Elaica XXVI. La destrucción de Kreon (II)

Ilustración

Elaica es una serie de relatos que se relacionan entre sí porque se desenvuelven en esta mítica y fantástica tierra. Cada relato es una historia distinta y a veces, una continuación.

Relatos anteriores:

Obras literarias originales realizadas por mí.

La destrucción de Kreon II

 
Las tensiones flotaban en el aire como el oxígeno, todos los presentes no podían disimular la incomodidad que les causaba aquel terrible encuentro. Los altos mandatarios tanto de la ahora perversa ciudad de Elam y los defensores militares de la sitiada ciudad de Kreon conversaban entre ellos para llegar a un acuerdo, mientras que los lugartenientes de ambos bandos miraban la reunión sin efecto.

Kreon se encontraba sumida en un mar de nervios y expectativas que no proferían cosas buenas. Sus habitantes deambulaban por las calles buscando las noticias más horripilantes, lo que hizo que toda la actividad comercial se paralizara. Los niños escurridizos se deslizaban por los escalones de los muros, para ver mejor y más de cerca, la extensión de campamentos militares enemigos que se instaló fuera de la ciudad.

Imbuidos por miedos corrosivos de los que finalmente no pudieron huir, algunas familias se llevaron todas las pertenencias que tenían y salieron de la ciudad discretamente por otras entradas. Esto causaba que más personas quisiesen hacer los mismo, pero no podían, ya que se encontraban arraigadas por la espera de noticias que acontecían afuera.

Tomar la decisión de marcharse de Kreon en ese momento perenne, lleno de horrores, pánicos e inseguridades, resultaba ser una decisión muy apresurada.

Mientras tanto, aquella reunión de protectores y enemigos llegó a un concilio en el que se pensaba que ambas partes parecían estar de acuerdo. Los guerreros oscuros de Elam prometieron ya no atacar la ciudad y dejarla completamente intacta, solo si Kreon y su señor prometían lealtad eterna al rey Sadgón, sumo gobernante y protector de toda Elaica y de proveer a sus ejércitos con recursos necesarios para la reconquista de todo el continente.

Sortir, protector de Kreon aceptó con mala gana, pero su promesa era una mentira, puesto que para su mentalidad oponente, Kreon jamás obedecería aquel tirano que se hace llamar rey de toda Elaica. Casibus, alto mandatario del ejercito negro de Elam, sin saber de las mentiras que Sortir sostenía, permitió que sus ejércitos se retiraran del sitio, pero sin antes dejar espías a su cargo, que le informaran verazmente sobre si aquellas palabras de lealtad de verdad eran reales.

El señor de Kreon, Falcor, hijo del ya fallecido señor Failann, se encontraba dentro de su suntuoso palacio deambulando de un lado a otro en su gran salón con su prometida observándolo a corta distancia. Ambos no pasaban de ser unos adolescentes, Mirianna su prometida, tenía catorce años mientras que Falcor solo tenía trece. Su padre había muerto repentinamente, a causa de una enfermedad degenerativa, y como no había una sucesión competente, le tocó a Falcor tomar el mando de la ciudad inmediatamente.

Ascendió al trono lleno de turbaciones por las cosas nuevas que le esperaban, y ahora había entrado en un momento cumbre que podía significar la caída definitiva de su ciudad.

No había calma que pudiera detener sus trémulos movimientos, y sus emociones parecían a punto de implosionar. Pero fue en ese momento cuando llegaron noticias de Sortir, y ante el rey, expuso su plan para detener a las huestes negras de Elam y así poder librarse de ese mal devastador.

En aquella audiencia, los oídos insidiosos de los espías de Casibus recolectaron toda la información, y con vileza fueron con su líder para comunicarle sobre la traición que Sortir y su señor planean aplicar. A pesar de escuchar sobre semejante novedad, Casibus no devolvió a los ejércitos negros a sitiar la ciudad, los mantuvo quietos pero prevenidos.

En ese momento tan crucial, los espías tenían un trabajo muy importante por realizar. Casibus asignó a más de estos para concretar la ruina absoluta de Kreon, puesto que tenía planeado una hecatombe que comenzaría desde adentro hasta consumir los cimientos.

Continuará…

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *