Mitología de las palabras – Eco

Fuente

El eco es un fenómeno acústico producido cuando una onda se refleja en una superficie y regresa hacia su emisor. Puede referirse tanto a ondas sonoras como a electromagnéticas. El efecto acústico producido por la reflexión del sonido una vez acabada su primera exposición. Podría decirse que este reflejo o reflexión es semejante al que producen las ondas de la luz en los espejos, pero con ondas sonoras o electromagnéticas. Fuente

Etimología

Esta palabra proviene del latín Echo y este a su vez del griego antiguo ἠχώ (Êkhố), en la mitología griega, es el nombre de una oréade (ninfa de la montaña) que amaba su propia voz, pero que fue condenada por la diosa Hera (Juno) a repetir la última palabra de todo cuanto se le dijera.

Mitología

La historia de Eco aparece extendida en la obra del poeta romano Ovidio en su famosa obra Metamorfosis. Eco era una de las ninfas más hermosas de los bosques que poseía el don para la conversación y la palabra. Por tal habilidad le correspondía una función muy especial. Era bien sabido que Júpiter (Zeus) deambulaba mucho por los bosques buscando tener relaciones íntimas con las ninfas. Sin embargo, la diosa Juno, su esposa, dominada por los celos le seguía muy de cerca los pasos. La misión de Eco era de entretener a Juno usando su destreza en el arte de la conversación mientras Júpiter consumaba sus aventuras, pero esta artimaña fue descubierta por Juno, por lo que castigó a Eco limitando el uso de su voz; ya ella no podía emitir palabras por si misma o entablar conversaciones, quedando condenada a solo repetir la última palabra que oyera de otros.

Posteriormente, Eco se enamoró del arrogante adolescente Narciso, y le perseguía por los bosques pero al no tener el uso de la palabra, no se atrevía a acercársele ya que no podía declararle su amor. Un día, Narciso escuchó ruidos en el bosque y se sintió vigilado, entonces gritó exigiendo que su acechador apareciera. Eco repitió sus palabras una y otra vez y tomando esto como una invitación, salió de su escondite y fue directo a los brazos de Narciso. El muchacho creyendo que aquello era una broma rechazó tan duramente a Eco que esta, al sentirse humillada y herida, regresó a la espesura del bosque y en un cueva se consumió de dolor, quedando solo sus huesos convertidos en piedra. Su voz permaneció en el bosque, condenada por Juno a repetir por toda la eternidad las últimas palabras de los demás.

Arte sobre el mito

Fuente

Eco por Alexander Cabanel 1874.

Fuente

Eco y Narciso, Nicolas Poussin, h. 1629-1630, Museo de Louvre.

Fuente

El Eco de Rebecca Matte Bello (1875-1929) Universidad la Concepción, Chile. La estatua original en mármol se encuentra en el Museo de Bellas Artes en Santiago.

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *