Mitología de las palabras – Cupido

Cupido (Amor)

Esta palabra comúnmente la relacionamos con el pequeño querubín dios del amor, que porta un arco y flechas, los cuales, utiliza para hacer que las personas se enamoren entre ellas, cuando están predestinado a estar juntas. Esta definición se encuentra en el diccionario de la RAE, junto a otra que usamos de manera más concreta actualmente:

1. Representación pictórica o escultórica del amor, en la forma de un niño desnudo y alado que suele llevar los ojos vendados y porta flechas, arco y carcaj.

2. Hombre enamoradizo y galanteador.

Fuente: Diccionario de la Real Academia Española.

Etimología

Cupido (llamado también «Amor» en la literatura latina) es el dios del amor en la mitología romana, hijo de Venus, diosa del amor pasional, la belleza y la fertilidad, y de Marte, dios de la guerra. Se le representa como un pequeño niño alado con los ojos vendados armado con un arco, flechas y aljaba. Su equivalente en la mitología griega es Eros.

Esta palabra es originaria del latín y una de sus características es que no ha sufrido ninguna variación o cambio al español. Este nombre con factor nominativo específico, fue el que le dio el poeta Virgilio, en la Eneida al hijo de Venus.

Las palabras que derivan de Cupido están relacionadas con el «deseo».

Cupiditas: Deseo vehemente, apetito, ansia, pasión.fuente

Cupidus: Deseoso, ansioso, apasionado, el que ama y desea con pasión.fuente

Mitología

Nacido de la unión de la belleza (Venus) y de la fiereza de la guerra (Marte), Cupido arribó al mundo como representación de un amor más inocente, distinto al amor carnal que su madre propaga en la Tierra.

Cupido nació en Chipre, como su madre, quien tuvo que esconderlo en un bosque para protegerlo de la ira de Júpiter, quien profesaba que el niño iba a traer un mal terrible para el universo, por lo que iba a destruirlo al nacer. En dicho lugar el pequeño dios fue criado por los lobos y a medida que creció y fue más habilidoso, creó un arco hecho con madera de fresno, y flechas hechas con ciprés. Posteriormente su madre le regaló un arco y flechas de oro. Dichas flechas poseían dos características ambivalentes, las de punta de oro tenían el poder de conceder el amor, mientras que las de punta de plomo otorgaban la ingratitud y el olvido en los corazones. Además, poseían la peculiaridad de que ni los hombres ni los dioses, ni su propia madre ni él mismo, fuesen inmunes a las heridas producto de estas flechas. La nereida Tetis, en el día de su boda con Peleo, obtuvo el perdón de Júpiter para Cupido, y la dicha de ser aceptado con los dioses patricios.

Arte sobre el mito

Fuente

Cupido durmiendo, por Battistello.

Fuente

Cupido fabrica su arco, por Parmigianino. 1534 – 1539.

Fuente

Cupido y Psique, óleo de François Pascal Simon, Barón Gérard, 1798.

Apoya a @celfditorial (nuestro proyecto) una revista de arte y cultura para la blockchain STEEM. Si te sientes parte de la comunidad @celfmagazine entérate más de el haciendo click aquí.

https://steemitimages.com/0x0/https://cdn.steemitimages.com/DQmWJequHcS7JdJKyuUicM846ii1h9S8hipoM9AaC7Sygwg/LP.gif

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *