Los niños de Lilith (Parte XIV)


Partes anteriores.

Parte IParte IIParte IIIParte IVParte VParte VIParte VIIParte VIIIParte IXParte XParte XIParte XIIParte XIII


 

El desafío

 

La distancia hacia el fin se acortaba pero no el pánico que incrementaba conforme pasaba las horas. La adrenalina estaba en su punto más magnánimo mientras el tiempo era acechado por la incertidumbre. La luz y el calor abandonaron para siempre Caricao, mientras que aquél mal que imperaba siguiera allí, nada sería de nuevo como antes.

La Hermana Agatha sentía que el corazón se le iba a salir por la boca, al ser rodeada de voces extrañas e infantiles, y otras, que no parecían de niños, sino más bien de una bestia que maneja un lenguaje fonéticamente infernal.

De nuevo se encontraba en la misma posición, amarrada encima de lo que parecía ser una mesa de madera. No podía ver nada puesto que sus ojos estaban cegados por un paño rojo que los niños le colocaron. Temblaba eufóricamente con miedo a lo que venía, gemía de horror y rezaba porque Jonathan fuese a rescatarla y acabar de una vez por todas con el terrible tormento.

Los niños ya no hablaban el castellano como tal, sino que, comenzaron a hablar en una lengua extraña, para los oídos de la Hermana Agatha, no era una lengua de este mundo, quizás si del siguiente por conocer. Algo les hablaba, con una voz más profunda y carrasposa, y ellos le respondían usando el mismo tono y acentuación empleado en ese idioma maldito.

Fue entonces cuando su corazón se aceleró más, porque se percató que algo más había llegado al encuentro, algo inhumano que culminaría escatológicamente con el oscuro rito…

Jonathan llegó a Caricao, después de sentir que el alma se le iba a escapar del cuerpo por el miedo que sintió en aquellas catacumbas. Sacó su arma prevenido de cualquier cosa que pudiera encontrarse en el camino. Caminó entre la neblina que flotaba sobre las calles del maldecido pueblo, y preparó su mente con coraje y enfoque para no perder su rumbo.

De repente, escuchó voces extrañas que parecían provenir de la calle que circundaba con la que transitaba y decidió echar un ojo para investigar. Miró de reojo en una esquina y a lo lejos, vio una luz anaranjada, pero la neblina no le permitía identificar con certeza el origen del brillo.

Sostuvo la caja negra con el corazón de Asmodeus con fuerza, para no soltarla por accidente si algo llegase a impresionarlo demasiado. Dio pasos cautelosos, escondiéndose poco a poco detrás de las esquinas de las casas conforme avanzaba, para tener una mejor visión del lugar del hecho.

Escuchaba voces muy extrañas, que manejaban un idioma irreconocible para él. Estaba completamente seguro que eran voces de niños las que escuchaba, pero estas estaban distorsionadas y algunas de ellas hablaban en tonos guturales, como si se tratara de pequeños vástagos demoniacos comunicándose entre ellos, luego escuchó otra voz, más altiva y bestial, la cual lo espantó muchísimo.

Cuando por fin consiguió una posición que le permitió observar con mejor contemplación lo que ocurría, la impresión de lo que vio lo dejó casi sin palabras. Observó que en el epicentro se encontraba la Hermana Agatha, rodeada por una especie de aura luminosa anaranjada, sus ojos estaban cerrados, parecía que dormía plácidamente.

A su alrededor estaban los niños, quienes se encontraban en posición con las manos hacia abajo y los dedos extendidos. Uno de los niños guiaba el ritual, y frente a él, estaba la horrorosa criatura que vociferaba aquella espantosa voz. Una vez más, Jonathan la vio, era el mismo monstruo que se presentó en aquel erial durante el primer rito. Una figura negra, alta y femenina, parecida a un sátiro pero con las alas de un águila marrón miraba a la Hermana Agatha como si quisiera tomarla, el niño que guiaba el ritual hablaba con aquella bestia mientras esta gruñía alaridos agudos e hirientes al escuchar.

Jonathan tapó sus oídos con fuerza, atormentado por el estridente sonido. Pensó rápidamente porque sentía que a la monja no le quedaba ya mucho tiempo. Abrió la caja negra y sacó el corazón apretándolo con fuerza, luego salió de su escondite y con todas sus fuerzas gritó.

—¡Alto todos! —Vociferó con fuerza y valentía el agente Semprún.

En ese instante, todos dirigieron sus miradas a Jonathan, y éste, al ver los profundos y oscuros ojos del demonio se estremeció de pavor y dio dos pasos hacia atrás.

—Agente Semprún, que grato que viniera a nuestra sagrada reunión. —Dijo el niño líder, apartándose del lado de la Hermana Agatha y colocándose al frente de los demás.

—Muy desafortunado para usted, supongo que no tendremos otra opción que liquidarlo, ha visto ya demasiadas cosas.

Al terminar su oración, aquél niño líder y los demás sacaron navajas de sus túnicas y las portaron con fuerza, esperando el momento idóneo para atacar. Mientras, Jonathan se preparaba con su haz bajo la manga, decidido a salvar a la Hermana Agatha.

—No lo creo, —Dijo Jonathan con voz firme. —Ustedes van a retirarse de aquí, o si no haré que esto haga que todos sus diabólicos planes se vayan abajo. —Terminó alzando el corazón a la vista de todos.

Todos los niños, incluso la criatura demoniaca junto a ellos quedaron impactados ante tal revelación; en ese momento comenzó el desafío, y esta vez, Jonathan tenía que mover muy bien su jugada.

Continuará…


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional

El arte psicodélico de Alex Grey

Siempre he dicho que el arte es una expresión del alma; solo aquellos que poseen esta manifestación en conjunto con una «Entelequia» diversa y fluctuante, que nos convierte en creadores ascendentes hacia un específico fin, pueden crear expresiones tanto reflexivas como maravillosas. En este post, dedicaré unos minutos a uno de esos artistas que nos hace ver la «transcendencia» y la manifestación del ser de una manera admirable.

¿Quién es Alex Grey?

http://andrewmcmillen.com/wp-content/uploads/2011/03/alex_grey.jpg Foto


Es un destacado artista psicodélico y visionario nacido el 29 de noviembre de 1953, en Columbus, Ohio, Estados Unidos. En sus obras podemos observar temas como la muerte, la iluminación, el flujo de las energías de los cuerpos y la ascensión astral.

Sus obras se han exhibido por todo el mundo en lugares como Feature Inc y Tibet House, Stux Galleri, P.S.1, The Outsider Art Fair, y el New Museum en Nueva York. Grand Palais en París, Bienal de São Paulo Brasil y Art Exhibition Space en Tokio, entre otros.

Es reconocido mundialmente como unos de los artistas «psiquedélicos» más representativos, por su estilo visionario y progresista. Actualmente vive en nueva York con su esposa, la también artista Allyson Grey, y con su hija, la actriz Zena Grey.

Influencias

Las influencias que marcaron la vida de este artista en su trabajo fueron bastante poderosas, en especial la primera, cuando en los años 70s, el joven Grey prueba por primera vez el LSD (también llamado ácido), una droga psicodélica que produce fuertes efectos alucinógenos, es allí, donde conoce a su actual esposa, Allyson.

https://i.pinimg.com/236x/e2/38/10/e2381032b29603a9fa77eb51e4745e15.jpg Fuente


Al estar ambos bajo los efectos de dicha droga, decidieron plasmar de manera artística aquellos colores y formas que veían al estar dopados por aquél trance. Otras poderosa influencia para el artista fue la medicina, la cual estudió 5 años en la prestigiosa Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts. Allí trabajó en los departamentos de Anatomía y Medicina de la Mente. En el primero estudiaba el cuerpo humano y preparaba los cadáveres para practicarles la disección. En el segundo, al lado del Dr. Herberto Benson y el Dr. Joan Borysenko que dirigían experimentos científicos para investigar energías curativas. Lo aprendido por Grey en estos años, lo preparó para posteriormente poder pintar Espejos Sagrados.

Sus trabajos

1. Espejos sagrados: Este es una serie de 60 imágenes, acompañadas por un libro de tres ensayos sobre arte visionario, o más concretamente, sobre la visión del arte que tiene Alex Grey. Contiene un libro de un gran formato (27 x 35 cm), y las ilustraciones son de una gran calidad y en color; en definitiva un regalo para los ojos.

Para la culminación de esta obra, el artista tardó 10 años, y su nombre se desglosa de la siguiente manera; Espejos, porque las pinturas fueron hechas en tamaño real para todo aquél que las contemple. Es una manera de verse así mismo pero a través de una imagen. Y Sagrados, porque en ellos se representa la relación entre la materia y el espíritu con el todo, con la trascendencia.

https://i.pinimg.com/236x/5b/70/d2/5b70d2752d33df6885ba78d629abd0f0.jpg Imagen 1

https://i.pinimg.com/236x/c9/cc/ac/c9ccac003c912c2a57091fc531200646.jpg Imagen 2

Imagen 3

2. Transfiguraciones: Su segunda entrega después de su éxito Espejos Sagrados. Se presentan aquí 202 reproducciones a color y 93 imágenes en blanco y negro. Como en anteriores trabajos de Grey, pero con más claridad y determinación, lo expuesto en este trabajo es una visión filosófica de la evolución de la conciencia —integrando materia, cuerpo, mente y espíritu, alzándose de las tinieblas hacia la luz y la claridad—; y al mismo tiempo es una exposición del propio periplo del autor por este campo del misticismo de raíz psiquedélica, que él ha sabido expresar con sus herramientas de artista visual y sobretodo con los magníficos lienzos de colores anaranjados y de azules eléctricos que ya se han convertido en un icono de nuestro tiempo. Se han editado numerosos pósters en gran formato con imágenes individuales de esta serie de pinturas.

https://i.pinimg.com/564x/6a/9c/75/6a9c754752119781c75d546815cb6782.jpg Imagen 1

https://i.pinimg.com/236x/3d/cd/19/3dcd19490ae17b2ff60a13c32a191082.jpg?b=t Imagen 2

Imagen 3

3. Los Nexos del Ser: Su primer libro después de 10 años. En este trabajo se encuentra una serie de 200 imágenes a full color. Es una secuela más profunda de sus anteriores trabajos, donde vemos rostros oníricos, seres antropocósmicos, corazones y cabezas interconectados inmanentemente. El propio autor confiesa en su libro que su inspiración vino de estar bajo los efectos de la ayahuasca durante su viaje a Brasil.

https://i.pinimg.com/236x/60/f2/85/60f28502278c817c56034bddca4cf7ae.jpg?b=t Imagen 1
https://i.pinimg.com/564x/2c/d3/b6/2cd3b62bb61805019922365e828f77f3.jpg Imagen 2

Imagen 3


Aquellos que han despertado su interés por este excepcional artista, pueden buscar más sobre su arte y su concepción remarcada en ellos, recuerden amigos míos que el mundo puede expresarse de muchas formas, y el arte nos hace ver, cosas desapercibidas por nuestros sentidos.

Referencias

* Alex Grey – Biografía

* Espejos Sagrados – Libro

* Transfiguraciones – Libro

* Los Nexos del Ser – Libro

Azul / Blue


«Haríamos muchas más cosas si creyéramos que son muchas menos las imposibles.»

— Malesherbes

«We would do many more things if we believed that there are many less things that are impossible.»

— Malesherbes

Mi corazón abandonó el espanto y se concentró en la contemplación del infinito cielo. Ahogado de fantasías, abandoné mi ermitaño lecho y salí de mi cabaña para tener una mejor vista hacia el horizonte. Debajo de aquél cielo se encontraba la eminente belleza de la cristalina laguna, con su azul que provoca la envidia de los otros extensos depósitos de agua dulce.

Cruzo mis brazos y me quedo inerte, y poso sobre una roca mientras observo el azul de la laguna. Las pesadillas se exiliaron de mis plácidos viajes oníricos y aquel maleficio abandonó la belleza y la beatitud de esta zona, disfrazado de un bello paisaje natural. Las luces del sol me bañan mientras me quedo quieto maravillándome con el panorama. Un vivido pensamiento acompaña mi soledad y desborda mi cuerpo de calma.

¿Cuánta increíble tranquilidad? Tan solo hace unos días pensaba en arrebatarme la vida sin corromper, al ser azotado por el horrible mal que conmigo convivía. La laguna está tranquila, el cielo es maravilloso como la obra de arte de un genio. De mi mente brotó un sentimiento de alegría y una se formó altiva en mis labios. Era el azul de la laguna que no dejaba de ver, lo que provocaba en mí, una felicidad inexplicable.

Odiaría que algún día toda esta calma se disipe si algún otro mal consciente llegase a controlar este bello lugar, de nuevo, mis temores borraron la sonrisa de mi rostro y adquiero una actitud severa. —Que el azul de este lugar, nunca desaparezca, belleza mía. —Conjuré en mis pensamientos mientras observaba la laguna. Al final así me quedé, observando; el miedo y la paz se disputaron por mi cuerpo, luego todo lo ignoré, y dejé que aquel cristalino azul dominara mi consciencia.

My heart abandoned the horror and concentrated on the contemplation of the infinite sky. Drowned by fantasies, I left my hermit bed and left my cabin to have a better view of the horizon. Under that sky was the eminent beauty of the crystalline lagoon, with its blue that provokes the envy of the other extensive freshwater deposits.

I cross my arms and I stay inert, and I put on a rock while I observe the blue of the lagoon. The nightmares were exiled from my peaceful dreams and that spell abandoned the beauty and bliss of this area, disguised as a beautiful natural landscape. The sun lights bathe me while I stand still marveling at the panorama. A vivid thought accompanies my loneliness and overflows my body with calm.

How much incredible peace? Just a few days ago I was thinking of taking my life without corrupting myself, being scourged by the horrible evil that lived with me. The lagoon is quiet, the sky is wonderful like the work of art of a genius. A feeling of joy welled up from my mind and one formed proudly on my lips. It was the blue of the lagoon that I did not stop seeing, what caused in me, an inexplicable happiness.

I would hate that some day all this calm dissipates if some other conscious evil came to control this beautiful place, again, my fears erased the smile from my face and I acquired a severe attitude. —The blue of this place, never disappear, my beauty. —I gripped my thoughts as I watched the lagoon. In the end, I stayed there, watching; Fear and peace were disputed by my body, then everything I ignored, and I let that blue crystalline dominate my consciousness.



Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional

Sin retorno [Poema corto] / No return [Short poem]

Otorgué mis alas al encuentro,
y tú diste tus alientos.

Ofrecí mis ojos al vacío,
y tú diste tus oídos.

Ofrecí el deseo de una cordura,
y tú diste tus manos de prudencia.

Ofrecí los pies para el camino,
y tú diste direcciones fantasiosas.

Ofrecí mi cuerpo para la vía,
y tú diste tu alma y planeamos juntos.

I gave my wings to the encounter,
and you gave your breaths.

I offered my eyes to emptiness,
and you gave your ears.

I offered the desire for sanity,
and you gave your hands of prudence.

I offered my feet for the road,
and you gave fantasy directions.

I offered my body for the way,
and you gave your soul and we planned together.


Una Crónica de la Demencia VI / A Chronicle of Dementia VI


«La furia con que el mundo actual busca el placer prueba que carece de él.»

— Ángel Ganivet

«The fury with which the present world seeks pleasure proves that it lacks it.»

— Ángel Ganivet

El fuerte golpeteo hacía eco en la cocina a cada instante; un miedo mezclado con desesperación causaba la excitada euforia de Fabián. Golpeaba con incrementada energía aquel punto de la pared que provocaba su furia. Cada vez más, intensos augurios apuñalaban sus oídos, una sombra fue testigo paciente del suceso preparado por la locura.

Fabián había perdido años de su vida intentando encontrar la paz para seguir adelante, pero poco a poco decaía por los recuerdos de su ya perdida familia. Obsesivo por el recuerdo de haber sido abandonado por sus seres queridos, cayó en un abismo de paranoias y melancolías. Solo le quedaba las fotografías de su grato pasado, aquél que con placer recordaba en horas de absorción.

Después de quedar solo, sombras y voces de desconocida procedencia comenzaron a visitarle agudizando el pánico que ya de por sí devoraba su mente. Y aquél pavor se hacía imperante haciendo nuevas alianzas con la esquizofrenia y la demencia. Para Fabián aquellas cosas dejaron de ser simples productos de su imaginación, y comenzó a verlas «reales» ante sus sentidos.

Nunca más volvió a estar solo, sabía que su familia jamás volvería y los odió por ello. No fue sino un día que supo toda la verdad, las voces comenzaban a guiarle hacia un camino de terrible horror. Comenzó a escuchar gritos que emanaban de un punto de la pared de la cocina, y empleó desesperado a derribarlo hasta calmar los gritos que taladraban su razón. Golpe tras golpe y poco a poco la pared caía, se dio cuenta que recientemente ese punto había sido construido.

Al derribarlo por completo y ver en su interior, sus ojos quedaron desorbitados y soltó un alarido ensordecedor. En el interior estaban los cuerpos de su esposa y sus dos hijos, descompuestos, con los ojos extraídos de sus cuencas y sus restos roídos por los roedores e insectos rastreros.

The loud pounding echoed in the kitchen at every moment; a fear mixed with despair caused Fabian’s excited euphoria. It struck with increased energy that point of the wall that provoked its fury. More and more, intense auguries stabbed his ears, a shadow was a patient witness of the event prepared by madness.

Fabian had lost years of his life trying to find peace to keep going, but little by little he was losing the memories of his already lost family. Obsessed by the memory of having been abandoned by his loved ones, he fell into an abyss of paranoia and melancholy. He only had the photographs of his pleasant past, the one he remembered with pleasure in hours of absorption.

After being alone, shadows and voices of unknown origin began to visit him sharpening the panic that already devoured his mind. And that dread became imperative, making new alliances with schizophrenia and dementia. For Fabián those things ceased to be mere products of his imagination, and he began to see them «real» before his senses.

He was never alone again, he knew that his family would never come back and he hated them for it. It was not but a day that knew the whole truth, the voices began to guide him towards a path of terrible horror. He began to hear cries emanating from a point on the wall of the kitchen, and he used it desperately to tear it down until the screams that pierced his reason subsided. Blow after blow and little by little the wall fell, he realized that recently that point had been built.

When he knocked it down completely and looked inside, his eyes went wide and he let out a deafening scream. Inside were the bodies of his wife and two children, decomposed, with eyes drawn from their sockets and their remains gnawed by rodents and crawling insects.


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional

Aurora [Poema] / Aurora [Poem]

Ella levitaba con gracia entre las luces boreales de mi deseo. Yo desde la tierra, corría brioso entre espesos trigales tratando de seguir su paso. La ansiedad se transformó en una entropía tortuosa que me separaba a más kilómetros de distancia. Ella sin darse cuenta, sonreía alusiva por los efectos de aquella noche onírica. Los anhelos acuchillaban con más hiriente dolor, el placer se volvía nada en cada andar de mis cansados pies.

Sobre la marcha encontré una colina, que ayudaría a mi mente perturbada y caprichosa a llegar a las vestiduras de la amada etérea. Dominé la concentración con enfocado esmero, intentando dar un salto de fe hacia los brazos del amor y la pasión, pero cientos de alabardas infernales obstaculizaban con burla la culminación de mi afán. Y entoné muchas veces la canción de su nombre sin recibir ni una bella minuciosidad de su atención.

Solo me quedaba perseguirla por los campos, la tierra y por los mares. Hipogrifos de ira danzaban en los cielos evocando alaridos de lo que jamás podrá ser. La dama de las luces boreales huía en libertad a expensas de mi agobiado corazón. Sus giros eran bellos, graciosos y perfectos, admirados aquellos dementes abstraídos de la realidad. Finalmente encontré un firmamento de injurias que se abalanzó sobre mí, dejándome sin mi premio prometido.

Aun así, después de darme cuenta de mi decepcionante final, aún estaba absorto. Imaginé por horas atemporales congelado en una dimensión divina, el rostro, los infinitos cabellos y la vestimenta de la dama deseada, que ahora se pierde deambulando en su paraíso de destinos por encontrar.

She levitated gracefully among the boreal lights of my desire. I from the earth, ran wild among the dense wheat fields trying to follow his step. The anxiety was transformed into a tortuous entropy that separated me more miles away. Without realizing it, she smiled allusively at the effects of that oneiric night. Longings slashed with more hurtful pain, pleasure became nothing in each walk of my tired feet.

On the march I found a hill, which would help my disturbed and capricious mind to reach the vestments of the beloved ethereal. I dominated the concentration with focused dedication, trying to take a leap of faith into the arms of love and passion, but hundreds of infernal halberds hampered with mockery the culmination of my eagerness. And I often sang the song of his name without receiving a beautiful thoroughness of his attention.

I only had to pursue it through the fields, the land and the seas. Hippogriffs of anger danced in the heavens evoking screams of what could never be. The lady of the boreal lights fled in freedom at the expense of my burdened heart. His turns were beautiful, graceful and perfect, admiring those demented abstracted from reality. Finally I found a firmament of insults that pounced on me, leaving me without my promised reward.

Even so, after realizing my disappointing end, I was still absorbed. I imagined for timeless hours frozen in a divine dimension, the face, the infinite hair and the dress of the desired lady, that now is lost wandering in its paradise of destinies to find.


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional

El Faraón viaja a Orión / The Pharaoh travels to Orion


«El universo no es sino un vasto símbolo de Dios.»

— Thomas Carlyle

«The universe is but a vast symbol of God.»

— Thomas Carlyle

El cielo se despeja para el acto merecido de vanagloria milenaria. El canto de las grullas hace eco desde las lejanas tierras más allá del antiguo Nilo. En los alrededores de la gran Keops; arquitectura divina otorgada por los dioses a los hombres, las chemaits interpretaban con sus sonoras voces la canción de la grata partida.

La gente común bailaba junto a las jebaits el ritmo santificado para el dios en la Tierra. Los astros se preparan para recibir en su territorio el tan esperado viaje, hacia el puerto estelar, único y de importancia para el hombre desde los orígenes de la humanidad; El puerto de Orión.

La melodía y los bailes no se detienen y retan al tiempo con alevosía, los sacerdotes preparan el arca sagrada de los antiguos, proveniente de un lugar a millones de años luz de nuestro planeta.

El sumo sacerdote se encargaba de la salida del Faraón, dirigiéndose a todo el pueblo que hace presencia esperando la ansiada travesía. —Que la gracia de Horus more en ti, y que las alas de Maat te lleven con bien a tu destino en las estrellas—, vociferó el sumo sacerdote bendiciendo la salida del divino monarca.

En ese instante, el Faraón, poderoso y glorificado, salió del palacio bañado por los más puros rayos del sol, enalteciendo su corona y su Nejej dorados. Transitó kilómetros a pie junto con su séquito de sacerdotes uab hacia los interiores de la gran pirámide de Keops. Miraba a su alrededor, al alegre pueblo, y hasta pudo jurar escuchar los gritos más lejanos de dicha que iban desde Karnak hasta Heliópolis.

Los dioses, bajaron de sus palacios célicos para contemplar mejor el bello escenario. Thot transcribía lo ocurrido consecuentemente con rapidez e inteligencia. Bastet y Hathor desplegaban sus conjuros para mantener la alegría entre la gente, y sus bailes y ovaciones se hicieron más hermosas.

El faraón ascendía por la gran pirámide hasta llegar a su cúspide donde Ra lo esperaba, y Khepri sostuvo el Sol para mejorar el paisaje. Las estrellas arribaron ante el pleno día, ansiosas por el gran viaje que estaba a punto de empezar.

Las constelaciones se juntaban, bailando circularmente por encima de la pirámide de Keops, creando un camino que abrió un umbral hacia el cielo. El Universo era contemplado por los los hombres en todo su esplendor por ese camino, maravillados por los distintos astros, luceros y cuerpos celestes que ocupaban los territorios siderales del cosmos.

Los sacerdotes prepararon la ancestral arca; transporte milenario de todos los Faraones de aquella antigua y sagrada civilización. El Faraón tomó su posición encima del arca, y alzó sus manos en señal de entrega a los faros estelares de Draconis y Orión. Las personas, incluso los animales observaron impactados el haz de luz que emanaba del umbral sobre la Gran Pirámide.

Las estrellas giraban y giraban cada vez con mayor velocidad, y los sacerdotes se inclinaban maravillados por el sagrado suceso. El puerto de Orión estaba listo para recibir a su huésped eterno, y el Faraón se preparó para navegar entre los astros.

La luz que rodeaba la Gran Pirámide comenzó hacerse más intensa y todos apartaron su mirada porque sentían que sus ojos se quemaban, excepto los dioses. En un parpadeo la luz y las estrellas desaparecieron, llevándose al Faraón y al arca junto con ellas.

La música y los bailes cesaron, los sacerdotes dieron su último rito antes de culminar la sagrada ceremonia, las personas se inclinaron y luego se levantaron mirando al cielo con esperanza y admiración. Los gatos desde los templos maullaban, dando sus buenos deseos para el Faraón, quien ahora camina sobre las estrellas y navega imperioso por las constelaciones.

The sky clears for the deserved act of millennial boasting. The song of the cranes echoes from the distant lands beyond the old Nile. In the surroundings of the great Cheops; divine architecture granted by the gods to men, the chemaits interpreted with their sonorous voices the song of the pleasant game.

The common people danced next to the jebaits the sanctified rhythm for the god on Earth. The stars are preparing to receive in their territory the long-awaited trip to the stellar port, unique and of importance to man from the origins of humanity; The port of Orion.

The melody and the dances do not stop and challenge the time with treachery, the priests prepare the sacred ark of the ancients, coming from a place millions of light years from our planet.

The high priest was responsible for the departure of Pharaoh, addressing all the people who are present waiting for the longed for crossing. —May the grace of Horus dwell in you, and may the wings of Maat bring you well to your destiny in the stars—, the high priest shouted, blessing the departure of the divine monarch.

At that moment, Pharaoh, powerful and glorified, left the palace bathed in the purest rays of the sun, praising his golden crown and Nejej. He traveled miles on foot along with his retinue of priests uab towards the interiors of the great pyramid of Cheops. He looked around at the merry town, and could even swear to hear the farthest cries of joy that ran from Karnak to Heliopolis.

The gods came down from their celtic palaces to better contemplate the beautiful scenery. Thot transcribed what happened consequently with speed and intelligence. Bastet and Hathor deployed their spells to maintain the joy among the people, and their dances and ovations became more beautiful.

The pharaoh ascended by the great pyramid until arriving at its peak where Ra waited for it, and Khepri maintained the Sun to improve the landscape. The stars arrived in broad daylight, eager for the great journey that was about to begin.

The constellations came together, dancing circularly above the pyramid of Cheops, creating a path that opened a threshold to the sky. The Universe was contemplated by men in all their splendor along that road, amazed by the different stars, stars and celestial bodies that occupied the sidereal territories of the cosmos.

The priests prepared the ancestral ark; Millenary transport of all the Pharaohs of that ancient and sacred civilization. Pharaoh took his position on the ark, and raised his hands in a sign of surrender to the star lights of Draconis and Orion. People, even animals, observed the beam of light emanating from the threshold on the Great Pyramid.

The stars spun and spun with increasing speed, and the priests bowed in wonder at the sacred event. The port of Orion was ready to receive his eternal guest, and Pharaoh prepared to sail among the stars.

The light that surrounded the Great Pyramid began to become more intense and everyone turned their eyes away because they felt their eyes were burning, except the gods. In a blink, the light and the stars disappeared, taking Pharaoh and the ark with them.

The music and the dancing ceased, the priests gave their last rite before finishing the sacred ceremony, the people bowed and then stood looking at the sky with hope and admiration. The cats from the temples meowed, giving their good wishes for the Pharaoh, who now walks on the stars and navigates imperiously by the constellations.


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional

Los niños de Lilith (Parte XIII)


Partes anteriores.

Parte IParte IIParte IIIParte IVParte VParte VIParte VIIParte VIIIParte IXParte XParte XIParte II


 

El corazón de Asmodeus

 

La Hermana Agatha caminaba sola y con miedo por las calles de la desolada Caricao. La penumbra y la neblina aún no habían abandonado los territorios de aquel ruinoso pueblo. Mientras ella miraba hacia los lados esperando alguna sorpresa impactante, se dio cuenta que la soledad era más tenebrosa que la verdad detrás de ella.

Poco a poco, se acercaba a la entrada de su convento, recordando la conversación que tuvo con Jonathan antes de separarse de él, mantenía el ímpetu y la valentía en su mente, no sabía a donde llegaría, o si saldría viva de allí.

A solo unos pasos de la entrada del convento, empezó a notar figuras que salían de la neblina para acercarse a ella. Eran los niños, con sus miradas frías y ojos atemorizantes, observándola mientras poco a poco se acercaban.

La hermana Agatha seguía despojada del habla, y el miedo que la acompañaba se hizo más agudo. Se paralizó por completo y entendió, que este sería el fin de su trayecto. Uno de los niños se acercó más, alterándola, y luego comenzó a hablarle.

—Hermana Agatha venga con nosotros por favor, y no se resista, la noche nunca acabará y usted y su amigo no podrán salir de Caricao, hasta que nuestra ama lo decida.

La monja sentía que se le iba a salir el corazón de los nervios, pero debía seguir el plan, aunque ella no quisiera. Rezaba en su mente para que todo salga bien, y de que ella y el agente Jonathan, salieran vivos de esta.

—Venga por favor, no queremos hacerle daño, usted es muy amable, la persona más amable de este pueblo, lamentamos sinceramente que las cosas tengan que ser así, pero no sabe lo afortunada que es, al ser elegida, a traer al hijo del padre de la oscuridad a nuestro mundo.

Los niños se acercaban a ella y eso ponía cada vez más nerviosa a la pobre monja, cerró los ojos con fuerza mientras los niños tocaban su hábito, como si fuera el más bendito de todos.

Después, los niños comenzaron a cubrirla con paños sedosos, amarraron sus manos con sogas y se la llevaron a un lugar desconocido, pero sin salirse de los límites del pueblo. La Hermana tenía aquel desespero de gritar, pero la frustración de poder hacerlo la destrozaba aún más.

Solo pensaba en que ojalá las cosas vayan a salir bien, porque definitivamente estaba ya al borde de un colapso.

Mientras tanto, el agente Jonathan Semprún corría por el bosque, y se dirigió a la trampilla que se dirigía a las catacumbas. Habían develado muchos secretos y, sabían, que podían detener todo ese maleficio de una vez por todas.

Llegó al dichoso lugar y descendió por las escaleras. Tomó uno de los faroles viejos y poco lumínicos que estaban colgados en las paredes de la sala del gran altar. Se dirigió hasta detrás de las estelas que estaban en el epicentro y encontró las entradas que estaban allí

Él ya sabía que una de ellas lo llevaría hacia aquel erial donde rescató a la Hermana Agatha la primera vez, la otras entradas eran desconocidas para él. Según el libro; una de esas entradas lo llevaría al corazón de Asmodeus. Afortunadamente, la Hermana Agatha era una monja ilustrada en las distintas ramas de la teología, y entre ellas, la demonología.

Entre los párrafos de La Summa Daemoniaca, uno de los libros más importantes para el conocimiento de la demonología, se encontraba la fórmula para detener a Lilith. Se dice, que ella solo puede ser influenciada por dos demonios que fueron los únicos que la han formado; Lucifer y Asmodeus.

Los niños utilizaban el corazón de Asmodeus para mantener a Lilith en este plano terrenal, pero, si su poder era invertido, Lilith sería devuelta al abismo infernal donde debe pertenecer. Tanto Jonathan como la Hermana Agatha rogaban porque su plan tuviera éxito, mientras, Jonathan recorría un pasadizo sin faroles que lo condujo hacía una entrada sin puerta.

Allí, en esa habitación oscura, encontró una caja negra en el suelo tallada con óvalos, la caja era pequeña; no más de veinte centímetros de ancha y diez de alta, con incrustaciones de hierro por todos sus bordes, parecía de arte muy antiguo y tétrico. A Jonathan le daba escalofríos siquiera tocar aquel objeto, pero no tenía tiempo para eso.

Lo tomó y regresó por donde vino, hacia la sala principal de aquellas catacumbas. Empezó a sentir un cambio en el aire, y los faroles comenzaban de nuevo a parpadear, —es como en aquella ocasión— pensaba, pero esta vez no se paralizó del todo. Veía garras que emergían de la oscuridad junto a sus larguiruchos y negros dedos.

Jonathan cerró los ojos y corrió, mientras sentía que era rozado por cosas filosas como cuchillos, finalmente, llegó a las escaleras y ascendió por estas hasta la salida, donde tomó un enorme respiro de alivio. Miró su ropa rasgada y cayó en un fuerte pánico. Luego se levantó y se apresuró, ya que sabía, que no podía perder mucho tiempo.

Continuará…

 


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional

Hablemos de Hereditary (El legado del diablo)

Hola amigos, hoy estoy muy ansioso de comentarles sobre una de las películas de terror que más me ha gustado del año pasado, como gran fan de este género de cine no podía dejar pasar mi aprobación a la película que ha sido calificada como la mejor del año 2018 del género terror.

Hereditary (en Hispanoamérica El legado del diablo) es una película de terror sobrenatural estadounidense de 2018, escrita y dirigida por Ari Aster, en su debut como director. Es protagonizada por Toni Collette, Alex Wolff, Milly Shapiro, Ann Dowd, y Gabriel Byrne. La película es una constante emoción e intriga, los efectos colocados cuidadosamente en cada escenario de esta obra cinematográfica son lo mejor, un inesperado miedo va salpicando nuestros rostros hasta que finalmente nos da la sorpresa final.

Póster 2

No es de esperar que los cinéfilos admiradores y los críticos la calificaran como la mejor película de terror del 2018, superando a las demás con un porcentaje por encima de su aprobación. Incluso algunos la han comenzado a llamar la nueva Exorcista, quizás, con mucha razón.

 

Sinopsis

 
Todo comienza cuando Ellen, la abuela de la familia Graham fallece, y su hija Annie, comienza a partir de allí a descubrir aterradores secretos sobre ella y sus allegados. Poco a poco se va desencadenando el horrible misterio, heredado por una familia promedio con un mal invocado.

 

La temática

 

El tema de los demonios es la esencia en esta película, pero en ella no vamos a encontrar cruces invertidas, pentagramas, ni nada cliché. Hereditary es una película que posee un marco de investigación bien trabajado que la moldea desde su base, se nota que hay un conocimiento riguroso sobre el mundo oculto, radicado en un demonio que es mencionado en libros de ocultismo como “Los Grimorios”, “El diccionario infernal” y “El libro de Oberón”, textos muy comunes para el conocimiento de la magia negra.

Lamentablemente no puedo dar spoilers porque no quiero arruinar la sorpresa para aquellos que quieran verla, mi intención es animar a las personas a que la vean y espero lograrlo.

 

La simbología

 

Yo personalmente tuve que verla dos veces para poder darme cuenta de ciertas cosas que simplemente había ignorado. El símbolo del demonio que es mencionado en la película está en todas partes, desde símbolos extraños hasta letras de invocación, ya que el culto secreto que le obedece prepara el escenario propicio para efectuar su maldición. Aunque es la típica película donde existe una familia acechada por un demonio, la preparación es completamente diferente e innovadora.

 

Los personajes

 
Tenemos a cuatro personajes principales en ella; una mujer (Annie) quien descubre que su madre poseía un terrible secreto desde hace algún tiempo, y que al no darse cuenta de ello a tiempo, ella y toda su familia pagan las consecuencias. Steve, esposo de Annie, quien sin entender que está pasando comienza a transitar un camino de dolor y desesperanza al ver como su familia se desmorona ante sus ojos. Peter, el hijo mayor de Annie y Steve, es quien se lleva la peor parte, al ser víctima de las intenciones siniestras que todo aquél malévolo culto tiene para él. Y, por último, tenemos a Charly, hija de Steve y Annie y hermana de Peter, quien podemos calificar como el personaje más extraño y que al final de la película, nos daremos cuenta del porqué, y yo no se los diré.

Fuente

 

¿Por qué verla?

 
Si son fans del género les encantará esta obra magistral creada por personas que han aplicado todo el conocimiento que han absorbido sobre el ocultismo. No les estoy diciendo que es la mejor película de terror que se haya hecho porque quizás tenga sus deslices malo, pero para mí, es espectacular, me ha dejado asombrado, hacía mucho tiempo que una película de terror no me perturbaba como lo ha hecho esta.

Sinceramente espero que aquellos amantes y no amantes, puedan disfrutarla como se merece, es lo mejor que hay para compartir una noche con amigos, o solo, sin luces en ninguna parte y con algo para comer (nada para beber porque si no terminamos botando el vaso con las impresiones que nos dará esta película), así mi recomendación es que deben verla, aprobado por Universo Perdido, y yo muy pocas veces me equivoco cuando se trata de cine de terror-horror.

 

Y con esto al final me despido, les deseo una perturbadora noche a todos y mis mejores vibras.

Abejas en extinción / Bees in extinction


«Nunca he encontrado un hombre de quien no haya aprendido algo.»

— Alfred Victor de Vigny

«I have never met a man from whom I have not learned something.»

— Alfred Victor de Vigny

Mi casa, ya no es un hogar. Mi casa, es un refugio de fantasmas. Mi casa, es el albergue del tormento.

Yo vivía con mis tres hermanos desde que la hecatombe cayó sobre el mundo. Vivíamos en la antigua casa de nuestros ya fallecidos padres, cerca de los últimos campamentos más cercanos.

Agatha perdió la cordura, se la pasa deambulando todo el día por los paisajes desérticos de esta región, transitando caminos perdidos repletos de animales muertos que se pudren.

Marisa todavía en las noches, llora por las flores de su jardín, pero su sollozo es ahogado por los gritos y disparos que se vuelven cada vez más frecuentes fuera de nuestra casa durante las madrugadas.

Orestes es el más valiente de nosotros, es el único con el coraje de ir a los campamentos a buscar la ración diaria de comida. No sé dónde hubiéramos estado ahora de no ser por su liderazgo.

Yo soy todo lo contrario, soy un cobarde sin remedio. Me la paso sumergido en mis libros intentando exiliarme a mí mismo de esta realidad escatológica.

Las ciudades se han convertido en nidos de carroñas, desoladas y ruinosas. Lo que antes eran valles floridos, ahora son zonas arenosas habitadas por campamentos de sobrevivientes, dominados por un grupo armado llamado “La Línea”.

Las brisas se volvieron vendavales que arrasaban para extender su dominio. El cielo siempre estaba nublado, y cuando llovía, caía un espesor negro y putrefacto, como la sangre coagulada.

Yo no comía la carne de los campamentos, puesto que se esparció un rumor de que aquello en realidad era carne humana, lo cual suena muy lógico, ya que no se ha visto ningún tipo de animal vivo por aquí en semanas.

Todo este mal que cayó sobre nosotros, comenzó cuando todas las abejas desaparecieron, y la degradación del planeta empezó a agudizarse a niveles más catastróficos. Ahora solo se escuchan los lamentos de las madres por sus bebés muertos.

Hoy, la tragedia se agravó aún más sobre mis hermanas y sobre mí. Orestes había salido junto con Marisa a buscar la ración de comida de hoy, pero algo salió mal. Solo Marisa había vuelto, sin nuestro hermano. Agatha no estaba, seguía perdida en su mundo de delirios.

Marisa estaba sin habla, le grité, interrogué, hasta le supliqué con desesperación sobre el paradero de Orestes, pero no recibí respuesta, más al ver sus ojos de angustia sentí una dolorosa verdad penetrando dentro de mi pecho.

Marisa, ahora llora en las noches por la muerte de Orestes…

My house is no longer a home. My house is a refuge for ghosts. My house, is the shelter of torment.

I lived with my three brothers since the hecatomb fell on the world. We lived in the old house of our now deceased parents, near the last closest camps.

Agatha lost her sanity, she spends all day wandering through the desert landscapes of this region, transiting lost roads full of dead animals that rot.

Marisa still at night, she cries for the flowers in her garden, but her sob is drowned out by the screams and shots that are becoming more frequent outside our house during the early hours.

Orestes is the bravest of us, he is the only one with the courage to go to the camps to look for the daily ration of food. I do not know where we would have been now if it were not for his leadership.

I am the opposite, I am a coward without remedy. I spend my time immersed in my books trying to exile myself from this eschatological reality.

The cities have become nests of carrion, desolate and ruinous. What used to be flowery valleys are now sandy areas inhabited by survivors’ camps, dominated by an armed group called «La Línea».

The breezes became windstorms that devastated to extend their dominion. The sky was always cloudy, and when it rained, it fell a black and rotten thickness, like coagulated blood.

I did not eat the meat of the camps, since a rumor spread that this was actually human flesh, which sounds very logical, since you have not seen any kind of animal alive here in weeks.

All this evil that fell on us, began when all the bees disappeared, and the degradation of the planet began to worsen to more catastrophic levels. Now you can only hear the mothers’ cries for their dead babies.

Today, the tragedy worsened even more about my sisters and me. Orestes had gone out with Marisa to find the food ration today, but something went wrong. Only Marisa had returned, without our brother. Agatha was not there, she was still lost in her world of delusions.

Marisa was speechless, I screamed, I questioned, I even pleaded with despair about the whereabouts of Orestes, but I did not receive an answer, but seeing her eyes of anguish I felt a painful truth penetrating inside my chest.

Marisa, now cries at night for the death of Orestes…


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional