Coronado [Prosa Poética]

Los cánticos anuncian el ascenso del virtuoso. El honorable se eleva hacia las constelaciones brillantes donde abunda el reposo. Millones de estrellas se movilizan en espirales contiguas y deslumbrantes; haciendo alusión a las luminosidades despampanantes de las gemas. Un cazador; Orión, viaja hacia las gargantas más recónditas del infinito, trayendo de esas peligrosas penumbras los manjares de toda una vida llena de albures. Los soles más brillantes anuncian la llegada del querido, el adorado que por ser eminencia noble merece ser acreedor de las joyas más preciadas del universo. El dragón ruge desde las órbitas celestes, exhalando alaridos que anuncian la esperada llegada de un nuevo triunfo.

Un acertijo, ideado por un búho astral y mágico, exprime con severidad hasta las mentes más astutas y perspicaces. La espectral criatura bate sus alas liberando el sufrimiento que alberga una vida perturbada y estremecida. El búho viaja hacia los soles más colosales que reposan en las cumbres espaciales, para poder anunciar la llegada de un nuevo rey, elegido de entre los visires. El dragón se mueve con rapidez ondeándose entre las nebulosas plagadas de escarcha lúcida, para ser primigenio en el comité de bienvenida. Las estrellas lloran y bailan de felicidad, reciben ansiosas al merecedor de la gloria celestial, quien aterriza en el puerto cósmico donde todos los reyes perecidos dormitan.

Ilustración

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

¿Quién sabe de los deseos…? [Poema]

¿Quién sabe de los deseos
más el hombre que los profirió?
Quizás en un arranque de demencia,
inerte quedó en tal latencia,
a la oscuridad invocó.
Se llevaron los alaridos insanos,
de niños que lloran desconsolados,
de madres frías y sin sentimientos,
con ojos oscuros e inermes.
Una fuerza empujó al hombre
a implorar a la villanía,
que circunde por los parajes de la inocencia,
a irrumpir la belleza, la beldad,
con toda la ímpetu de su maldad.

Ilustración

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

El asesino sonámbulo [Prosa poética]

Una tormenta vespertina atrajo las voces más roñosas del ayer. Los horizontes iluminaban el camino de un hombre, quien llevaba consigo el secreto más grande de su eufórica vida. No tuve otra opción que darle cobijo en mi ermitaña casa, rodeada por un bosque frío y penumbroso.

Me habló de historias hirientes sobre su familia, mientras compartíamos un néctar caliente de miel y agua. Me contó que su pérdida fue más grande que todas las regiones juntas que cruzó con sus maltratados pies. El cielo compadecía su locura; una agonía picoteada por las arpías verdugo, satisfechas por su decadencia.

Su relato parecía ser una excusa, o más bien, una especie de justificación por lo sucedido. Eventualmente el hombre sufría de trastornos que le provocaban delirios hilarantes, recorría ambientes desdeñados e insólitos proliferados de rostros blancos y tenues.

Cada vez que caía en un sueño, emergía de una laguna negra llena de almas aciagas que desesperadamente anhelaban un corpúsculo de su calma. Luego de haber transitado de tan degradante ambiente, se encontraba en un instante en una pradera sombría y espectral, rodeado de temores y tortuosos gritos que parecían provenir de las profundidades de la tierra.

El pobre hombre no sabía que pensar en aquel momento, me dijo que creía estar enfermo. Sin embargo, su idea fue descartada al culminar con un análisis riguroso sobre lo que le que acontecía. Su esposa, en aquel entonces, lo detenía en muchos de sus violentos e inusuales episodios de sonambulismo. Por poco no contaba seguir con vida, ya que los espantosos esbirros del tormento que lo atiborraban apretujaban su memoria con más y más desdén.

Esa misma noche, bajo las nubes furiosas de la tempestad y la ventisca de agua que golpeaba con fuerza la ventana de mi cocina, me confesó su terrible crimen. Sus hijos fueron los primeros en pagar, y de la forma más cruel perecieron. Su esposa fue la última y esta vez, no pudo prever el final que por varios días la perseguía.

El asesino sonámbulo despertó de su trance y pasmado casi a desfallecer, vio lo que había hecho y huyó de su casa.

Desde entonces recorre las regiones de este país gastando todos sus objetos suntuosos, pagando como un indigente despreciable su horrible pecado. A la mañana siguiente, el hombre partió, hacia el horizonte donde el alba emergía, terminando su último viaje hacia su cruzada final.

Ilustración

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Elaica XXXIX. Los Terentes

Ilustración

Elaica es una serie de relatos que se relacionan entre sí porque se desenvuelven en esta mítica y fantástica tierra. Cada relato es una historia distinta y a veces, una continuación.

Relatos anteriores:

Obras literarias originales realizadas por mí.

Los Terentes

 
Entre las antiguas montañas Cracias, cerca de la sabia ciudad de Calirio; una de las ciudades más importantes del continente del Oeste, existe un estanque de aguas misteriosas y mágicas que solo pueden ser manipuladas por siete sabios Antiguos.

Los Terentes fueron de los tantos Antiguos de las aguas que no regresaron a Unsi cuando la profecía lo demandó, puesto que su más preciado tesoro; el estanque de Alia, corría peligro bajo las manos del peligroso rey Sadgón; el loco, aquel que sucumbió en la demencia parafraseada por las voces de Ururthur; la región de las bestias y los demonios.

Cuentan las leyendas de los ciudadanos de Calirio, y de los pueblos subyacentes, que los fantásticos Terentes se reunían en aquel estanque misterioso y recóndito en la parte más profunda de las montañas; dicho depósito de agua era difícil de conseguir, ningún lo ha vuelto a ver hombre salvo los primeros habitantes de Calirio, los que construyeron la ciudad gracias a las indicaciones de estos sabios Antiguos.

Se dice también que los Terentes eran siete; cada uno con su habilidad particular para predecir el futuro a través de las aguas del estanque. Entre adversidades y desdichas, entre felicidades y glorias, entre victorias y pérdidas; aquello que era considerado lo más sublime emergía de las aguas para contar su historia.

También se cuenta desde las voces circundantes, sobre la forma que adoptaron estos misteriosos Antiguos. Los Terentes tomaron la forma de la sabiduría, así que adoptaron el aspecto de ancianos; tenían los ojos profundos y casi imperceptibles, sus cuerpos cubiertos por las aguas de los pequeños depósitos acuáticos que proliferaban toda la región Sadmente, y sus barbas eran muy largas y chorreantes, parecidas a una cascada. Medían más de veinte metros de altura y estar frente a ellos, para un humano, era tan increíble como paralizante.

El primero en aparecer en la reunión era Daisus; el que predice las victorias, se podría decir que este es el Terente más importante de todos, puesto que las predicciones en el estanque de Alia no se realizaban a menos que él estuviese presente. Era de personalidad tranquila y cordial, casi inalterable.

A diferencia de su compañero, Beifos, el que predice las desgracias; no era alguien muy afable. Sus aptitudes tenían que ver más que todo con la ansiedad y la paranoia, ya que sus ojos veían lo peor en el corazón de los hombres y por esa razón, mantenía su distancia con ellos.

Levon, el que predice las satisfacciones; era más o menos parecido a Daisus, pero con la diferencia de que no era un ser muy tranquilo. Se la pasaba viajando por las aguas que recorren toda Elaica, buscando, investigando y divirtiéndose lo más que podía con otros Antiguos.

De los Terentes más sombríos y menos tratables se encontraba Banon, el que predice las traiciones; era un Antiguo frío, tosco y bastante severo al hablar. No confiaba en nadie, salvo en sus compañeros y residía en un lago subterráneo bajo las montañas Cracias al que era imposible llegar.

Su contrario en este conteo era Salinor, el que predice las glorias; era amigo de todas las criaturas en Elaica, incluso del hombre, de hecho, fue él quien convenció a los otros Terentes de ayudar a los miembros de la quinta y sexta tribu para lograr su destino de construir la imponente ciudad de Calirio.

Junto a él se encontraba Diforio, el que predice las verdades; su lengua no tenía tacto al hablar, podía ser tan crudo como la muerte misma y parecía no tener sentimiento alguno. Dentro de su mente sabía el secreto de la más espantosa verdad, pero nunca la reveló a nadie, ni siquiera a sus compañeros.

Y por último, entre los sabios y Antiguos Terentes, se encontraba en el grupo Alión, el que predice las mentiras; un ser un poco soberbio, pero a la vez prudente. Para él la confianza es solo un elemento ficticio hasta que se demuestre lo contrario. De todos los Terentes, él es el más prejuicioso; y al hablar, juzgaba a todo aquel que estuviese en su presencia.

Estos eran los siete Terentes que se reunían cada mes entre las montañas Cracias, en el estanque de Alia para predecir el futuro de Elaica. Los grandes secretos eran guardados por ellos, pero los pequeños si eran revelados a aquellos que lograban encontrarlos justo en su reunión. Pasarán los eones en Elaica y ellos seguirán allí, porque el futuro es su adicción y mientras el estanque de Alia exista en este mundo, ellos no partirán de nuevo a las estrellas.

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

El Zángano XXV. Patricia

Ilustración

El zángano es una serie de relatos basados en la mítica leyenda urbana del Estado de Mérida, Venezuela, sobre un brujo que absorbe la vitalidad de sus víctimas hasta arrastrarlas al umbral de la muerte.

Relatos anteriores:

Obras originales realizadas por mí

Patricia

 
Fue justo aquí al lado, en una zona muy concurrida que pasó. Mi esposa y yo nos enteramos de lo ocurrido al momento de haber visto lo que nos impactó, bueno… es que estábamos muy pendientes de las cosas que hacía. Pensaba que simplemente se encerraba en su dominio para despejar su mente y así liberar un poco la presión que ha estado contenida a causa de su extraña rutina diaria.

Mi esposa y yo no conocíamos muy bien a Patricia, nuestra vecina; era una muchacha bastante introvertida y tímida, sin mencionar que muy extraña también. Todas las tardes se la pasaba en la biblioteca leyendo libros de temáticas esotéricas, que para Lucilda y para mí, eran tópicos diabólicos no dignos para una persona recta.

Pero como he mencionado anteriormente, Patricia no era una persona normal; y su aspecto era aún peor mencionar. Nos mudamos a este vecindario hace cuatro años y desde los primeros días de ya estar instalados, entablamos una buena relación con los vecinos. La madre de Patricia era una señora bastante amable, fue la primera en darnos la bienvenida a este bello sector, sin embargo, pasaron semanas para que Lucilda y yo conociéramos a Patricia, ya que no le gustaba mucho salir de casa, y cuando lo hacía, se la pasaba en la sección más oscura de la biblioteca pública del centro.

Nunca nos propusimos en conocerla mejor o de saludarla cuando nos topábamos con ella en la calle, puesto que tampoco lo hacía; más bien, sentíamos la sensación de que nos eludía como si le hubiésemos provocado el peor de los males posibles.

Tapaba la mitad de su rostro al caminar con su largo, seco y opaco cabello, con la cabeza inclinada un poco y los ojos hacia el suelo. Siempre vestía con harapos grises que no parecían adecuados para una muchacha de su edad. Usaba unos zapatos de cuero negro muy altos y pasados de moda, sosteniendo unos libros con sus brazos y presionándolos contra su pecho. Su piel pálida y adusta se veía muy envejecida, deteriorada y escasa de elementos que provee la luz del sol.

A pesar de ser un muchacha de veintiocho años, parecía tener más de cuarenta; lo cual, te daba una sensación escalofriante, especialmente si te miraba con esos ojos maltratados y faltos de descanso, remarcados con una línea ennegrecida sobre sus parpados llenos como bolsas.

Al momento de hablar, Patricia lo hacía con susurros, agachando la cabeza con los ojos posados hacia abajo como si fuera la peor sabandija de todas. Sus distintas maneras fonéticas de expresión, siempre eran ínfimas, casi imperceptible a los oídos, como si albergaran un misterio; una especie de resonancia parecida a un murmullo.

No cabe duda que cada vez que trato de describir a esa muchacha, mis palabras se cortan llegando a un límite definitivo, puesto que su aberrante y delgada apariencia me parece tan fútil y a la vez tan insólita, que me provoca dejar el tema hasta ahí. Creo que para lograr una descripción adecuada debería convertirme en un maestro de lo absurdo, de lo raro y sobre todo, de lo sombrío.

Muchos creen que fue Patricia la causante de la muerte de su madre, quizás si fue así, pero no intencionalmente. Se decía que la señora Crisálida, madre de la muchacha era sumamente severa con ella, al punto de lastimarla cruelmente tanto física como psicológicamente. La monstruosa criatura huía al cuarto más oscuro de la casa, lejos de los maltratos de su madre, leyendo con una pequeña lumbre sus diabólicos libros que hablaban de invocaciones y rituales satánicos.

El aspecto repugnante y atroz de Patricia y su personalidad no nos provocaba lástima alguna; ni siquiera un corpúsculo de esta. No nos sentíamos malas personas por el simple hecho de no pensar en ella como un ser humano capaz de sentir emociones, era algo diferente, la veíamos como algo inaceptable.

En las madrugadas mi esposa se levantaba alterada, puesto que decía escuchar un estrepitoso, irritante y agudo sonido, como el de alguien afincando y arrastrando sus uñas contra la madera. Decía que era Patricia quien lo hacía, encerrada en la habitación más oscura de su casa, esperando impaciente y desesperada para que llegue “La hora de las brujas”; una hora intermedia entre la noche y el día, donde se dice que los embrujos e invocaciones se hacían más fuertes. Quizás para realizar alguno de los maleficios que desquiciadamente leía apasionadamente, ¿para hacerle algún daño a alguien tal vez? Lo ignorábamos; su vida nos parecía tan inaudita que no sabíamos si tenía enemigos. Posiblemente el sortilegio no era para otra persona, sino para ella misma, ya que era quien lo deseaba.

Continuará…

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

EL viajero de Elaica [Poema]

Más fuerte que un deseo,
más áspero que un llanto,
el arrullo de un astro
culmina con un espanto.

Desde el cielo caen las aguas,
De tempestades inundadas
por la ira de los arcaicos,
que sueñan aun dormidos
por la paz de toda Elaica.

Yo busqué entre fantasías,
por esos valles hermosos,
por colinas y llanuras,
a un hombre deshonrado.

El desdichado me ha hablado
de una vida tan malograda,
me habló de sueños desgajados,
calcinados y destruidos.

Se convirtió en un trovador,
viajando entre localidades,
que aún no han sido agasajadas,
por amenazadoras y horribles huestes.

Ilustración

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Para Beatriz III

El amor es un arma poderosa Beatriz, siempre ha sido tu instrumento. La forma en como hondeas las cosas a tu antojo es bastante particular. Eres única para predecir los desastres, pero ante los movimientos inequívocos no tienes ni idea.

He visto cómo te desprendes; te desmoronas como una montaña trémula consumida desde sus interiores, derruyéndose por complicaciones naturales que la vuelven incapaz de sostenerse.

Te conviertes en una planicie ya sin nada en su superficie, vacía y sin conciencia como una mentira, una ilusión que domina nuestros corazones. Nos engañas y nos seduces, lamiendo nuestras entrañas.

Hoy estuve pensando mucho en tu embrujo, no puedo combatirlo con la razón sino con las mismas armas que usaste. Dichos artefactos no están a mi alcance, ni siquiera sé cómo usarlos ni de qué manera encontrarlos.

Fui afectado por el amor; tú veneno mordaz, pero no tengo idea de cómo usarlo en tu contra. Imagino tu figura intangible frente a mí, y mis brazos sienten la necesidad impulsiva y ansiosa de enredarse con los tuyos.

Con un movimiento de tus manos para oscilar tu cabello puedes hacer trizas mi imaginación. Es necesario apartarte con medicamentos que despejen todos estos pensamientos, manteniéndome en completo sosiego.

He dejado tu vestido favorito allí, en el lado de la cama donde dormías. Siento la necesidad de dejarlo ahí, a veces pienso que serás tú quien lo portará y lo lucirás por toda la casa. A la vista de una persona cuerda parecería que está flotando, pero para mí, siempre te veré hermosa y dichosa.

No veo mis anhelos como un trastorno causado por la nostalgia de mi pena, sino como un barco a mi felicidad, al mundo al que quiero transitar por siempre, sé que la eternidad no sería suficiente para disfrutar de mi realidad placentera.

Estoy perdiendo la batalla contra ti Beatriz, absolutamente todas los sentidos han perdido todas las defensas. Soy como un muerto en vida, conformista de tu imagen difusa y espantosa, pero que deseo tanto con todo el furor de mis ganas.

Voy a transformarme en un espíritu para estar junto a ti ¡Estoy vencido completamente por la ansiedad! No son tan fáciles las emociones cuando están en el cuerpo, ni mucho menos cuando brotan desde el alma.

Ilustración

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Para Beatriz II

En este momento no siento perceptibilidad en mi cuerpo, es como si mis sentidos se encontraran adversos a las emociones que poseen mi cuerpo. Soy como un amante que transita sólo y como un fantasma, buscando de nuevo aunque sea un aliento de tu exhalación.

Deseo fervientemente unir mis labios con los tuyos, apasionadamente y sin reservas causadas por la vergüenza. Lo que más me vuelve loco, es el desasosiego de mis manos, que desean fervientemente sentir la cascada de tus cabellos.

Soy como una sombra que no percibe sonido alguno, ya que ha perdido todo aquello para siempre. El sonido de tu voz era tan preciado para mí, tan exquisito para mis tímpanos, que al no escucharlos entro en un estado de abstinencia.

Un espectro me persigue con las manos levantadas para advertirme, que ese recuerdo malsano de tu imagen solo se manifiesta para torturarme. Es un espanto profeta que predice el futuro, pero solo me habla de las cosas más horribles.

Los sucesos hermosos los he tenido que imaginar, no está en mis deseos generarlos de mala manera. Anhelo con todo mi corazón que esos recuerdos que aparecen en mi mente sean ciertos, y de que tuve un paraíso célico y empíreo contigo.

He de buscarte en mis sueños como a las ninfas de los bosques, a las náyades de los ríos y las sílfides en los valles. He de traerte conmigo aunque la realidad no me lo permita, y sé que algún día, volveremos a estar juntos bajo el manto del desvelo.

Ilustración

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Para Beatriz

El tacto de mi cuerpo tiene su propia entelequia, se estremece en recuerdos provocados por los vestigios que ha dejado tu calor. Mis manos trémulas, perturbadas y llenas de nostalgia, están llenas de furia, de una cólera más turbante que la de una horda, por haberte perdido.

No entienden la razón de mi arrebato, porque sus recuerdos son tan tangibles como una fotografía fantasmal, que aparece de repente para devorar mi suspenso. Mis sentidos son un templo de añoranza por tu entidad. Tus besos dulces de inagotable sabor silvestre han alcanzado su límite.

El aroma de tu cabello es como el pétalo de una flor que se desprende; viaja sin rumbo dirigido por el libertino céfiro hasta las aguas de un arroyo que no se detiene jamás; sus rápidos son como los pensamientos que avanzan con celeridad.

La forma de tus ojos se convirtió en abismos que traspasan un vacío, no para estrellas ni colores que los sustenten puesto que toda luz muere en su interior. Temo que la tristeza me traicione y derrumbe mi imagen hacia a ti, sucumbiéndola en el más horrendo e inalcanzable olvido.

Creo que rápidamente estoy cayendo en esa enfermedad que me exilia a la omisión, ya que ni el calor de tus suaves mejillas puedo recordar, ¡Este es terrible infierno de los execrados! ¡El tormento de Fausto! ¡La prisión de Prometeo! ¡La causa de la muerte de Eco!

Veo tus ojos negros azabaches con cada vez más minuciosidad y siento que pierdo la pintura de tu rostro; se vuelve borroso, difuso, indefinido, y la forma de tu cuerpo se transforma presentando una apariencia cada vez más informe, difícil de interpretar.

Lentamente la evanescencia en tu cuerpo comienza a hacer efecto en ti, dispersándote en el aire como un polvo brillante que generan las estrellas en su inagotable fuga. Una fuerza misteriosa me empuja hacia atrás mientras veo como desapareces, y en ese instante fue que dejé de percibirte.

Un beso gélido se marcó en mi frente, era del mismísimo abandono, olvidé por completo donde estás, ¿Dónde fue que te perdí? ¿Qué ha sido de tu vida desde entonces? Y analizando con dolor todo esto, estoy dudando seriamente de tu requerida existencia.

Ilustración

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Escala de las preocupaciones [Poema]

Hay un evento incrustado,
En las cuencas de mis ojos,
Intento no invocar los enojos,
Que avivan la ira de la tempestad.
Relleno el evento con optimismo,
Haciendo un giro en mi pragmatismo,
Generando teorías para un avance,
Que me tranquilicen inclemente.
Austero voy en este camino,
Que me hace sentir deleznable,
Con las manos privadas al caer.
Inconsciente como si estuviera soñando,
Atrapado en un paraíso quimérico,
Atestado de ilusiones desdeñadas.
Quisiera encontrar un terreno,
Digno del reino de Morfeo,
Para reposar mis preocupaciones,
Mis altivas preocupaciones,
Y convertirlas en decisiones,
Que dirijan mis obligaciones.

Ilustración

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif