De nuevo con luz (a medias)

Debo de decir que estoy satisfecho a medias porque los racionamientos de electricidad serán cada vez más fuertes. Por mi zona nadie sabe a qué horas se irá la luz, todos están preparando todo lo posible para que sus aparatos eléctricos no se dañen. Yo por mi parte, con el servicio eléctrico trabajando a medias, aun puedo postear diariamente y normal.

No me preocupo en lo absoluto por el servicio de internet, puesto que utilizo dos, el de mi teléfono y el de mi casa (aquí entre nos, el de mi celular es mucho mejor). Lamentablemente hay muchas personas que si dependen de este servicio, en especial, el de la electricidad, porque cuando no hay luz no hay agua, y este último recurso es bastante vitalicio.

Los hospitales son los que más sufren. Incontables pacientes que dependen de la electricidad para seguir viviendo, eso sí le añadimos el dolor que deben padecer al no tener estos aparatos que les provean de vida.

No sabemos cuánto tiempo más padeceremos esto, la verdad, no me gusta hablar mucho de estos temas porque lo que yo quiero es que mi blog sea solo de literatura, la literatura que yo decido escribir, pero no puedo tampoco evitar hablar sobre esto, porque lo vivo fuertemente.

Solo esperemos que el mañana sea prospero de nuevo, lleno de paz y tranquilidad. Estos días los he llevado con calma, como si estuviera en una especie de retiro, debe ser por mi personalidad pasiva que me ayuda a adaptarme fácilmente a todo. Con esto no quiero decir que quiero seguir así, no soy conformista, solo que así soy, así he sido siempre desde que tengo memoria.

Vamos a ver como transcurrirán estos días en el que la electricidad sigue hiendo y viniendo, por ahora, esto será lo último que publicaré sobre esto.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *