzo, frente a la orilla con mis pies bañados por sus aguas. Pensé que se trataba de un caso de sonambulismo, lo cual fue extraño, era la primera vez que me pasaba, miré a mí alrededor y noté un cambio muy extraño.

Montículos de formaciones rocosas puntiagudas rodeaban la laguna, apuntando con sus filosos extremos hacia el centro. No sabría decir si en ese instante estaba dormido o estaba despierto, lo cierto es que, aquello me dejó con un incontenible estupor. Pero eso no fue todo, al quedarme un poco más, noté que en el centro de la laguna se formaba un remolino; podía atisbar su abismal profundidad, como si diera hasta el fondo.

Miré hacia el cielo y noté una aglomeración de nubes fluorescentes, que luego giraban y descendían entorno a la laguna, luego, las nubes tomaron forma de personas que danzaban con furia portando machetes y pistolas. Descendían y descendían hasta el centro del remolino, y todas entraron allí. Hasta la última de ellas se introdujo dentro y fue así como el remolino se cerró y todo se colmó de completa quietud.

Yo aún andaba estupefacto, sin saber que pensar. Desperté al día siguiente en mi tienda, con el pensamiento turbado de preguntas sobre si aquello de anoche fue solo un sueño en realidad, salí de mi tienda para observar a la laguna y sus alrededores, y no vislumbré nada de lo que mis ojos vieron anoche. Las formaciones rocosas no estaban, era como si hubieran sido removidas mágicamente de aquél lugar.

Las noches fueron las peores. Posteriormente, mis sueños después de haber presenciado aquel acontecimiento se hicieron descriptibles pero igual de anormales. Mi mente era atacada por espíritus perturbados y nebulosos color fluorescente, y otras veces me hundía sofocado en las negras aguas nocturnas de la laguna, como si una fuerza diabólica me arrastrara a su irresistible fondo.

Sentía que moriría en una de esas pesadillas Adela, con cada noche que pasaba veía mi fin acercándose, lo único que me mantenía firme en este lugar antes maldito era el poder terminar la cabaña que tú tanto anhelabas en vida. Soporté terribles suplicios rodeado por arboles encantados que parecía que cambiaban de forma, y me miraban con rencor. Una de esas noches creí que sucumbiría por fin, pero desperté aún vivo y atisbé a una presencia agonizada que me observaba desde la oscuridad del bosque. Era un fantasma bañado por las tinieblas, quien me reveló el secreto para acabar con este maleficio.

Parecía el fantasma de una mujer, no estoy seguro, pero el mismo me entregó tres objetos como pequeñas figurillas y me dijo lo que tenía que hacer. Luego se fue sin más, desvaneciéndose en las sombras con lentitud. Esa misma noche hice lo que profirió, y me dirigí a orillas de la laguna.

Arrojé las figurillas que parecían tener relación con alguna especie de arte indígena hacia el fondo de la laguna. Esperé por un momento alguna reacción desencadenada por lo que había hecho, lo cual efectivamente ocurrió. Las aguas comenzaron a burbujear y la espuma que se formaba comenzaba a tener un color fluorescente.

La tierra comenzó a temblar y di unos pasos hacia atrás porque veía que algo gigantesco comenzaba a salir del centro, y así fue…, una gran masa color fluorescente y nebulosa, tan grande como una montaña, ascendía y ascendía cada vez más hacia el cielo. En su superficie vi rostros que gemían adoloridos y eran repulsivos y abominables.

La gran torre de rostros se perdía entre las nubes dejándome aún más estupefacto y paralizado sin posibilidad de mover un solo músculo. Solo cuando vi perderse su última extensión fue cuando pude recuperar el control de mis habilidades motoras, esa noche no recuerdo si fui a dormir, o me desmayé en ese instante.

Al amanecer, desperté dentro de la cabaña que para mi sorpresa estaba ya construida, y miré cada pared y cada techo y cada suelo y cada pilar terminado a la perfección. No puedo explicar cómo pasó, luego salí hacia fuera y vi el bello paisaje que se posaba junto al lago. Su azul, sus vibrantes y celestiales colores, como si fuera un fragmento del Edén en la tierra.

Mucho te he extrañado querida Adela, por eso vengo con frecuencia a esta parte del mundo, al que solíamos juntos frecuentar, quiero dejarte en claro en esta carta que lo que viví hace ya varios días no cambia mi opinión de querer cumplir mis promesas. El aire ahora se siente más ligero, en las noches ahora duermo con tranquilidad, ya no siento la necesidad de arrebatarme la vida por el tormento que me provocaba permanecer aquí, ahora siento paz pura e inquebrantable.

Puedes descansar sabiendo que tu lugar favorito en la tierra ya no es dominado por ningún mal, me aseguraré de ello mientras viva puesto que me he vuelto su guardián. Nunca supe en realidad lo que aquí imperaba, aunque ayer leí en un libro de Historia que esta laguna había sido una fosa acuática de indios durante la conquista, y no solo de indios, también de hombres ejecutados por el vil comendador que señoreaba estas tierras.

De cualquier forma ya podemos estar tranquilos Adela, deséame siempre toda tu suerte y tu amor desde tus alturas divinas hasta que esté para siempre junto a ti.

My dear Adela, I am writing this letter today, April 19, 20… a few weeks after the anniversary of your absence; where you left this world physically and your essence mixed with that of the Universe and all its infinity. If you were with me, maybe you would think that it is hypocritical on my part to dedicate some letters to you, already being dead, but I can not stop thinking about you, much less after what has happened these days.

First of all let me clarify that I am confident that your perennial peace is not disturbed by some external agony, I left long ago the desire to return to invoke my desires for you. I reconstructed my life based on your last look before dying, where you begged me to be happy and to find love again, I must confess Adela that I did not fulfill your second request.

The first request was about to not fulfill, I wandered for a long time with the idea that you were not. At my age, getting love again is extremely difficult and sharing with loneliness feels like hell itself. I disagreed with the idea of ​​returning to seek calm, and I surrendered to the arms of vile and insidious affliction.

But a saving idea arrived in the windows of my soul; While I was dreaming of gorgons and sirens, agents of cruel melancholy, you appeared to be a warlike, divine and more beautiful than ever, surrounded and supported by winged cherubim, servants of your glory. And it was there when I understood your message, to see you exalted and magnificent, oh my beloved, I understood that in that world you live the peace of a queen, and that your presence is a lantern that chased away the shadows that chained me to pain.

It was enough to finish my intentions and to finish my promises, I do not want to dwell too much with everything I did later, I just want to talk to you about the most significant topic of this letter. One of my purposes was to finish the cabin next to the lagoon that we used to frequent. I still remember your face of wonder when you see the colors that can be seen from here, especially the morning panorama adorned by the crystalline and dreamlike blue of the lagoon, which was what most amazed us.

Since my arrival in this place, I began all the preparations to carry out the construction on my own. I dozed for days in the beautiful surroundings camping without any worries, but, with the passage of time, the longer I stayed here, the more I felt a sense of discomfort that at first I could not explain.

I omitted those absurd ideas and concentrated completely on my work. I used to eat my breakfast in the mornings in front of the shores of the lagoon to admire the landscape, it is inexplicably magical; as if some deity of beauty inhabits this area and extends its power throughout this place. As I thought it sounded wonderful, unfortunately it was not like that.

Little by little, the sensation of discomfort began to disturb my sleepless nights, waking up exalted and full of panic, I left my camping tent thirsty, full of fears of going back to sleep, those nightmares were dark and diffuse; too ineffable to describe them with simple words. I will suppress my explanation to make way for what happens.

All those nights were illuminated by a supernatural moon, which was present before any situation that developed in the lagoon. On one of those nights I woke up, barefoot, facing the shore with my feet bathed by its waters. I thought it was a case of sleepwalking, which was strange, it was the first time that happened to me, I looked around and noticed a very strange change.

Mounds of pointed rock formations surrounded the lagoon, pointing its sharp ends towards the center. I could not tell if at that moment I was asleep or was awake, the truth is that, that left me with an irrepressible stupor. But that was not all, to stay a little longer, I noticed that in the center of the pond was a whirlpool; I could glimpse his abysmal depth, as if he were going to the bottom.

I looked towards the sky and noticed an agglomeration of fluorescent clouds, which then turned and descended around the lagoon, then, the clouds took the form of people dancing with fury carrying machetes and pistols. They descended and descended to the center of the whirlpool, and all entered there. Until the last of them was introduced inside and that was how the whirlpool closed and everything was filled with complete stillness.

I was still stupefied, not knowing what to think. I woke up the next day in my store, with the thought disturbed of questions on if that of last night was only a dream in fact, I left my store to observe the lagoon and its surroundings, and I did not glimpse anything of what my eyes saw last night . The rock formations were not there, it was as if they had been magically removed from that place.

The nights were the worst. Later, my dreams after having witnessed that event became descriptive but just as abnormal. My mind was attacked by disturbed spirits and nebulous fluorescent, and other times I sank suffocated in the black night waters of the lagoon, as if a diabolical force dragged me to its irresistible depth.

I felt that I would die in one of those nightmares Adela, with each passing night I saw my end approaching, the only thing that held me firmly in this place before cursed was the power to finish the cabin that you so longed for in life. I endured terrible torments surrounded by enchanted trees that seemed to change shape, and looked at me with rancor. One of those nights I thought I would succumb at last, but I woke still alive and saw an agonized presence watching me from the darkness of the forest. It was a ghost bathed in darkness, who revealed to me the secret to end this curse.

It looked like the ghost of a woman, I’m not sure, but he gave me three objects like little figurines and told me what to do. Then he went without further, vanishing in the shadows slowly. That same night I did what he said, and I went to the edge of the lagoon.

I threw the figurines that seemed to be related to some kind of indigenous art towards the bottom of the lagoon. I waited for a moment for some reaction unchained by what I had done, which actually happened. The waters began to bubble and the foam that was forming began to have a fluorescent color.

The earth began to tremble and I took a few steps backwards because I saw something gigantic begin to come out of the center, and it was … a great mass of fluorescent and cloudy, as big as a mountain, ascended and ascended more and more towards the sky . On its surface I saw faces that moaned sore and were repulsive and abominable.

The great tower of faces was lost among the clouds leaving me even more stupefied and paralyzed without the possibility of moving a single muscle. Only when I saw his last extension was lost was I able to regain control of my motor skills, that night I do not remember if I went to sleep, or I fainted at that moment.

At dawn, I woke up inside the cabin that to my surprise was already built, and I looked at each wall and each ceiling and each floor and each pillar finished perfectly. I can not explain how it happened, then I went out and saw the beautiful landscape that settled by the lake. Its blue, its vibrant and celestial colors, as if it were a fragment of Eden on earth.

I have missed you dear Adela, so I often come to this part of the world, which we used to frequent together, I want to make clear to you in this letter that what I lived several days ago does not change my opinion of wanting to fulfill my promises. The air now feels lighter, at night now I sleep peacefully, I no longer feel the need to take my life for the torment that caused me to stay here, now I feel pure and unbreakable peace.

You can rest knowing that your favorite place on earth is no longer dominated by any evil, I will make sure of it while I live, since I have become its guardian. I never really knew what prevailed here, although yesterday I read in a history book that this lagoon had been an aquatic pit of Indians during the conquest, and not only of Indians, also of men executed by the vile commander who ruled these lands.

Anyway, we can rest assured Adela, always wish me all your luck and your love from your divine heights until I am forever with you.


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional

Los niños de Lilith (Parte XIV)


Partes anteriores.

Parte IParte IIParte IIIParte IVParte VParte VIParte VIIParte VIIIParte IXParte XParte XIParte XIIParte XIII


 

El desafío

 

La distancia hacia el fin se acortaba pero no el pánico que incrementaba conforme pasaba las horas. La adrenalina estaba en su punto más magnánimo mientras el tiempo era acechado por la incertidumbre. La luz y el calor abandonaron para siempre Caricao, mientras que aquél mal que imperaba siguiera allí, nada sería de nuevo como antes.

La Hermana Agatha sentía que el corazón se le iba a salir por la boca, al ser rodeada de voces extrañas e infantiles, y otras, que no parecían de niños, sino más bien de una bestia que maneja un lenguaje fonéticamente infernal.

De nuevo se encontraba en la misma posición, amarrada encima de lo que parecía ser una mesa de madera. No podía ver nada puesto que sus ojos estaban cegados por un paño rojo que los niños le colocaron. Temblaba eufóricamente con miedo a lo que venía, gemía de horror y rezaba porque Jonathan fuese a rescatarla y acabar de una vez por todas con el terrible tormento.

Los niños ya no hablaban el castellano como tal, sino que, comenzaron a hablar en una lengua extraña, para los oídos de la Hermana Agatha, no era una lengua de este mundo, quizás si del siguiente por conocer. Algo les hablaba, con una voz más profunda y carrasposa, y ellos le respondían usando el mismo tono y acentuación empleado en ese idioma maldito.

Fue entonces cuando su corazón se aceleró más, porque se percató que algo más había llegado al encuentro, algo inhumano que culminaría escatológicamente con el oscuro rito…

Jonathan llegó a Caricao, después de sentir que el alma se le iba a escapar del cuerpo por el miedo que sintió en aquellas catacumbas. Sacó su arma prevenido de cualquier cosa que pudiera encontrarse en el camino. Caminó entre la neblina que flotaba sobre las calles del maldecido pueblo, y preparó su mente con coraje y enfoque para no perder su rumbo.

De repente, escuchó voces extrañas que parecían provenir de la calle que circundaba con la que transitaba y decidió echar un ojo para investigar. Miró de reojo en una esquina y a lo lejos, vio una luz anaranjada, pero la neblina no le permitía identificar con certeza el origen del brillo.

Sostuvo la caja negra con el corazón de Asmodeus con fuerza, para no soltarla por accidente si algo llegase a impresionarlo demasiado. Dio pasos cautelosos, escondiéndose poco a poco detrás de las esquinas de las casas conforme avanzaba, para tener una mejor visión del lugar del hecho.

Escuchaba voces muy extrañas, que manejaban un idioma irreconocible para él. Estaba completamente seguro que eran voces de niños las que escuchaba, pero estas estaban distorsionadas y algunas de ellas hablaban en tonos guturales, como si se tratara de pequeños vástagos demoniacos comunicándose entre ellos, luego escuchó otra voz, más altiva y bestial, la cual lo espantó muchísimo.

Cuando por fin consiguió una posición que le permitió observar con mejor contemplación lo que ocurría, la impresión de lo que vio lo dejó casi sin palabras. Observó que en el epicentro se encontraba la Hermana Agatha, rodeada por una especie de aura luminosa anaranjada, sus ojos estaban cerrados, parecía que dormía plácidamente.

A su alrededor estaban los niños, quienes se encontraban en posición con las manos hacia abajo y los dedos extendidos. Uno de los niños guiaba el ritual, y frente a él, estaba la horrorosa criatura que vociferaba aquella espantosa voz. Una vez más, Jonathan la vio, era el mismo monstruo que se presentó en aquel erial durante el primer rito. Una figura negra, alta y femenina, parecida a un sátiro pero con las alas de un águila marrón miraba a la Hermana Agatha como si quisiera tomarla, el niño que guiaba el ritual hablaba con aquella bestia mientras esta gruñía alaridos agudos e hirientes al escuchar.

Jonathan tapó sus oídos con fuerza, atormentado por el estridente sonido. Pensó rápidamente porque sentía que a la monja no le quedaba ya mucho tiempo. Abrió la caja negra y sacó el corazón apretándolo con fuerza, luego salió de su escondite y con todas sus fuerzas gritó.

—¡Alto todos! —Vociferó con fuerza y valentía el agente Semprún.

En ese instante, todos dirigieron sus miradas a Jonathan, y éste, al ver los profundos y oscuros ojos del demonio se estremeció de pavor y dio dos pasos hacia atrás.

—Agente Semprún, que grato que viniera a nuestra sagrada reunión. —Dijo el niño líder, apartándose del lado de la Hermana Agatha y colocándose al frente de los demás.

—Muy desafortunado para usted, supongo que no tendremos otra opción que liquidarlo, ha visto ya demasiadas cosas.

Al terminar su oración, aquél niño líder y los demás sacaron navajas de sus túnicas y las portaron con fuerza, esperando el momento idóneo para atacar. Mientras, Jonathan se preparaba con su haz bajo la manga, decidido a salvar a la Hermana Agatha.

—No lo creo, —Dijo Jonathan con voz firme. —Ustedes van a retirarse de aquí, o si no haré que esto haga que todos sus diabólicos planes se vayan abajo. —Terminó alzando el corazón a la vista de todos.

Todos los niños, incluso la criatura demoniaca junto a ellos quedaron impactados ante tal revelación; en ese momento comenzó el desafío, y esta vez, Jonathan tenía que mover muy bien su jugada.

Continuará…


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional

El arte psicodélico de Alex Grey

Siempre he dicho que el arte es una expresión del alma; solo aquellos que poseen esta manifestación en conjunto con una «Entelequia» diversa y fluctuante, que nos convierte en creadores ascendentes hacia un específico fin, pueden crear expresiones tanto reflexivas como maravillosas. En este post, dedicaré unos minutos a uno de esos artistas que nos hace ver la «transcendencia» y la manifestación del ser de una manera admirable.

¿Quién es Alex Grey?

http://andrewmcmillen.com/wp-content/uploads/2011/03/alex_grey.jpg Foto


Es un destacado artista psicodélico y visionario nacido el 29 de noviembre de 1953, en Columbus, Ohio, Estados Unidos. En sus obras podemos observar temas como la muerte, la iluminación, el flujo de las energías de los cuerpos y la ascensión astral.

Sus obras se han exhibido por todo el mundo en lugares como Feature Inc y Tibet House, Stux Galleri, P.S.1, The Outsider Art Fair, y el New Museum en Nueva York. Grand Palais en París, Bienal de São Paulo Brasil y Art Exhibition Space en Tokio, entre otros.

Es reconocido mundialmente como unos de los artistas «psiquedélicos» más representativos, por su estilo visionario y progresista. Actualmente vive en nueva York con su esposa, la también artista Allyson Grey, y con su hija, la actriz Zena Grey.

Influencias

Las influencias que marcaron la vida de este artista en su trabajo fueron bastante poderosas, en especial la primera, cuando en los años 70s, el joven Grey prueba por primera vez el LSD (también llamado ácido), una droga psicodélica que produce fuertes efectos alucinógenos, es allí, donde conoce a su actual esposa, Allyson.

https://i.pinimg.com/236x/e2/38/10/e2381032b29603a9fa77eb51e4745e15.jpg Fuente


Al estar ambos bajo los efectos de dicha droga, decidieron plasmar de manera artística aquellos colores y formas que veían al estar dopados por aquél trance. Otras poderosa influencia para el artista fue la medicina, la cual estudió 5 años en la prestigiosa Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts. Allí trabajó en los departamentos de Anatomía y Medicina de la Mente. En el primero estudiaba el cuerpo humano y preparaba los cadáveres para practicarles la disección. En el segundo, al lado del Dr. Herberto Benson y el Dr. Joan Borysenko que dirigían experimentos científicos para investigar energías curativas. Lo aprendido por Grey en estos años, lo preparó para posteriormente poder pintar Espejos Sagrados.

Sus trabajos

1. Espejos sagrados: Este es una serie de 60 imágenes, acompañadas por un libro de tres ensayos sobre arte visionario, o más concretamente, sobre la visión del arte que tiene Alex Grey. Contiene un libro de un gran formato (27 x 35 cm), y las ilustraciones son de una gran calidad y en color; en definitiva un regalo para los ojos.

Para la culminación de esta obra, el artista tardó 10 años, y su nombre se desglosa de la siguiente manera; Espejos, porque las pinturas fueron hechas en tamaño real para todo aquél que las contemple. Es una manera de verse así mismo pero a través de una imagen. Y Sagrados, porque en ellos se representa la relación entre la materia y el espíritu con el todo, con la trascendencia.

https://i.pinimg.com/236x/5b/70/d2/5b70d2752d33df6885ba78d629abd0f0.jpg Imagen 1

https://i.pinimg.com/236x/c9/cc/ac/c9ccac003c912c2a57091fc531200646.jpg Imagen 2

Imagen 3

2. Transfiguraciones: Su segunda entrega después de su éxito Espejos Sagrados. Se presentan aquí 202 reproducciones a color y 93 imágenes en blanco y negro. Como en anteriores trabajos de Grey, pero con más claridad y determinación, lo expuesto en este trabajo es una visión filosófica de la evolución de la conciencia —integrando materia, cuerpo, mente y espíritu, alzándose de las tinieblas hacia la luz y la claridad—; y al mismo tiempo es una exposición del propio periplo del autor por este campo del misticismo de raíz psiquedélica, que él ha sabido expresar con sus herramientas de artista visual y sobretodo con los magníficos lienzos de colores anaranjados y de azules eléctricos que ya se han convertido en un icono de nuestro tiempo. Se han editado numerosos pósters en gran formato con imágenes individuales de esta serie de pinturas.

https://i.pinimg.com/564x/6a/9c/75/6a9c754752119781c75d546815cb6782.jpg Imagen 1

https://i.pinimg.com/236x/3d/cd/19/3dcd19490ae17b2ff60a13c32a191082.jpg?b=t Imagen 2

Imagen 3

3. Los Nexos del Ser: Su primer libro después de 10 años. En este trabajo se encuentra una serie de 200 imágenes a full color. Es una secuela más profunda de sus anteriores trabajos, donde vemos rostros oníricos, seres antropocósmicos, corazones y cabezas interconectados inmanentemente. El propio autor confiesa en su libro que su inspiración vino de estar bajo los efectos de la ayahuasca durante su viaje a Brasil.

https://i.pinimg.com/236x/60/f2/85/60f28502278c817c56034bddca4cf7ae.jpg?b=t Imagen 1
https://i.pinimg.com/564x/2c/d3/b6/2cd3b62bb61805019922365e828f77f3.jpg Imagen 2

Imagen 3


Aquellos que han despertado su interés por este excepcional artista, pueden buscar más sobre su arte y su concepción remarcada en ellos, recuerden amigos míos que el mundo puede expresarse de muchas formas, y el arte nos hace ver, cosas desapercibidas por nuestros sentidos.

Referencias

* Alex Grey – Biografía

* Espejos Sagrados – Libro

* Transfiguraciones – Libro

* Los Nexos del Ser – Libro

Azul / Blue


«Haríamos muchas más cosas si creyéramos que son muchas menos las imposibles.»

— Malesherbes

«We would do many more things if we believed that there are many less things that are impossible.»

— Malesherbes

Mi corazón abandonó el espanto y se concentró en la contemplación del infinito cielo. Ahogado de fantasías, abandoné mi ermitaño lecho y salí de mi cabaña para tener una mejor vista hacia el horizonte. Debajo de aquél cielo se encontraba la eminente belleza de la cristalina laguna, con su azul que provoca la envidia de los otros extensos depósitos de agua dulce.

Cruzo mis brazos y me quedo inerte, y poso sobre una roca mientras observo el azul de la laguna. Las pesadillas se exiliaron de mis plácidos viajes oníricos y aquel maleficio abandonó la belleza y la beatitud de esta zona, disfrazado de un bello paisaje natural. Las luces del sol me bañan mientras me quedo quieto maravillándome con el panorama. Un vivido pensamiento acompaña mi soledad y desborda mi cuerpo de calma.

¿Cuánta increíble tranquilidad? Tan solo hace unos días pensaba en arrebatarme la vida sin corromper, al ser azotado por el horrible mal que conmigo convivía. La laguna está tranquila, el cielo es maravilloso como la obra de arte de un genio. De mi mente brotó un sentimiento de alegría y una se formó altiva en mis labios. Era el azul de la laguna que no dejaba de ver, lo que provocaba en mí, una felicidad inexplicable.

Odiaría que algún día toda esta calma se disipe si algún otro mal consciente llegase a controlar este bello lugar, de nuevo, mis temores borraron la sonrisa de mi rostro y adquiero una actitud severa. —Que el azul de este lugar, nunca desaparezca, belleza mía. —Conjuré en mis pensamientos mientras observaba la laguna. Al final así me quedé, observando; el miedo y la paz se disputaron por mi cuerpo, luego todo lo ignoré, y dejé que aquel cristalino azul dominara mi consciencia.

My heart abandoned the horror and concentrated on the contemplation of the infinite sky. Drowned by fantasies, I left my hermit bed and left my cabin to have a better view of the horizon. Under that sky was the eminent beauty of the crystalline lagoon, with its blue that provokes the envy of the other extensive freshwater deposits.

I cross my arms and I stay inert, and I put on a rock while I observe the blue of the lagoon. The nightmares were exiled from my peaceful dreams and that spell abandoned the beauty and bliss of this area, disguised as a beautiful natural landscape. The sun lights bathe me while I stand still marveling at the panorama. A vivid thought accompanies my loneliness and overflows my body with calm.

How much incredible peace? Just a few days ago I was thinking of taking my life without corrupting myself, being scourged by the horrible evil that lived with me. The lagoon is quiet, the sky is wonderful like the work of art of a genius. A feeling of joy welled up from my mind and one formed proudly on my lips. It was the blue of the lagoon that I did not stop seeing, what caused in me, an inexplicable happiness.

I would hate that some day all this calm dissipates if some other conscious evil came to control this beautiful place, again, my fears erased the smile from my face and I acquired a severe attitude. —The blue of this place, never disappear, my beauty. —I gripped my thoughts as I watched the lagoon. In the end, I stayed there, watching; Fear and peace were disputed by my body, then everything I ignored, and I let that blue crystalline dominate my consciousness.



Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional

Sin retorno [Poema corto] / No return [Short poem]

Otorgué mis alas al encuentro,
y tú diste tus alientos.

Ofrecí mis ojos al vacío,
y tú diste tus oídos.

Ofrecí el deseo de una cordura,
y tú diste tus manos de prudencia.

Ofrecí los pies para el camino,
y tú diste direcciones fantasiosas.

Ofrecí mi cuerpo para la vía,
y tú diste tu alma y planeamos juntos.

I gave my wings to the encounter,
and you gave your breaths.

I offered my eyes to emptiness,
and you gave your ears.

I offered the desire for sanity,
and you gave your hands of prudence.

I offered my feet for the road,
and you gave fantasy directions.

I offered my body for the way,
and you gave your soul and we planned together.


Una Crónica de la Demencia VI / A Chronicle of Dementia VI


«La furia con que el mundo actual busca el placer prueba que carece de él.»

— Ángel Ganivet

«The fury with which the present world seeks pleasure proves that it lacks it.»

— Ángel Ganivet

El fuerte golpeteo hacía eco en la cocina a cada instante; un miedo mezclado con desesperación causaba la excitada euforia de Fabián. Golpeaba con incrementada energía aquel punto de la pared que provocaba su furia. Cada vez más, intensos augurios apuñalaban sus oídos, una sombra fue testigo paciente del suceso preparado por la locura.

Fabián había perdido años de su vida intentando encontrar la paz para seguir adelante, pero poco a poco decaía por los recuerdos de su ya perdida familia. Obsesivo por el recuerdo de haber sido abandonado por sus seres queridos, cayó en un abismo de paranoias y melancolías. Solo le quedaba las fotografías de su grato pasado, aquél que con placer recordaba en horas de absorción.

Después de quedar solo, sombras y voces de desconocida procedencia comenzaron a visitarle agudizando el pánico que ya de por sí devoraba su mente. Y aquél pavor se hacía imperante haciendo nuevas alianzas con la esquizofrenia y la demencia. Para Fabián aquellas cosas dejaron de ser simples productos de su imaginación, y comenzó a verlas «reales» ante sus sentidos.

Nunca más volvió a estar solo, sabía que su familia jamás volvería y los odió por ello. No fue sino un día que supo toda la verdad, las voces comenzaban a guiarle hacia un camino de terrible horror. Comenzó a escuchar gritos que emanaban de un punto de la pared de la cocina, y empleó desesperado a derribarlo hasta calmar los gritos que taladraban su razón. Golpe tras golpe y poco a poco la pared caía, se dio cuenta que recientemente ese punto había sido construido.

Al derribarlo por completo y ver en su interior, sus ojos quedaron desorbitados y soltó un alarido ensordecedor. En el interior estaban los cuerpos de su esposa y sus dos hijos, descompuestos, con los ojos extraídos de sus cuencas y sus restos roídos por los roedores e insectos rastreros.

The loud pounding echoed in the kitchen at every moment; a fear mixed with despair caused Fabian’s excited euphoria. It struck with increased energy that point of the wall that provoked its fury. More and more, intense auguries stabbed his ears, a shadow was a patient witness of the event prepared by madness.

Fabian had lost years of his life trying to find peace to keep going, but little by little he was losing the memories of his already lost family. Obsessed by the memory of having been abandoned by his loved ones, he fell into an abyss of paranoia and melancholy. He only had the photographs of his pleasant past, the one he remembered with pleasure in hours of absorption.

After being alone, shadows and voices of unknown origin began to visit him sharpening the panic that already devoured his mind. And that dread became imperative, making new alliances with schizophrenia and dementia. For Fabián those things ceased to be mere products of his imagination, and he began to see them «real» before his senses.

He was never alone again, he knew that his family would never come back and he hated them for it. It was not but a day that knew the whole truth, the voices began to guide him towards a path of terrible horror. He began to hear cries emanating from a point on the wall of the kitchen, and he used it desperately to tear it down until the screams that pierced his reason subsided. Blow after blow and little by little the wall fell, he realized that recently that point had been built.

When he knocked it down completely and looked inside, his eyes went wide and he let out a deafening scream. Inside were the bodies of his wife and two children, decomposed, with eyes drawn from their sockets and their remains gnawed by rodents and crawling insects.


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional

Aurora [Poema] / Aurora [Poem]

Ella levitaba con gracia entre las luces boreales de mi deseo. Yo desde la tierra, corría brioso entre espesos trigales tratando de seguir su paso. La ansiedad se transformó en una entropía tortuosa que me separaba a más kilómetros de distancia. Ella sin darse cuenta, sonreía alusiva por los efectos de aquella noche onírica. Los anhelos acuchillaban con más hiriente dolor, el placer se volvía nada en cada andar de mis cansados pies.

Sobre la marcha encontré una colina, que ayudaría a mi mente perturbada y caprichosa a llegar a las vestiduras de la amada etérea. Dominé la concentración con enfocado esmero, intentando dar un salto de fe hacia los brazos del amor y la pasión, pero cientos de alabardas infernales obstaculizaban con burla la culminación de mi afán. Y entoné muchas veces la canción de su nombre sin recibir ni una bella minuciosidad de su atención.

Solo me quedaba perseguirla por los campos, la tierra y por los mares. Hipogrifos de ira danzaban en los cielos evocando alaridos de lo que jamás podrá ser. La dama de las luces boreales huía en libertad a expensas de mi agobiado corazón. Sus giros eran bellos, graciosos y perfectos, admirados aquellos dementes abstraídos de la realidad. Finalmente encontré un firmamento de injurias que se abalanzó sobre mí, dejándome sin mi premio prometido.

Aun así, después de darme cuenta de mi decepcionante final, aún estaba absorto. Imaginé por horas atemporales congelado en una dimensión divina, el rostro, los infinitos cabellos y la vestimenta de la dama deseada, que ahora se pierde deambulando en su paraíso de destinos por encontrar.

She levitated gracefully among the boreal lights of my desire. I from the earth, ran wild among the dense wheat fields trying to follow his step. The anxiety was transformed into a tortuous entropy that separated me more miles away. Without realizing it, she smiled allusively at the effects of that oneiric night. Longings slashed with more hurtful pain, pleasure became nothing in each walk of my tired feet.

On the march I found a hill, which would help my disturbed and capricious mind to reach the vestments of the beloved ethereal. I dominated the concentration with focused dedication, trying to take a leap of faith into the arms of love and passion, but hundreds of infernal halberds hampered with mockery the culmination of my eagerness. And I often sang the song of his name without receiving a beautiful thoroughness of his attention.

I only had to pursue it through the fields, the land and the seas. Hippogriffs of anger danced in the heavens evoking screams of what could never be. The lady of the boreal lights fled in freedom at the expense of my burdened heart. His turns were beautiful, graceful and perfect, admiring those demented abstracted from reality. Finally I found a firmament of insults that pounced on me, leaving me without my promised reward.

Even so, after realizing my disappointing end, I was still absorbed. I imagined for timeless hours frozen in a divine dimension, the face, the infinite hair and the dress of the desired lady, that now is lost wandering in its paradise of destinies to find.


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional