Sagitarius

Mis lágrimas se desbordan al redactar esta carta, porque estas palabras que plasmo en este papel tratan sobre mi hogar, el único lugar al que quiero volver de todo el universo.

Los océanos de Sagitarius, pareciera que tuvieran voluntad propia. Las aguas cristalinas de verde aguamarina chocaban gallardas a las rocas de arena de las costas. Durante el día, era común verlas acariciando la tierra, pero de noche; pareciera que su perenne estado desapareciera, agitando su superficie y exhalando tormentas.

El alba era gris en las mañanas; y ya al ocultarse nuestro sol, se degradaba lentamente con un intenso color lila, producto de los reflejos estratosféricos que rodean por completo el planeta.

Los valles eran extensos, hermosos e inhabitables para nosotros; puesto que no se podía establecer con firmeza una sociedad rural por las fuertes precipitaciones que perturbaban su hermosura. Era de sorprender que aquellos fenómenos naturales no mancillaran la belleza de aquellos lugares.

El cielo era una ventana de templanza, lleno de nubes coloridas jamás vistas en ningún otro planeta que haya visitado. De noche, estas se despejan para darle paso a las tres enormes lunas alineadas y vigilantes.

El nombre de cada una se debe a un personaje de leyendas, típicos en Sagitarius donde aún, se le da demasiada importancia a los mitos. Sirila, era el nombre de la primera luna que aparecía; nombre de una monarca poderosa, fría y perversa, quien asesinó a su esposo con la intención de quedarse el trono solo para ella.

Laeta, era el nombre de la segunda luna; la cual, representa el apellido de una guerrera lanzada al olvido de nuestros antepasados, por portar el uniforme de un guerrero e intentar pertenecer al ejército siendo solo una mujer.

Brianna, era el nombre de la tercera luna; perteneciente a una mujer sagrada, que con solo el don de la palabra logró ayudar a millones de personas marginadas a ser escuchadas por los grandes aristócratas gobernantes.

¡Ay como extraño esas historias! La nostalgia vestida de melancolía me abraza fuertemente, con el corazón desangrado y los ojos desgastados. Ya ansío el día de volver. Soy parte de un batallón de resistencia que tiene como objetivo liberar a Sagitarius del mal gobierno que la administra.

Tengo el cuerpo encendido y mis manos armadas de libertad. La ansiedad es un estandarte que no voy a soltar jamás, hasta pisar los suelos de mi mundo liberado.

Ilustración

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *