El retorno del legitimo

La herencia de mi familia ha estado mancillada durante siglos por una fuerza insidiosa y maléfica. Desde el establecimiento de mi raza en esta región lejana, hemos sido motivos de envidias y celos, acompañados de rumores malintencionados que solo buscaban hacernos daño.

Nuestra tierra era fructífera y nunca corrompió a echarse a perder, ya que mis antecesores eran habilidosos agricultores y artesanos. Todo mi linaje derrochó sus talentos en base a la agricultura y a los hermosos regalos que nuestros dominios proveían.

La casa que construyeron fue hecha con la madera de los árboles más fuertes que ellos mismos sembraron, haciéndola con una estructura de dos pisos, seis habitaciones, un sótano y cuatro baños distribuidos en distintas partes.

Los muebles y decoraciones artísticas fueron elaborados por mi tatarabuela, quien fue una gran artista; su imaginación siempre estuvo repleta de paisajes iluminados por colores oníricos e inexistentes.

En nuestros campos crecían los rubros más sanos y regordetes, engrandecidos por el cariño y el amor que mis antepasados le aplicaban. Anteriormente, mi familia era numerosa, no solo establecida en aquella casa de ese rico campo, sino que también se encontraba distribuida en toda esta región rural, y las personas cuando los veían los saludaban y los reconocían con solo escuchar nuestro apellido.

Nuestras manos forjaron belleza por bastante tiempo, hasta que un contratiempo de proporciones colosales quebró el palacio de nuestra gloria, desmoronando poco a poco el trabajo de nuestra familia.

Una amistad que se convirtió en rivalidad letal, provocó el deceso de nuestra satisfacción, arrastrando a mi estirpe hacia las fauces de la decadencia.

Mi abuelo, quien era un hombre muy gallardo, destruyó a una familia teniendo amoríos secretos con la esposa de su mejor amigo, éste lo descubrió todo y ambos se enfrentaron a un duelo mortal, resultando mi abuelo victorioso.

Ese día tuvo secuelas que no descansaron hasta dejarnos en la completa desidia, puesto que uno de los hijos del hombre fallecido prometió venganza y acudió a la magia negra de los antiguos, soltando el más terrible maleficio sobre nosotros.

Lentamente mi familia y sus dominios fueron decayendo, a causa de enfermedades, malos tiempos y una espantosa declinación de la tierra a no producir los hermosos alimentos que en antaño abundaban.

Todo aquél que tuvo conexión con nuestra sangre sufrió las consecuencias de nuestra maldición, dejando a pocos de nosotros, quienes huimos de aquel poder maligno.

Hace poco recibí una carta de un abogado, informándome de que soy el último de mi linaje, y único propietario de aquella casa arruinada, por el descuido y el tiempo.

Decidí volver a aquel deslucido y perverso lugar, manoseado por el horror y la venganza. He de volver a sacarlo adelante y terminar por concluida la desidia, por lo que deberé de arrancar aquella hierba mala desde raíz, espero que Dios esté conmigo en todo momento…

Ilustración

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *