El hada y el lobo III

¡Y se escucharon músicas por doquier! ¡Y en los alrededores las criaturas y los animales danzaban! Los coloridos elementos eran alucinantes; se movían de un lado a otro. Había cascadas de auroras que salían de las distintas fisuras de rocas, a un lado de las montañas.

Los animales parafraseaban un leguaje extraño que según los locales, ese era su idioma original, pero, en el mundo de los humanos, es indescifrable puesto que para ellos la ignorancia es una defensa que emplean con naturalidad.

Las pixies circundaban alrededor de la gran fiesta, la cual, era un culto de celebración a la Reina del Ocaso; señora de todas las hadas y pixies y fundadora del país de los nomos. Vibrantes eran los sonidos y los caminos estaban muy bien definidos, no había pérdida entre los laberinticos pasajes y cada dirección, te ofrecía hasta un camino alternativo.

Lila tuvo que entrar sola porque en dicha región, no entraban los licántropos, por ser de naturaleza oscura y temible, y por ser criaturas que van en contra de las leyes de la naturaleza.

Al despedirse de su amigo, prometiéndose ambos que se volverían a encontrar, Lila se encaminó sola al país de los nomos para encontrar a su hermana. Después de cruzar caminos y pasajes definidos llegó al sitio, a la pequeña ciudad sobre la baja colina donde se suponía que su hermana se encontraba recostada a un lado.

Un nudo se le formó en el pecho, porque no la vio, y le preguntó a los nomos de la pequeña ciudad donde se encontraba. Algunos de ellos le respondieron, y le dijeron que ella se había ido al ancho mar, hacia el este, porque una voz de la nada la llamaba.

Fuimos en su búsqueda —Continuaron los nomos—y cuando la encontramos, atestiguamos impresionados como su cuerpo se transformaba. Sus piernas se convirtieron en cola de pez y le salieron aletas. En su espalda y brazos le salieron escamas transparentes y brillantes como el arcoíris, y su cabello adoptó un color verdoso y lleno de algas.

Lila al escuchar aquello sintió aún más preocupación, y luego de recabar los detalles, se encaminó con celeridad a buscar a su hermana, en el ancho mar del este, donde se dice que habitan las criaturas mágicas de los océanos y monstruosos seres del abismo.

Ilustración

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *