La obcecación

El espectro deambula sólo por las ciénagas. Busca el tesoro de su tierra perdida de nunca jamás, lo que más le ha importado y lo que le ata a este mundo. Su alarido es suave y temible, rodeado de un aura purpura y gris.

De sus ojos brota la neblina de sus lamentos, llenando el camino de bruma y ansiedad, con un dolor imperante difícil de controlar. Su rostro consumido y revocado de vida inspira una sensación, no tanto de peligro, sino más bien, de melancolía.

Su fuerza era transmitida y podías percibir todos sus pensamientos, como un aire que escarba hasta las raíces de tu interior. Los mares profundos tiemblan en colosales maremotos; contando la historia de aquella anima sombría. Los sigilos de las polillas son mensajeras de sus pasos, y aparecen en un instante en cándidos lugares.

Durante el día el espectro sigue explorando, las hadas del alba lo siguen con aromas florales. El brillo del rocío matutino se espanta y se evapora con rapidez al verlo, al estar en presencia de su impetuosa obsesión.

El tesoro nunca fue hallado por el espectro y sus sentimientos obsesivos quedaron completamente mutilados, pero no muertos. Fueron encumbrados a volver a aparecer, creciendo nuevamente en demanda de su anhelo.

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *