Andanzas de la conciencia [Relato de ciencia ficción]

¿Alguna vez has soñado que vuelas por los aires y no sientes nada? Lo mismo me pasó ese día, ni la brisa del viento la sentía. Hace años que vengo trabajando en un artefacto que me permite esparcir mi cuerpo, esencia y mente por todo el espacio tangible. A través de ella, pude ver todo lo que me rodeaba sin dolor, era como estar completamente en estado de sueño.

Las partículas de mi ser flotaban por todas partes y yo veía a través de ellas toda cosa movible y física de mi entorno. Se dirigían directo a los muros y los traspasaban, como si no estuvieran allí, luego levitaban hacia los lados fuera de mi laboratorio y pasaban por los pasillos de la estación.

Llegaron enseguida hacia los tres portales de mi lugar de trabajo, pero un grupo de mis partículas no cruzó uno de ellos y se regresó. Las otras si se habían ido hacia fuera, pero luego se quedaron estáticas, inmóviles, como esperando a sus demás compañeras.

Este grupo que se había quedado adentro de las instalaciones comenzaron a explorar toda la zona. Pasaron frente a la oficina de mi querida colega, la doctora en microbiología Elsa Santillana, quien gracias a ella he pudo lograr múltiples experimentos exitosos. Luego recorrieron por enfrente del lugar de trabajo del insistente doctor Olmera, un hombre demasiado obsesionado por su trabajo.

Olmera también me ayudó en muchos ensayos que incluí en mi trabajo. Se destacaba en un área de la ciencia que pocas personas hoy en día trabajan, se trata del entorno dentro de la corteza pre frontal, la cual, según sus estudios, es donde se encuentra la conciencia.

Las investigaciones del doctor Olmera revelan que la conciencia puede abandonar el cuerpo cuando quiera, pero no lo hace, porque algo la detiene ¿qué será?

Todos estos días he estado pegado con mi colega para saber esta causa y gracias a su ayuda, he podido completar mi máquina, aquella que me permite fraccionar mi conciencia, elevarla fuera de mi cuerpo para así poder movilizarse sin ataduras, es como estar dormido y soñar.

Lo único que no soy capaz de controlar es hacia donde me dirijo, solo tengo la habilidad de observar el ambiente donde mis particular se encuentren. No puedo percibir ni olores, ni sonidos, ni ninguna otra sensación, solo mi sentido de la vista se encuentra activo.

Después de tanto explorar de forma fantástica tanto cuanto pude, algo al parecer detuvo la máquina, aún no pude determinar la falla del problema pero este consistió en devolverme a mi cuerpo de manera abrupta. Mi vista comenzó a dar vueltas a gran velocidad hasta que todo se tornó borroso, y desperté dentro de la cabina con fatigas y ganas de vomitar y con calambres en todo mi cuerpo.

He intentado arduamente encontrar la causa de lo último ocurrido, hasta ahora solo pude determinar de que se trató de algo parecido a la muerte.

Ilustración

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *