Una crónica de la Demencia XI

«…fue en aquel tiempo, cuando los pétalos de las amapolas golpeaban mi puerta con constancia e insolencia, en el que todo parecía importarme y ahora, ya no brota de mi pecho el más mínimo suspiro…»

Pasos desesperados plagados de miedo y desorientación. Lugares contemplados por una imaginación trastornada, el deseo de retornar a los lugares pacíficos de la familiaridad, se hacen cada vez más y más con anhelo desesperantes. Miriam caminaba por caminos de concreto, regida por lagunas enajenadas de la consciencia. El olvido atravesó su rostro y ella recibió su cábala maliciosa con tonta inocencia.

 
Los pasadizos indómitos y de figuras, la hacían recorrer sus dominios cada vez con más curiosidad, insurrecta efímera se oponía pero tomaba de nuevo el rumbo hacia una realidad totalmente abandonada. Cayó bajo los susurros del temor y sucumbió complemente a un mancillado recuerdo. Las sombras que emanaban de las grietas de aquella ciudad antigua y deteriorada, se convirtieron en un vapor feroz y malévolo que la acechaban con brazos informes y extendidos.

 
Miriam corrió asustada bajo la lumbre de un faro casi ofuscado por la maldad. Lo desconocido acompañaba malintencionado a alimentar el trastorno de su víctima. Una enfermedad, una bestial enfermedad, tomó su mente como un vendaval de inexplicable origen y lanzó su veneno sobre su presa, arrojándola a una dimensión abismal. Los familiares de Miriam, guardianes de la perpetuidad de su cuidado, fallaron ante la búsqueda de su pariente demencial. Bajo los olores de una vida paralizada, Miriam se encaminó hacia lo desconocido y cayó bajo las garras de un mal reptante.

 
Inocua y llena de perturbación, bajó hacia las calles de un territorio marginal, donde se perdió para siempre y su inexistencia es llorada por aquellos que compadecían su desgracia, y Miriam nunca lo sabrá…

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit. Únete a nosotros delegando un mínimo de 100 SP y disfruta de los beneficios de pertenecer a nuestra comunidad.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *