En los sueños se manifiestan nuestros deseos

Cuando despiertas después de haber tenido un sueño ínfimamente familiar, te preguntas en esos segundos de orientación lo siguiente:

“¿Por qué he tenido ese sueño?”

Tanto Platón como Freud decían que los sueños son una manifestación de nuestro “Yo interno”. Esta parte de nuestro ser representa a nuestros deseos más profundos. Muchos de estos designios no los conocemos directamente, se mantienen ocultos porque son cosas que reprimimos.

Nuestro ser interior (nuestro ser salvaje) es una bestia que goza de la libertad en su concepto más definido; un cúmulo característico de nuestra otra personalidad, que se encuentra dormida mientras estamos despiertos, pero, cuando nosotros nos dormimos, esta criatura intrínseca despierta hambrienta de anhelos.

Tales anhelos son lo que nosotros queremos, y ella los vive a través de paisajes quiméricos. Abrazamos éstas ilusiones viviéndolos con la mayor intensidad, mientras en el lugar de nuestro “Yo interno”. Esto entenderlo quizás sea un poco complicado, sin embargo, sentimos que es así solo que sin una explicación definida.

¿Cómo sé que eso que sueño es lo que deseo?

Quizás no es lo que desees, pero ciertamente es algo que te ha marcado con ímpetu, no importa que no sepas lo que es, en tus sueños solo lo verás de manera metafórica hasta que puedas descubrirlo.

Ilustración

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *