El Zángano XV

Ilustración

El zángano es una serie de relatos basados en la mítica leyenda urbana del Estado de Mérida, Venezuela, sobre un brujo que absorbe la vitalidad de sus víctimas hasta arrastrarlas al umbral de la muerte.

Relatos anteriores:

I. Judith
II. Judith (continuación)
III. María
IV. Alicia
V. Alicia (continuación)
VI. Matilda
VII. Matilda (continuación)
VIII. Raquel
IX. Betsabé
X. Betsabé (continuación)
XI. Amanda
XII. Amanda (continuación)
XIII. Bianca
XIV. Epítome I

Obras originales realizadas por mí

Eva

 
Las calumnias imperaron desde el pasado, tragándose la inocencia con un hambre tan atroz. Se llevaron los anhelos incautos de una mente pura que solo quería conocer las maravillas del mundo. Entre tanta suciedad, lentamente se desvanecía, vagamente se ofuscaban las torren de su beldad, hasta desaparecer por completo, sin dejar aunque sea un pequeño atisbo de su nobleza y virtud.

Los niños, son la representación más cercana que tenemos de la inocencia, su conciencia no conoce lo bueno y lo malo hasta que son instruidos por la razón que nosotros les inculcamos. Los juegos para ellos, asimismo, son un entorno en el que descargan sus energías, donde pueden personificar la entidad que ellos quieran, en el ambiente donde más deseen desenvolverse y bajo los parámetros y reglamentos que elijan.

La inocencia de Eva no era muy distinta de los demás niños de este pueblo, no obstante, la soledad le afectaba de una manera preocupante. Poseía una vida en completo aislamiento del resto del mundo, puesto que llevaba una educación en casa bastante autoritaria por parte de sus padres, que solo querían que su pequeña tuviese la mejor formación posible, pero, sin saber, que le estaban causando un daño terrible creando a un ser trastornado con una cosmogonía retorcida.

Ella solo se desenvolvía en las cuatro paredes de su habitación, disfrutando de la privacidad que sus padres le proveían. Jugaba con las sombras y el sonido del viento, consumiendo de esta manera su niñez. Hablaba con seres nocturnos e intangibles, que solo sus ojos podían percibir. Los empleados de aquella casa contaban historias insólitas sobre la pequeña de once años, que se esparcieron así mismo rápidamente por todo el pueblo; decían que por las noches, Eva corría por los pasillos, usando disfraces atemorizantes confeccionados por ella misma, interpretando papeles de estas representaciones sacadas de su horrífica imaginación.

Aunque los sirvientes la veían extraña y temían de ella, sus tutores la contemplaban como una niña brillante con una imaginación desbordante; —No su culpa obviamente, solo que, su aislamiento y estricta educación le han formado esa personalidad tan incomprensible— era la justificación que sus instructores hondeaban como un estandarte para ella.

Sin embargo, las personas aún se sentían incómodas al estar en su presencia, puesto que las cosas que ella hacía con inusitada normalidad, las inquietaba haciendo que estas sutilmente huyeran. No quedaban convencidas ante las explicaciones que sus maestros vociferaban sobre ella, provocando la renuncia de varios empleados de esa casa; pero ¿Cuáles eran esas cosas tan espantosas que Eva realizaba a la vista de la gente que se cruzaban por su entorno? Trataré de explicarlas brevemente, dejando pasar detalles que no se reflejan en mi corto conocimiento.

Para sus padres, la manera en como su hija se expresaba no generaba ninguna inquietud, pero tampoco era algo aprobado del todo. Ellos la veían como a una chica con una gran genialidad, solo que, con afinidades poco comunes. Los empleados, que despavoridos observaban sus tétricos juegos, veían como la chica corría vestida con sotanas negras y máscaras blancas, interpretando al parecer, a algún emisario de la oscuridad que sorbe la vitalidad de sus víctimas o algún duende siniestro que con maléficas travesuras causa el desfallecimiento de inocuas mentes.

Muchas veces se le ha visto realizando cosas extrañas en los pasillos oscuros de la casa a media noche, como rituales satánicos, utilizando distintos objetos y colocándolos simbólicamente, haciendo estrepitosas voces que causaban pavor a todas las almas que las percibían. Se escapaba bajo la diáfana luna hacia el patio, imitando los pasos de aquella criatura sobrenatural, quien buscaba con deseo y trampa, la vitalidad de las doncellas más deseadas.

Eva sin darse cuenta invocó a aquella entidad, cuyas alas arropaban la existencia hasta dejarla inútil y vacía. ¡Ay el destino viene más furioso que una tormenta! Sobre el cuerpo de la pequeña Eva en desgracia.

Continuará…

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *