El Zángano VII

Ilustración

El zángano es una serie de relatos basados en la mítica leyenda urbana del Estado de Mérida, Venezuela, sobre un brujo que absorbe la vitalidad de sus víctimas hasta arrastrarlas al umbral de la muerte.

Relatos anteriores:

I. Judith
II. Judith (continuación)
III. María
IV. Alicia
V. Alicia (continuación)
VI. Matilda

Obras originales realizadas por mí.

MATILDA (continuación)

 
Han sido tan acaloradas estas noches. Desde mi ventana solo entra un aire que me estrangula convirtiéndome en una pila de carne sudada. Mis párpados están hinchados a causa de mis interrumpidas noches de turbantes gritos que congelan el corazón. Mis letargos se han convertido en profundas caídas sin fondo, donde siempre me encuentro en calamitosos episodios de horror, predestinados a querer despojarme de este mundo.

Los empleados de la casa aseguran que cada noche evoco el nombre de mi prima Matilda, como si le guardara un pavor incontenible. Y es así, después de vivir los últimos eventos recientes he llegado a la conclusión que todo ha sido por causa de ella, puesto que la he espiado innumerables veces, y sé que ella, invoca en su recámara conocimientos cabalísticos sigilosos a mi exigua compresión.

De los eventos que he mencionado, solo les contaré tres a continuación, puesto que han sido los peores. Los más impactantes y duros de digerir. Varios empleados han abandonado la casa ya que esto no solo me ha afectado a mí, sino a ellos también.

El primer suceso ocurrió en la cocina de la casa. Sara, la sirvienta que me ayuda todas las mañanas a levantarme de mi cama para colocarme en mi silla de ruedas, me llevó al comedor para que pudiera digerir mi desayuno. Se quedó hablando conmigo unos minutos antes de que Jessica, la empleada que se encarga de preparar la comida en la casa, le diera la señal de servirme el desayuno.

Los minutos se fueron acumulando hasta convertirse en media hora, lo cual era extraño, puesto que el desayuno siempre estaba listo temprano. Sara impaciente decidió ver qué pasaba, y al entrar a la cocina soltó un grito más agudo que un alarido. Yo moví mis manos rápidamente y fui hacia a la cocina con toda la velocidad de mis ruedas, y al entrar, observé a Sara de rodillas en el suelo, con la boca cubierta con sus manos, los ojos envueltos en lágrimas y abiertos hasta el límite, fijados en Jessica, que con agudo impacto observé de que ésta flotaba en el aire. Mis ojos sucumbieron como si se hubieran drenado en blanco y sentía que mi cuerpo se desvanecía.

No sé cuánto tiempo pasó mientras la observábamos suspendida en el aire, pero debió ser mucho tiempo, ya que en realidad, mirábamos despavoridos a una especie de vapor negro que envolvía todo su cuerpo. Vi una máscara blanca, con una nariz muy puntiaguda y larga, posada sobre su cuello, observándonos detenidamente mientras sorbía la vida de su víctima. De repente, alejó su rostro del cuello de Jessica y comenzó a abandonar su cuerpo, deslizándose con sigilo por una grieta en el techo. En ese momento, Jessica dejó de estar suspendida y cayó al suelo al instante desde dos metros en el aire.

En ese momento, Sara y yo despertamos de nuestro shock, y fuimos raudos a socorrer a Jessica. La observamos por un momento, consternados ante su apariencia, la cual, nos causó un horror mezclado con pena. La superficie de su piel presentaba una apariencia seca y escasa de vida, con una palidez alarmante. Sus ojos hundidos estaban remarcados y prominentes, presentando una apariencia cadavérica. Su boca estaba entumida, curiosamente hacia dentro, como si su dentadura estuviese reducida, despojada de sus dientes o algo por el estilo. Intenté digerir su extrema delgadez y el desaparecido castaño color de su cabello, el cual, había cambiado a un rubio opaco y seco parecido al heno.

Todo apuntaba en mi paranoica imaginación deductiva de que aquello fue obra de Matilda. Nuestra casa de crianza se había convertido en un sortilegio, hogar de una criatura parásita que nos acechaba hasta en nuestros pacíficos quehaceres cotidianos. Pensar en subir a mi habitación y estar solo, era para mí algo inconcebible. El miedo se apoderaba de mi cuerpo cada día que pasaba hasta convertirse en la única emoción que emanaba.

Varios días después del horrido suceso, ocurrió el siguiente hecho, el segundo más terrible de toda esta serie de situaciones cabalísticas que estoy relatándoles. Como era lo normal, evitaba a toda costa acercarme a la habitación de Matilda, cuando anteriormente era un ansioso por ver lo que hacía a través de su puerta entre abierta, buscar información sobre los libros que leía y plasmar en arte la posición que tomaba en su silla al leer aquellos libros con intensa concentración.

Trasladé mis cosas a una habitación más pequeña pero más alejada de la de ella, en el primer piso de la casa. El baño solo me quedaba a media vuelta del pasillo y como ya estaba más versado en realizar mis necesidades solo, no necesitaba la ayuda de Sara. Una noche después de despertar de mis sueños habituales y extraños, fui al baño para lavarme la cara y el cuello del sudor. Al entrar, lo primero que encontré fue en extremo insólito. Encontré a una persona inclinada con la cabeza casi adentro en el inodoro. Era Guillermo, uno de los empleados nuevos de la casa. El muchacho parecía desmayado por alguna borrachera nocturna, eso fue lo que pensé al principio. Intenté levantarlo pero era un hombre grande y pesado, y para un inválido de mediana estatura como yo era una hazaña casi imposible de realizar.

Comencé entonces a emplear inútiles esfuerzos por reanimar al desfallecido hombre, dándole palmadas fuertes en la mejilla, y en ese instante, mis manos se detuvieron al percibir un escalofrío que radicaba en la puerta del baño que estaba detrás de mí. Comencé a erguirme lentamente, hasta que me detuve en un punto en que ya no podía más. Sentía una energía que con ignominia recorría el aire del lugar, burlándose de mi estado pasmado por el miedo. Sabía de lo que se trataba, y parafraseé en mi mente una oración sagrada que apuesto que para aquella fuerte entidad era algo tan trivial. Decidí juntar todas las fuerzas de mi valentía, y con un giro de rapidez de mi cabeza, miré hacia atrás para ver con mis propios ojos aquella malignidad.

Lo primero que vislumbré fue una mano larga y nudosa sostenida en el borde de la puerta, que se movía haciendo sonidos retorcidos y perturbadores. Luego comenzó a asomarse poco a poco un cuerpo, cubierto por una vestimenta extensa de plumajes largos y negros, opacados por la suciedad de un aura impía. Y al final, se reveló su siniestro rostro de vástago de la muerte, igual al cráneo de un ave de rapiña. Su terrorífica apariencia era digna tanto de temer, como de analizar. Una criatura antropozoomórfica sobrenatural que recorre las paredes de mi hogar, ¿Qué es lo que buscaba tan temible e imponente ser? Era lo que me pregunté en ese momento y no me faltaban ganas de soltarle la pregunta, pero el terror se apoderó de mi lengua y me enmudeció por completo, y solo me quedé allí, observando.

Al cabo de un rato, la criatura dejó la puerta y se dirigió al otro extremo del baño, donde desapareció por completo atravesando la pared. En ese momento el ambiente turbio comenzó a hacerse más liviano y más agradable al respirar, y el pobre Guillermo, quien estaba aún desmayado, comenzó a despertar. Le ayudé a levantarse y lo acompañé a su habitación. Ese fue el primer encuentro cercano donde pude atisbar a aquella criatura incólume a la perfección. Después de ello me quedé pensando, y a mi cabeza llegaban sin querer imágenes de Matilda posada sobre la ventana. Acariciando las puntas de su cabello negro con picardía. Sonriéndome, como esperando el momento de nuestro enfrentamiento.

Sentía que era ella misma quien me enviaba esas imágenes y las introducía hasta en mis sueños para torturarme, convirtiéndome así, en un esclavo de su enajenación. Y fue entonces, que aquello que se profesaba se cumplió, aquello que siempre había evitado mientras estrujaba mi pecho. El tercer suceso de mi relato, el que “culminó” supuestamente esta pesadilla, se manifestó póstumamente.

Mi mente estaba segada por la demencia, las imágenes cabalísticas se hacían cada vez más hirientes, provocándome repentinos desplomes a mi salud. Un día, en un arranque de rabia, decidí por mí mismo acabar con aquella maldad influenciada por la malicia de mi prima. Tomé uno de los cuchillos de la cocina, el más grande que había, y me dirigí a toda velocidad por la rampa hacia la habitación de Matilda.

Era un día lluvioso y frío de estación invernal, cayendo furioso sobre la ciudad de San Jaén. Al entrar al espacio de aquella bruja maldita, vi sin mucho asombro de que ya estaba esperándome. Sentada en su habitual silla para la lectura, frente a su enorme ventana, observando la tempestad y los hilos de agua que se deslizaban por el cristal. Empuñé el cuchillo con fuerza, listo para insertarlo sin misericordia en su pecho de veinticinco años. Pero algo me detuvo. Un recuerdo de un antaño feliz comenzó a manifestarse como una película en mi mente. Un pasado donde Matilda fue mi hermana y donde compartimos los mejores momentos juntos, después de que nos quedamos huérfanos.

¿Por qué ella era tan cruel? Me preguntaba con lágrimas en mis ojos. ¿Qué es lo que yo había hecho para que ella me despreciara de esta manera? Después de torturarme mucho tiempo con tan horribles imágenes en mi cabeza, ahora utilizaba aquellos puros y bellos recuerdos como arma para prolongar mi extenuación. Jamás la pude perdonar por eso, y más odio sentí por ella, y ella, parecía que no le importaba. Inmutada seguía con la mirada fija en el ventana, observando la impetuosa lluvia y embelesada por su estrepitoso sonido. Yo no hacía nada más que observarla puesto que las palabras no salían de mi boca, una vez más, quedé sin aliento.

De repente, la tranquilidad que parecía perenne en ese momento se quebrantó. Avisté por la ventana desde mi posición que algo negro y gigantesco se acercaba a toda velocidad. Era como un pájaro de alas enormes y extensas, que atravesó la ventana rompiéndola en pedazos, esparciendo los cristales y la tormenta por toda la habitación. Me cubrí con mis brazos ante tal impacto, y me di cuenta, que aquel intruso se trataba de aquella pérfida criatura demoníaca que habitaba la casa. Tomó a Matilda con sus enormes manos parecidas a dos garras grises de zamuro gigante. Matilda solo se dejó llevar, con una sonrisa pronunciada en sus labios, y luego se fue con él, perdiéndose en la bruma de la tempestad. Esa fue la última vez que vi a mi trastornada prima.

Han pasado días desde ese suceso y Matilda aún sigue siendo buscada por las autoridades. Mi testimonio fue el de un simple secuestro, omitiendo obviamente los sobrenaturales detalles, que parecieran sacados de un demente o de un cuentista de ficción. No he sabido más de Matilda, y nombrarla para mí, es el equivalente a exhalar repulsión. Una noche desperté después de tener una serie de pesadillas, y al mirar al pie de mi cama, encontré una pluma larga de zamuro manchada de una inusitada suciedad.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

Seminario Infernal – Los siete reyes del Infierno – Bael

Ilustración

Bienvenidos sean todos a mi compendio de conocimientos demonológicos. Cada semana daré un fragmento sobre este tema filosófico de la teología, por favor no confunda este segmento con una idea equívoca, esto es simplemente educación teológica.

Bael es el primer rey del Infierno, que gobierna en las zonas orientales, según el Diccionario Infernal de Collin Plancy y el Ars Goetia de Mac Gregor. Otorga el poder de la invisibilidad y la sabiduría a todo aquél que lo invoque y según algunos autores, su poder se incrementa durante el mes de octubre. Su voz es ronca al hablar. Tiene tres cabezas sobre su cuerpo lomudo de araña gigante; una de un gato a la izquierda, otra de un hombre con corona en el medio, y otra de un sapo a la derecha. En forma humana se dice que mide alrededor de 8 pies de alto y es de contextura musculosa, con pelo castaño y ojos brillantes que cambian de color para que coincida con su energía. Comanda 66 legiones de demonios, que en total serían unos 456.000. De acuerdo con el Libro de San Cipriano, Bael está bajo el mandato de Lucífugo Rofocale, primer ministro del Infierno.

El nombre Bael, puede también referirse a Baal, un dios que fue muy adorado por los fenicios como el dios más importante de su panteón, y que también posee una jerarquía como gran duque del Infierno. Su nombre también es la base de una composición de otros nombres, tales como:

Hanibaal > Aníbal
Asdrúbal
Baalfegor
Bhaal
Baalberith (Berith > Beirut)
Baalsemen
Babel
Babilonia
Bael
Baltasar
Beltis < Baaltis Baal Zvuv o Belzebuth (Belcebú) Bel-Marduk

Ba; significa “señor”, el que gobernó a los grandes dioses de los altos cielos. El; o Elohim, era en realidad el padre Dios de los dioses en Canon. El o Elohim, fue requerido para prestar ayuda a Baal, cuando fue muerto por Mot, dios del inframundo. El no pudo evitar que Baal muriera, pero Baal renació de todos modos. Baal era principalmente un dios del sol, la lluvia, el trueno, la fertilidad y la agricultura y en algún momento, alcanza al dios del agua, Yam. Baal es el hijo del dios Dagón o Dagan, otro dios semítico Cannonita. Fue este «dios del grano» quien permitió a Baal renacer.

Baal fue un dios situado en el Asia menor y fue adorado por los pueblos que habitaban esta región (fenicios, cartagineses, caldeos, babilonios, sidonios, filisteos e israelitas). Es uno de los falsos dioses al que los hebreos adoraron en varias ocasiones después de que se alejaron del Dios Yaveh. Se hacían sacrificios de bueyes y terneras ante él y las mujeres se prostituían en su honor, pero el Dios Jehová lo destronó del Cielo y lo mandó a las profundidades del infierno.

Como he expuesto antes, la grafía de “Bael”, está compuesta por dos composiciones conceptuadas individualmente. “Baal”, significa literalmente “señor” o “gobernante”, que fue probablemente el origen de este nombre. “Bael” entonces, es el nombre apropiado para este demonio de alta jerarquía, el cual está como segundo al mando en el infierno, después del propio Satanás. También era conocido como “Beelzebub”, su nombre proviene de las palabras hebreas “Ba’al” y “Zebub”, que juntas significan “Señor de las Moscas”.

Bael fue muy adorado por el pueblo de los filisteos y poseía muchas ciudades con su nombre. Anteriormente, era conocido como un dios de la medicina de la ciudad de Ecrón, antes de unirse a las Órdenes Celestiales, donde fue el príncipe de la Orden de los Serafines.

Referencias bibliográficas

1. Collin Plancy, Diccionario Infernal.

2. Mac Gregor Mathers, Goetia. La llave del rey Salomón. Segunda edición. 1992.

3. Grimorio de bestias.

4. Alba Zero

5. Jonas Sufurino, El libro de San Cipriano. Edición ilustrada.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

My participation in the contest organized by @jayna – window

Illustration

This is my participation to the weekly contest organized by @jayna, if you want to enter the contest you can find the rules here.

In this opportunity I wanted to make a story with an open ending to many interpretations, I hope you enjoy it.

The wait is reflected slowly in the clock, the tick tock resounds loudly in the heart of the desperate Gaby, who impatiently wandered from one side to the other in her living room. A phone call excited her concern, communicating that her husband was in a terrible police action. In the center of the city there was a strong demonstration, and the civilians furious by the unsustainable discontent, began to carry out looting and marches in favor of the insurrection.

Donovan was not far from being promoted to captain in his police force, he had an almost impeccable record, and of the few officers who resorted to street action, he was one of the most reckless. That sort of thing was what worried Gaby the most, and at that very moment, she felt that nerves were devouring her. She looked out of the window almost hooked up to her, as if they both had an unbreakable connection. The night was thick and the news did not bode well. He decided to turn off all means of communication and waited with his chest aching with anguish. She wanted to go out in tears, because within herself, her instinct told her that something was wrong.

Every minute that passed he looked more through the window, the lights that were seen from the center to his house were brighter. Furious flames erupted for his pain, until, finally, another call was received on his cell phone. It was the call of her husband’s companion.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

Cibersexo [Prosa poética] / Cybersex [Poetic prose]

Ilustración/Illustration

Versión en español

Suenan los mensajes de palabras obscenas. Mentes interesadas buscando aventuras alternativas. Piernas que se cruzan entre ellas a la espera de la ambrosía, a través de pantallas que tramitan el deseo a la vista. Orgías neuronales se aglomeran lúbricas, provocando excitaciones secuenciales de emociones impúdicas. Pieles sensuales se exhiben con mucha picardía. Usuarios en servidores accesibles alimentan la lujuria con entusiasmantes frases, sus creatividades se animan enganchadas a un ambiente de diversión.

Almas introvertidas se sueltan concupiscentes y maquiavélicas, dentro de las salas virtuales más abundantes de usuarios. Mujeres ofrecen mentiras astutas atrayendo clientes navegantes, escapistas hacia un mundo ocioso donde la realidad es la que ellos quieran que sea. Las estimulantes imágenes se revelan a los jugadores, que continúan el entretenimiento bajo anónimos perfiles. En este mundo el final feliz es el objetivo esperado, maniobrando con gemidos desde el punto de partida hasta la cúspide del desahogo.

English version

The messages of obscene words sound. Interested minds looking for alternative adventures. Legs that cross each other waiting for the ragweed, through screens that process the desire in sight. Neural orgies agglomerate lubriciously, causing sequential excitations of impudent emotions. Sensual skins are exhibited with much mischief. Users on accessible servers feed the lust with enthusiastic phrases, their creativities are animated hooked to an atmosphere of fun.

Introverted souls are released concupiscent and Machiavellian, inside the most abundant virtual rooms of users. Women offer cunning lies attracting sailing clients, escapists to an idle world where reality is what they want it to be. The stimulating images are revealed to the players, who continue the entertainment under anonymous profiles. In this world the happy ending is the expected goal, maneuvering with groans from the starting point to the peak of relief.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

Una crónica de la Demencia XVI

Ilustración

«…La vida que siempre quise, se desarrollaba en un fragmento de mi ser, quizás era el deseo efímero que iba y venía de un lado a otro sin llegar a realizarse, y cuando flotó cerca de mis manos, quise que se quedara conmigo, para siempre…»

¿Qué pasaría si supieras que existe una persona idéntica a ti, pero con una personalidad y vida completamente distinta a la tuya? Para Roxana, aquello fue perturbador, y con esta palabra digo poco, porque ha roto por completo las costuras de sus cabales, y la han empujado a una vida en desidia por su cordura. Roxana en ese entonces atravesó por terribles situaciones, su matrimonio estaba acabando y su hijo estaba hospitalizado, víctima de una enfermedad hematológica progresivamente degenerativa.

Roxana se perdía en los interiores de su hogar, pensativa, buscaba calmar los demonios de su mente pasando horas viendo la televisión mientras que a su espalda su vida se desmoronaba. Le preocupaba quedarse sola, su marido estaba ya al borde de abandonarla por completo pero no lo había hecho, por su hijo enfermo. Cada segundo que pasaba, transitaba más a una depresión crónica.

Un día estaba en el supermercado con las ganas por los suelos, hasta que vio a la distancia a una persona particular. Portaba el mismo vestido vinotinto que ella y su cabello era rojo y ondulado, igual que el de ella. La persona estaba de espaldas pero ella no dejaba de verla con curiosidad, se acercó despacio hasta estar detrás de una torre de alimentos enlatados, hasta que, aquella persona que veía tan fijamente dio media vuelta dejando contemplar su rostro. Roxana impresionada no sabía que pensar, puesto que, aquella mujer que atrapó su curiosidad era ella misma pero más feliz y vivaz. Sus ojos avellanas. Sus labios finos. Su nariz fina y llena de pecas. Su tez blanca. Hasta su estatura alta y contextura delgada. Era otra Roxana caminando por el mundo. Con una vida diferente y hasta mejor. Con un marido sonriente y amoroso y dos pequeños sanos y revoltosos.

Se veía que aquella entidad tenía una vida perfecta al contrario que la de Roxana, y tan parecida eran, que hasta la misma vestimenta llevaban ese día. Roxana para prolongar su curiosidad y asombro, decidió seguirlos luego de salir del supermercado. En el camino varias preguntas insólitas brotaban de su mente: ¿Una hermana gemela que jamás conoció quizás? ¿Estaba bien ella de la vista? ¿Será que su situación y los recientes episodios trágicos de su vida le habían hecho perder el sentido común por completo? Ella solo pensaba pero a ninguna conclusión llegaba.

Finalmente su persecución la condujo al hogar donde su doble se desenvolvía. En un suburbio más apartado de la ciudad, en una casa mucho más grande y pintoresca que la fea barraca hipotecada en la que ella vivía. Con un auto más grande y último modelo mucho mejor que la espantosa chatarra que ella conducía. Con dos niños preciosos y animados, deben ser hasta excelentes en la escuela —Pensaba— y sin ninguna anormalidad en su organismo. Roxana siempre quiso tener dos hijos, pero no los tuvo por su marido quien solo quería tener uno. Y esa es otra cosa, el esposo de su doble, guapo y caballeroso, con un empleo excelente, no como la bestia con la que quedó condenada y con la que pronto se divorciaría.

Al ver aquella vida tan perfecta, tan fantástica, Roxana vio la suya como una completa bazofia y sintió demasiada envidia, no podía entender cómo era posible que una persona tan parecida a ella tuviera una realidad tan paradisíaca. Volvió a su casa esa noche después de analizar lo sucedido. Descongeló algo de comida para ella sola, ya que su marido ya no vivía con ella. Se sentó frente al televisor y luego de varias horas se quedó dormida.

Esa noche quedó dormitada bajo la fantasía de vivir la vida de su doble, en esa perfecta casa, con su bella familia e hijos preciosos. Se abrazaba con sus brazos, cautivada por esas imágenes quiméricas, y sonreía degustando cada momento de ese placentero sopor. Pero luego despertó de impacto, sacudida por la realidad que albergaba su desbaratada vida, y lloró de rabia agitando los brazos y cerrando los puños con fuerza.

Dentro de su mente, los muros de la razón se derrumbaban y los ejércitos de la obsesión conquistaban temerarios castillos de su mente, y poco a poco, Roxana cayó en una enajenación extenuante, que solo podía ser apaciguada por la satisfacción. Así que, al estar su mente controlada por el trastorno, decidió idear un plan maligno para darle un giro a su vida.

Una noche decidió ir hacia la casa de su gemela perfecta, llevándose consigo materiales para su plan. Se escabulló por la puerta trasera de aquel hogar con poca seguridad, puesto que se trataba de una zona con poco índice de criminalidad. La noche ya era joven casi cruzando al territorio de la madrugada. Roxana vio a su doble de espaldas en la sala planchando un vestido y entró por la cocina sin ninguna dificultad. Tomó un hilo de alambre y lo estiró con fuerza, y le llegó por detrás con un movimiento rápido y comenzó a ahorcarla. Su víctima se resistió naturalmente, y Roxana apretó con tanta fuerza sin desistir una sola vez, hasta que la pobre mujer feneció finalmente.

Roxana, arrebatada por la locura, se movió rápidamente para tomar el lugar de aquella mujer idéntica a ella, pero antes de continuar, la observó de nuevo, y su rostro se dibujó con un horror paralizante, que las palabras de la demente Roxana se volvieron cenizas en su garganta. A medida que la miraba, aquella mujer muerta dejaba de parecerse a ella. Su cabello rojizo y ondulado se volvió lacio y castaño. Sus ojos ya no eran de color avellana sino cafés. La forma de su nariz era un poco más ancha y sus labios carnosos. Su tamaño era ahora promedio y su contextura delgada desapareció, presentando un cuerpo un poco más regordete. Había asesinado a una mujer con una vida perfecta, la cual, en realidad, no era su doble.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

Mitología de las palabras – Anfitrión

Fuente

Según el diccionario de la RAE, la palabra anfitrión proviene de la mitología griega. Anfitrión, rey de Tirinto. En nuestra lengua castellana, esta palabra posee dos significados:

1. Persona o entidad que recibe en su país o en su sede habitual a invitados o visitantes.

2. Persona que tiene invitados a su mesa o a su casa.

Etimología

Imagen de mi autoría hecha con paint

Anfitrión, del griego: Ἀμφιτρύων (Anphitryon) está compuesto por la preposición Ἀμφι (amphi= de uno al otro lado, como anfibio o anfíbol) y el verbo τρύων (Tryo= desgastar por frotamiento, consumir, girar, taladrar) una interpretación particular sería: “Agotador”, aquél que cansa a su enemigo en la batalla.

Como podemos observar, la palabra originaria de raíz indoeuropea, no tiene el mismo significado a la definición en nuestro idioma español, puesto que, esta se interpretaría como: “Ir de un lado a otro hasta sentirse agotado”. En cambio, en el mito, es donde encontraremos el porqué de su significado.

Mitología

Anfitrión fue el rey de Tirinto, quien estaba casado con Alcmena. Anfitrión había partido a la guerra contra los teléboas mientras su mujer se quedó en Tirinto a esperar por su regreso. Zeus, enamorado de Alcmena, tomó la forma de Anfitrión y se escabulló en el lecho real donde Alcmena dormía plácidamente, y la hizo suya en una noche prolongada de pasión. A la mañana siguiente, Zeus abandonó el lugar sin que ningún mortal se diera cuenta, dejando a Alcmena dormida sobre su cama. Ese mismo día, Anfitrión había llegado agotado de la guerra, y fue hacia a su lecho por los brazos de su mujer. Al estar sobre ella sintió que aún estaba cálida, y se percató de que había estado con alguien más, a lo que Alcmena había contestado que sí, que fue con él con quien había estado la noche anterior. Anfitrión se sintió traicionado y burlado por su esposa, y encendido por la ira la persiguió para matarla. Alcmena, huyendo de su encolerizado marido, se subió a un torreón, y Anfitrión, con la ayuda de su asistente Sosias, colocó una pila de troncos al pie del torreón, y lo encendieron para quemarla viva. Zeus, observando el suceso intervino, y mandó a dos nubes para que llovieran sobre las llamas y así salvar la vida de Alcmena. Luego de esto, se presentó ante Anfitrión contándole toda la verdad, de que había sido él, el padre de los dioses, quien había tomado a su esposa en una noche de pasión, arrebatando la inocencia de ésta. Anfitrión, sintiéndose honrado, de que el dios supremo había tomado a su esposa, le manifestó con placer el haber compartido su casa y su mujer con él, y que podía entrar y tomarla las veces que él quisiera. Es por esta razón, que se les llama anfitriones a aquellos que abren su casa a las personas y los atienden como invitados.

De la unión de Alcmena y Zeus, nació Heracles, mejor conocido como Hércules.

Ilustraciones del mito

Alcmena apelando a Zeus contra Amfitrión (aquí Antenor), sobre un altar en el que Alcmena, con un gesto de súplica, ha buscado refugio. Ante ella está Antenor, sin barba, con pilos y túnica corta , con antorchas encendidas. Detrás dos figuras, personificación de las nubes, vierten agua de una hydria para extinguir las llamas. Ánfora ática de figuras rojas-360 a.C-Pintor del Louvre. M. Británico.

Otra ilustración sobre el mito encontrada en una cerámica ática de barniz negro del siglo IV a.C. Alcmena aparece encaramada en lo alto. Al pie aparece Anfitrión y su criado intentando encender una gran pila de troncos. En el cielo a la izquierda se ve a Zeus que ha aparecido, y las nubes, representadas con forma de mujeres con cántaros con agua, que derraman sobre la pila.

Anfitrión comprueba que es Heracles quien no es hijo suyo al verle matar a las serpientes. Fresco de la Casa de los Vettii (Pompeya). Una ilustración más allá del mito sobre el origen de la palabra.

Anfitrión y Alcmena ven a Heracles matar a las serpientes. Ilustración de Robinet Testard (fl. 1470 – 1531) para la edición de Cognac del s. XVI de la obra Histoires de Troyes, publicada por primera vez por Raoul Lefèvre en el s. XV.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

Elaica X. Zaharán, la osada

Ilustración

Elaica es una serie de relatos que se relacionan entre sí porque se desenvuelven en esta mítica y fantástica tierra. Cada relato es una historia distinta y a veces, una continuación.

Relatos anteriores:

I. El comienzo
II. Atalayas de la guerra
III. Tristán
IV. De los primeros Antiguos
V. De sus talentos y características
VI. El sol y la luna
VII. Los Primigenios
VIII. Las ocho tribus
IX. La construcción de Elam

Obras literarias originales realizadas por mí.

ZAHARÁN, LA OSADA

 
A medida que culminaba la construcción de Elam, la primera tribu dirigida por Caldior y Arthac, se separó del resto de las tribus y fueron hacia el norte. Llegaron a los valles fríos de colinas onduladas y verdosas, donde las neblinas y el gélido aire se mezclaban y las nubes se aglomeraban para ocultar al sol. Las planicies estaban rodeadas de montañas y rocas blancas que decoraban naturalmente haciendo más exaltante la belleza del lugar. Los de la primera tribu vislumbraron desde el horizonte el maravilloso paisaje y decidieron establecer allí su hogar.

Estos hombres y mujeres de la primera tribu se caracterizaban por ser orgullosos e imponentes al hablar, y detentaba coraje, ese que caracteriza a los gobernantes, ese elemento esencial que es tan necesario para dirigir. Caldior y Arthac poseían estas características, también sus hijos y los hijos de sus hijos, de hecho, toda su estirpe poseía aquella marca sustancial para reinar, y este don, lo emplearon en distintas partes de Elaica, empezando por la majestuosa y gloriosa ciudad de Elam, cuna de toda la humanidad.

Al principio, los de la primera tribu ayudaron con la construcción de Elam, pero un poco antes de su culminación hubo una reunión para decidir quién gobernaría tan maravillosa y vasta ciudad. Las tribus decidieron por medio de votación, de que quien merecía gobernar Elam, sería Luxor y su mujer Aivy, porque fueron ellos los que expusieron la idea y tramitaron los planos para su construcción. Tal noticia, no alegró mucho a los líderes de la Arthac y Caldior; por lo tanto, cayeron en disputa con el resto de los líderes y huyeron al norte buscando un lugar propio.

Zaharán, que en lengua común significa; «Joya del Valle», fue la ciudad que se construyó en aquél lugar, gobernada por Arthac y su dinastía. Los de la primera tribu eran ya expertos en construcción y arquitectura gracias a todos los conocimientos empíricos que adquirieron elaborando las casa, edificios y muros de Elam. La ciudad fue construida rodeada de torres de marfil, donde los nobles residían para observar todo su territorio. Las casas y las murallas fueron hechas con las rocas albinas del Valle, destacando por ser refulgentes emanando un blanco impoluto.

Había torres vigías no solo rodeando Zaharán, sino que estaban proliferadas en distintas zonas del Valle, guardias azules, arqueros y lanceros, se mantenían en vigilia las veinticuatro horas del día para avistar cualquier anomalía. Los límites de salida de aquella zona estaban rodeados por empinadas montañas, que protegían la entrada hacia la región, dichos límites eran resguardados por fortalezas llenas de soldados listos para enfrentar a los malignos ejércitos de Ururthur. Zaharán no solo estaba conformada por su ciudad principal, sino también, por numerosos castillos, palacios y aldeas en custodia por los ejércitos de poderosos señores.

Aquella tierra poco a poco se fortalecía bajo la mano de Arthac, pero Caldior, quien fue líder de la primera tribu de hombres también, quería su propio señorío. Parte de sus seguidores no estaban de acuerdo de que él solo estuviera como segundo al mando, y lo convencieron de construir otra ciudad, donde él estuviese establecido como soberano. Sin embargo, con todo y aquello, Caldior no quería estar en disputa con su mejor amigo, así que llegaron a un acuerdo y éste consiguió su autonomía.

Y fue así, que se construyó la ciudad de Hebrán; Lanza de las montañas, al Este de todo el frio valle. Pero esta ciudad no tenía mucha importancia, puesto que estaba muy oculta en las montañas, y su señor, y sus sucesores, no tuvieron mucha participación en las decisiones más importantes de Elaica. Se limitaban simplemente al valle y sus asuntos.

Las características geológicas del Valle de Zaharán, eran bastante particulares, puesto que era la única región en toda Elaica con esa clase de acumulación de montañas y valles extensos, unos tras otros. Esto se debía a que aquel territorio fue un experimento de los Antiguos de la tierra y el viento para probar sus talentos. Las montañas y las nubes, y hasta el frío nebuloso que se deslizaba desde las cúspides hasta los suelos bajos era obra de ellos, y al culminarlo todo, les gustó tanto lo que habían formado que decidieron dejarlo tal y como estaba.

A pesar de todo esto, el Valle de Zaharán no era un sitio al que los Antiguos de la tierra y el viento solían frecuentar. Rara vez sus titánicos cuerpos hacían presencia en aquel lugar, lo cual, para muchos, el motivo era bastante llamativo.

Desde el principio, los señores de Zaharán desarrollaron aquella cualidad nata por la que siempre los ovacionaron. Después de establecida la relación entre Elam y Zaharán, los señores del Valle comenzaban a tener voz en el consejo principal sobre las legislaciones y jurisdicciones en Elaica. Comenzaron como poderosos cortesanos y consejeros, hasta llegaron al grado de guardianes del trono real. Los descendientes de Arthac eran los más ávidos en las palabras y audaces para la mentira. Empleando argumentos embusteros lograron que su noble raza llegase a gobernar en el trono de Elam. Muchos de los nobles chocaban en disputa con ellos y comenzaron a mover sus linajes y señoríos fuera de Elam, lejos de las lenguas viperinas de los osados señores de Zaharán. Es por esto, y por muchas otras razones, que la tierra del Valle fue apodada «Valle de Serpientes», porque para la gente común, las lenguas de estos señores albergaban un fuerte veneno.

Sin embargo, los señores de Zaharán no eran gobernantes tiranos, al contrario, bajo sus poderíos Elaica conoció la prosperidad, y se estableció el comercio y las relaciones sociales en diferentes regiones. De Zaharán o «Valle de Serpientes» surgieron los mejores reyes, terratenientes, capitanes de ejércitos y eruditos catedráticos de las distintas ramas del conocimiento. A pesar de aquella ambivalencia de necesidad y desprecio, Elaica avanzó progresivamente muchos siglos gracias a la audacia, sabiduría y sagacidad de los nobles del norte.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

El Zángano VI

Ilustración

El zángano es una serie de relatos basados en la mítica leyenda urbana del Estado de Mérida, Venezuela, sobre un brujo que absorbe la vitalidad de sus víctimas hasta arrastrarlas al umbral de la muerte.

Relatos anteriores:

I. Judith
II. Judith (continuación)
III. María
IV. Alicia
Alicia (continuación)

Obras originales realizadas por mí.

MATILDA

 
Desde hace varios días mi boca se llena de abominación al mencionar a mi prima Matilda. Una persona que en antaño quise mucho, con quien compartí los mejores momentos de mi niñez, pero ahora, esos recuerdos son una laguna de reflejos borrosos, influenciados por un horror, una pesadilla que alimenta mis sopores nocturnos con diabólicas fantasías de almas en desgracia. Pienso en Matilda y mi cuerpo tiembla por el escalofrío que me provoca, convirtiéndome en una criatura endeble con solo pensar en su perversa imagen.

Matilda y yo nos criamos juntos en la casa de nuestra tutora materna, aquella mujer no tenía ningún parentesco con nosotros, era solo nuestra madre de crianza contratada por nuestra familia. Venimos de una raza acaudalada de visionarios, cofundadores del comercio y de todo el estilo de vida de San Jaén. Nuestra casa se encontraba en la urbanización más aislada, construida para las personas más pudientes de la ciudad. Al norte de dicha urbanización, en la calle 7ª de Los Jazmines, cerca de la avenida principal que da hacia al centro, llegando a la entrada norte a solo dos casas, fue donde desarrollé gran parte de mi vida.

Había perdido a mis padres a corta edad, al igual que Matilda perdió a los suyos. Una terrible enfermedad nos apartó de ellos, derivada de la gripe porcina. Un patógeno que atacaba el sistema neuronal, que destruía todas las células nerviosas hasta dejar a su anfitrión en completa vigilia temporal, para luego dejarlo sucumbir en la muerte. Solo la mitad de la población poseía inmunidad y la otra que estaba expuesta, fue salvada por una vacuna. Mis padres y los de Matilda lamentablemente no corrieron con aquella suerte.

A causa de tal tragedia mi prima y yo quedamos solos, y ante tal soledad nos volvimos hermanos, inseparables criaturas que jugueteaban por los pasillos de la casa, o por los floreados jardines exteriores y calles de asfalto. Teníamos la misma edad cuando nos quedamos huérfanos, o eso pensaba, al ver los espantosos sucesos recientes, quedé varado en una realidad alterna donde todo es un objetivismo incierto.

Al cumplir los doce años otra tragedia cayó como una tempestad destructora. Quedé invalidado de mis piernas al correr por la avenida principal sin ningún cuidado, arrollado por un automóvil conducido por un conductor incauto. Los médicos dijeron que no había solución a mi estado y que quedaría parapléjico por el resto de mi vida, lo que me arrojó a la más oscura depresión. Matilda, ante mi desgracia, se quedó a mi lado y me brindó todo el apoyo de su amor fraternal, y yo sentía como poco a poco mis ganas de continuar se devolvían, pero, aquella alegría no duró instalada en mi pecho.

Con el pasar de los años, Matilda se aislaba cada vez más de mí. Ya no la veía como a una hermana, sino como una indiferente compañera de hogar, ya no veía nuestro lazo grueso de cofradía, sino al aura de un ser abstracto y familiar. Ya no escuchaba su alegría y ocurrencia, sino los pasos de una sombra materializada, que alguna vez, perteneció a la persona que más amé.

De nuevo quedé apartado en la soledad, y con tristeza, recorría los rincones y habitaciones de aquella casa, deambulando sobre mi silla de ruedas como un errante fantasma, guiado por ilusiones reminiscentes de una vida que se terminó. Ocupaba mi tiempo en estudios e intereses intrínsecos que dominaban mi ser, entre ellos, estaba el de observar las actividades de mi prima, por la cual, yo aún sentía un ardiente afecto.

Matilda era una adolescente con un nivel de cultura muy poco común en una chica de su edad. Su interés literario se enfocaba en los trabajos más rigurosos de los pensadores más destacados de lo intangible. Pasaba horas leyendo en su habitación sobre los ensayos ontológicos de Locke, Leibniz y Schelling, su comprensión sobre el hombre y su propósito en el mundo, pasando por los trabajos empíricos de Voltaire y Kant, llegando así, a las tesis dialécticas sobre el espíritu de Hegel. Una vez comprendida esa masa de información cognitiva, comenzó a estudiar la relación entre la «Inmanencia» y la «Trascendencia» de Deleuze y Jullien. Tal parecía, que Matilda intentaba llegar a la salida de lo palpable a través de la filosofía, para así poder encontrar la llave y atravesar el umbral hacia mundos inhóspitos e intocables.

Todo aquel vasto conocimiento lo dominaba magistralmente, convirtiéndose en la persona más retirada y culta de la casa. Yo la observaba en su habitación a través de su puerta entre abierta. Muchas veces me preguntaba si ella notaba mi presencia, si estaba consciente de que yo pasaba horas observándola mientras leía aquellos libros tan complejos. Ni siquiera pude atisbar ninguna reacción de parte de ella al escuchar un chillido o graznido emitido por las ruedas de mi silla, me sentía ante ella repudiado y era algo que bastante me dolía.

Pasaron los años y las cosas seguían igual, imperaba la misma indiferencia en la casa que por mucho tiempo llamé hogar. Matilda y yo llegamos a la adultez siguiendo el mismo patrón cotidiano de siempre. Ella leía, apartada del resto de los seres humanos, y yo la observaba. Solo un cambio aparentemente sin importancia que se produjo en todo aquel transcurso de tiempo.

El interés sapiencial de Matilda comenzaba a explorar una cultura cada vez más insólita. Palabras como esoterismo, brujería, demonología, ocultismo, espiritismo, entre otras; comenzaron a arraigarse en su vocabulario. Empezaba a manejar un extraño pero extenso lenguaje cabalístico difícil de definir con mis propias palabras. Aquella terrorífica particularidad, comenzaba a acecharme con espanto, a tal punto, que me alejaba por completo de mi demente prima y su nuevo ambiente de maldad, evocando a seres alternos de alas extensas que sorben la vida.

El día de inicio de las angustias comenzó, cuando apareció aquella criatura de ojos vacíos, lucidos en ese rostro cadavérico de ave. Con forma de hombre y de buitre a la vez. Con manos largas y nudosas haciendo alusión a garras de rapiña. Con vestimenta de plumajes largos y ofuscados de suciedad. Parásito devastador, engendrador de ruina. Todo comenzó desde aquél fatídico día. Jamás podré perdonar a Matilda por el mal que liberó sobre nuestras cabezas.

 

Continuará…

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

¿Fanáticos renegados o fanáticos verdaderos?

Fuente

La serie de televisión “Juego de Tronos” se ha convertido en la base de toda disputa en las redes sociales, tanto las personas que la ven, (como las que no la ven, supuestamente) atiborran en los distintos portales webs temas distintos referentes a esta hipnotizante cadena. La discordia comienza cuando surgen los estados de personas que dicen que “no han visto” la serie o les “aburre” para que otros usuarios, fans normales de la serie, la comenten:

“—Yo no veo Juego de Tronos. —Esa serie es muy aburrida. —Hay cosas mejores en la televisión. —“

Estas y otras más son las palabras de las personas que “reniegan” de la serie.

Esta actitud puede definirse como: “Efecto de identificación”, puesto que sabemos que si hablas mucho de una serie, significa que la has visto una que otra vez plasmando tus críticas. El efecto comienza cuando el espectador, simpatiza con uno o más personajes, y cuando estos desaparecen cambia el estímulo y la persona comienza a generar un recelo de fanático con cada temporada que pasa.

Esto es lo que define tal efecto, un aspecto psicológico que podemos observar, es que cuando la persona dice que no quiere ver más la serie, es cuando más extiende su resentimiento viéndola nuevamente alimentando su fanatismo bajo una posición contraria. Se hacen análisis por parte de las mismas personas, desenvolviéndose en el mismo ciclo como “fans errantes” o demasiado fanáticos como para decir cosas positivas de la serie.

Muchos han escapado con los libros donde la versión original, contiene una historia distinta, sin embargo, vuelve el mismo problema. Veamos cómo culminará todo en su capítulo final y cuál será la reacción de sus fans.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

My entry to the micro-fiction contest organized by @jayna – time

Source

The story to present is my participation in the weekly contest organized by @jayna. If you wish to participate, the rules can be found here. To my readers, thank you.

Father Time

The lines are condensed grouped as sisters, to then expand into the territories of the finite. I control these lines and maintain order in everything tangible, preserving the balance between order and chaos. My origin dates back to the days when the Titans ruled the earth, and their king, father of the gods, dominated the terrain of heaven and hell at will. When this lord was overthrown by his firstborn son, Heavenly Father, I emerged from the bowels of that dead tyrant, and with the dust of his body mine was created and I saw creation for the first time.

The King of the gods took me as his servant and instructed me to maintain the serenity between the beginning and the end. I control the seas of the minutes, I decide the end of the mortals and I observe the course in the timeline. I keep the mundane creatures in their cycle, if any of them escapes, it is my responsibility to return them to the plan of their predestination. I observe and work the flow of life, its development and unfoldment, and I give it a proper end embellishing its last seconds until the sunset of its death.

I am the entity of everything that happened, happens and will happen. I am the guardian of the finite, the seconds, minutes and hours. I am Father Time, sapient of destiny.

I am an Omega member (Ω) in the project @templo, a healing project that aims to support quality content in steemit.

I belong to @talentclub the largest community of the best talents in the entire blockchain STEEM, participate in its various activities and join us.