Fantasía perturbada

Yo provengo de un castillo bronceado de torres altas, cilíndricas y puntiagudas. Brillante como el más fino acero mezclado con diamantes y hecho con filamentos dorados y celestes que adornan su superficie.

Mi padre es el rey de este imponente castillo. Transita muy gallardo portando su túnica afelpada de violeta abrillantada. Su corona de marfil pulido rioplatense deslumbra a sus fieles y aristocráticos vasallos, quienes le reverencia al caminar con hojas de plata y oro.

Mi madre, por desgracia a fallecida, mi primer amor eterno en este mundo de decadentes inconscientes. La magia que dominaba este país encantado se ha vuelto cambiante, con presencia siniestra y constantemente transformada a algo que jamás sería.

Para mi entender ha sido la desaparición física de mi madre lo que ha causado tal aberración, puesto que su sola presencia era como una aureola que espantaba a las sombras y traía a la tranquilidad.

Yo no soportaba toda esta farsa montada por mi padre, para abandonar el dolor que le acongojaba, y huía por las noches eludiendo a los guardias de aspecto antropozoomórfico que patrullan por todos los lugares del castillo.

Encontré una abertura que llevaba hacia los pies de mi suntuosa fortaleza; una parte poco vigilada, por la cual, la seguridad era poco precisa. Circulé por un sendero que me llevó a un abrevadero artificial, donde conocí a una náyade hermosa, de cuerpo y cabellos cristalinos y escurridos como el agua.

Mi filiación hacia ella se fomentó rápidamente y un día, elaboré un plan perfecto. Llevé una taza de cristal a mi próximo encuentro con la ninfa, lo suficientemente ancho para ella cupiera. Mientras estaba dopada y distraída, la encerré en dicho frasco y me la llevé al castillo.

Antes de partir, noté que el abrevadero rápidamente se secaba, no sentí remordimiento alguno y seguí adelante. Al llegar a mi habitación, y revisar el contenido del frasco, noté que solo había polvo y mi amada ninfa había muerto.

Una de las criadas del castillo me vio, y sorprendida se alejó inmediatamente, ya que había encontrado mi cuerpo desnudo bañado con aquel polvo y ahogado en alaridos que se escuchaban hasta en las almenas más excluidas.

Ilustración

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *