Elaica XIV. Kreon, la rica

https://cdn.pixabay.com/photo/2013/07/13/13/53/diamond-161739_960_720.pngIlustración

Elaica es una serie de relatos que se relacionan entre sí porque se desenvuelven en esta mítica y fantástica tierra. Cada relato es una historia distinta y a veces, una continuación.

Relatos anteriores:

Obras literarias originales realizadas por mí.

Kreon, la rica

 

El Zángano X

Ilustración

El zángano es una serie de relatos basados en la mítica leyenda urbana del Estado de Mérida, Venezuela, sobre un brujo que absorbe la vitalidad de sus víctimas hasta arrastrarlas al umbral de la muerte.

Relatos anteriores:

I. Judith
II. Judith (continuación)
III. María
IV. Alicia
V. Alicia (continuación)
VI. Matilda
VII. Matilda (continuación)
VIII. Raquel
IX. Betsabé

Obras originales realizadas por mí

Betsabé (continuación)

 
Raúl poco a poco despertaba para encontrar frente a él un escenario apocalíptico. Un fuerte dolor comenzó a recorrer su cadera y espalda, quizás por el fuerte impacto que recibió contra la pared. Trató de levantarse pero sentía tanto dolor, que quedó inerte por un rato junto a los escombros y observó la catástrofe a su alrededor. Había algunos enfermeros desmayados bajo la cortina de humo esparcida en todas partes, los directores del sanatorio, el doctor Añez y el doctor Arístides, se encontraban a un lado de él, también inconscientes por la fuerte explosión.

El humo negro y espeso emanaba de la entrada de la habitación donde se encontraba Betsabé, parecía que hubiera provocado el desastre con el más fuerte de sus alaridos, mientras se encontraba en ese repentino suceso psicótico. Raúl intentó levantarse del suelo una vez más, y esta vez, con un poco más de éxito, aunque su cadera golpeada le obstaculizaba el trabajo de moverse, se apoyó con todas sus fuerzas en la pared hasta que estuvo más o menos erguido. Comenzó a analizar la causa de aquel horrible escenario y empezó a hurgar en el archivo más reciente de sus recuerdos.

Lo último que llega a su memoria es el sonido de la risa desgarradora de Betsabé, la cual, causó un escalofriante estupor en él. Parecía que la pobre muchacha hubiese sido torturada por una fuerza mayor a ella, puesto que sus espasmos y su serie de retorcimientos se manifestaban inhumanos. Mientras la observaba con asombro, en el momento en que soltó un aullido que parecía demoníaco, un sonido aparte que empezó agudo llegó de impacto a sus oídos y luego todo se puso en blanco, hasta que despertó tumbado en el suelo con el montón de escombros y personas junto a él. Ojeó hacia dentro de la habitación donde se encontraba Betsabé recluida y se dio cuenta que ya no estaba.

Otros enfermeros y doctores habían llegado para auxiliar a los heridos del lugar, intentaron ayudar a Raúl pero éste se negaba, prefirió que ayudaran a los demás heridos que a él. No dejaba de pensar en Betsabé, sentía que algo no estaba bien, pensó que era demasiada causalidad de que la explosión haya ocurrido minutos después de su particular episodio epiléptico, así que por lo tanto, para Raúl fue ella quien provocó la explosión.

Salió a buscarla, mientras el personal atendía a las personas heridas. Caminó por los pasillos del sanatorio, cojeando, emitía de su boca gruñidos de dolor que luego se hacían cada vez menos ruidosos al avanzar. Notó unas marcas en las paredes, que parecían hechas de ceniza negra. Siguió las marcas que lo llevaban hacia un lugar bastante recóndito dentro del sanatorio, pensaba, que aquella pista lo llevaría directo a Betsabé.

El rastro lo llevó a una especie de sala deshabitada, iluminada por solo una linterna LED en el techo. Las paredes estaban manchadas de suciedad, pero el piso se veía limpio, era como si estuvieran remodelando aquella zona. No había nada significativo allí, ni siquiera rastro de la paciente. Había una puerta hacia el otro lado de la gran sala, Raúl se dirigió a ella para continuar su camino. De repente, cuando ya iba a medio salón, la única linterna que iluminaba el lugar comenzó a parpadear rápidamente. Raúl se detuvo, asustado de quedar a oscuras en ese lugar, y se dirigió a aquella entrada rápidamente, pero, para su sorpresa, la puerta estaba cerrada sin posibilidad de abrirse por la fuerza.

Desilusionado y cansado, se apoyó de espaldas a la puerta, y fijó su mirada en la linterna LED sobre el techo apunto de apagarse. Después de un corto suceso, la luz finalmente se apagó, y Raúl quedó un rato a oscuras, luego, la linterna se encendió de nuevo, y al mirar frente a él pegó un brinco de sorpresa y cayó al suelo del susto, al ver que Betsabé se encontraba parada justo frente a él, a solo unos cinco pasos, con la cabeza inclinada y los ojos fijos sobre el suelo. No hacía ningún movimiento, solo estaba allí, quieta, se podría decir que hasta serena. Raúl intentó levantarse poco a poco y preguntarle sobre el brutal y mordaz suceso reciente, pero luego, sus ojos se abrieron hasta el límite, al ver, algo que lo aterró mucho más que la propia Betsabé.

Una sombra, enorme, detrás de la trastornada paciente, cubría casi la mitad del lugar, era como una figura humana, con enormes alas extendidas y manos grandes con dedos largos y nudosos, que, con solo verlos, causaban el más punzante horror. Raúl observaba con detenimiento como la espantosa sombra coordinaba los movimientos de Betsabé, es decir, si la sombra señalaba un lugar, Betsabé se dirigía a ese punto dando pasos rápidos y sin voluntad. Si la sombra señalaba hacia arriba, Betsabé comenzaba a estirar los brazos como queriendo llegar a ese mismo punto con desesperación, parecía que ella fuese un títere humano, sin control sobre sí misma, dominada por una fuerza que no era capaz el pobre Raúl de comprender.

Dicha fuerza alteraba la razón de Betsabé, quien luchaba constantemente con aquel maligno ser, a través de auto torturas e impulsos suicidas. Había sido abrumada a tal punto, que su alma se entregó completamente a aquella maléfica voluntad, y sus últimas horas se convirtieron en un infierno en vida. En ese momento, tan terrible, tan extraño y tan largo, Raúl dejó de fijar su mirada en aquella sombra y se concentró en Betsabé, quiso decirle algunas palabras pero no hallaba las indicadas, sentía que no tenía caso, fue cuando de repente, la mirada de Betsabé se coordinó con la de Raúl y ambos se miraron fijamente. La mirada de Raúl emanaba miedo y asombro, pero de la Betsabé era aún peor, parecía que se fuese a desvanecer, en la miseria y el llanto, y Raúl pasó de sentir miedo a sentir lastima, puesto que sintió empatía y quiso ayudarla.

Nada pudo hacer en ese momento, en ese oscuro instante, porque la vida de Betsabé ya había sido carcomida con el tiempo y por el parásito infernal que con ella siempre estaba. Entonces, su deteriorado cuerpo no pudo más, y se desplomó al suelo en un instante. La sombra maldita detrás de ella desapareció, haciendo entender que su trabajo ya había terminado. Raúl fue a socorrer a Betsabé, buscando de algún modo emplearle técnicas de resurrección, pero se dio cuenta de que su corazón ya no latía. Abrazó su cuerpo frío y observó por última vez su rostro, y al verlo detenidamente, sintió un leve alivio que atravesó su pecho. Muerta estaba, pero una sonrisa en su rostro fue lo único que portaba.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

Seminario Infernal – Los siete reyes del Infierno – Paimon

Bienvenidos sean todos a mi compendio de conocimientos demonológicos. Cada semana daré un fragmento sobre este tema filosófico de la teología, por favor no confunda este segmento con una idea equívoca, esto es simplemente educación teológica.


REYES:

I. BAEL
II. PURSON
III. BILETO


Ilustración

El rey Paimon, uno de los siete reyes del infierno, el más fiel a Lucifer, y sólo le obedece a éste. Perteneció en el Cielo a la Orden de los Dominios. Comanda 200 legiones, de las cuales, la mitad de ellas perteneció a la Orden de los Dominios y el resto a la Orden de las Potestades. Según el Diccionario Infernal de Plancy, Paimon tiene la apariencia de un hombre fornido con rostro de mujer montado sobre un dromedario, y que lleva una hermosa corona con perlas incrustadas sobre su cabeza.

Su voz es ronca al hablar, hasta que el invocador le pide que modere su voz. Según algunos autores, Paimon cuando aparece es acompañado por demonios que tocan trompetas y címbalos que anuncian su llegada. Siempre estará acompañado por dos príncipes, los cuales son; Abalam y Beball, quienes continuarán con la procesión junto a él, una vez que haya sido invocado. Se requiere de un sacrificio u ofrenda a Paimon una vez que es llamado.

Este rey, el segundo más importante de la monarquía infernal, es maestro de las ciencias, las artes, las filosofías y todas las cosas secretas. Enseña los misterios del agua, la tierra y el viento, lo que es la mente y todo lo que el invocador quiera saber. Además, concede ciertas habilidades de influencia y ayuda a vencer a los enemigos. Paimon también puede provocar visiones, invocar a los muertos, y convocar espíritus de diversas formas.

Una vez que este rey aparece, el invocador debe mirar hacia el noroeste (algunos autores afirman que es hacia oeste) ya que es la dirección hacia donde queda la casa de Paimon, y se le debe de preguntar cuáles son sus deseos, para así, el invocador formar un vínculo y obtener algo a cambio. Abalam, uno de los príncipes que acompaña a Paimon una vez que es invocado, tiene la habilidad de embarazar a las mujeres a petición del invocador, y a consecuencia, el niño tendrá la forma de Abalam.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

Deja Vú – Una tormenta de reminiscencia desesperante

Ilustración

https://cdn.steemitimages.com/DQmaVrdsiXud6qMzvU7dMKyCKawCBaHjxrCqU5qczppk2HH/Separador%20aurora.png
https://cdn.steemitimages.com/DQmaVrdsiXud6qMzvU7dMKyCKawCBaHjxrCqU5qczppk2HH/Separador%20aurora.png

Hay un alma que es tan vieja, como la longevidad de tres vidas. Adherida a un cuerpo joven, que sufre los tormentos de extraños pensamientos, como una habitación vacía por el tiempo, como el silbido del viento que viene y traspasa, como una sombra sin dueño que no descansa. Bajo los ojos del templado clima, vuelven recuerdos de las vidas pasadas, de las cuales, solo una de ellas ha vivido, la bella experiencia de ser amada. Y con clamado recuerdo ese destino lisonjero, dejó a aquél joven, sólo y pensativo. Sostuvo en su mano pensamientos inéditos, que no permitían la entrada de sus sentimientos. Él pensaba que solo eran ideas, más errado estaba porque si eran recuerdos. Un alma arraigada al mundo de los vivos, ha saltado de cuerpo y mente, tras la muerte; viviendo la misma vida otra vez, escondiéndose en el aislamiento, viviendo de imágenes postizas, de un pasado que ya no existe. Entre la oscuridad se esconde el joven, sólo, arropado con el manto de las madrugadas. Un llanto se escucha en el fondo, lo despierta de su particular sonambulismo, llorando él también le llega la idea, de que era otro recuerdo, sobre un amor perdido.

Ilustración

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

La noche del encuentro / The night of the meeting

Ilustración/Illustration

Versión en español

Fabio observaba meticulosamente a las estrellas artificiales, una por una, posadas sobre el lago de aquella desolada isla. Fabio era un astrofísico, especializado en el comportamiento estelar y su influencia sobre el espacio. Hace algunos meses, apareció una extraña anomalía, que paralizó a la Tierra y a sus mentes más brillantes. Extraños luceros comenzaron a descender a nuestro planeta, colocándose inertes en distintos puntos del mundo. En la región de Dior, justo donde Fabio estaba haciendo su investigación, aparecieron nueve puntos estelares en una isla desierta, a la que llamaron “El Puerto”.

Antes de su llegada, una ola electromagnética de enorme magnitud, comenzó a modificar el ciclo constante de la Tierra, los días se volvían lentos, surgieron enormes maremotos, placas comenzaban a extenderse hacia vastas regiones volviéndolas trémulas e inhabitables para cualquier ser vivo. El pánico inundó las calles de las ciudades más importantes del planeta, y para completar la desdicha, ellos aparecieron posteriormente proliferándose en inhóspitos lugares. Su estancia aquí aún es desconocida, emiten gases y energías tal y como lo hace una estrella. Poseen ondas gravitacionales al igual que un planeta, sin embargo, su composición y estructuras aún seguían siendo un misterio.

Fabio aún no daba con la razón de su establecimiento aquí, y a pesar de tenerlas tan cerca, y de no haber aparecido complicación alguna durante su estudio, no podía descifrar tal enigma que lo asombraba. Una noche sorprendentemente, los luceros comenzaron a moverse, giraban y se movían perpendicularmente manteniendo la distancia los unos de los otros. Fabio despertó con el pecho casi en la garganta, y notó más arriba, que algo más grande estaba por venir. Se apretó el cuello arropado por el espanto de ver, lo que parecía un enorme lucero con forma de torreta. Una luz, más intensa que cualquier otra lo bañó, y los luceros comenzaron a aglomerarse con aquella energía mayor. Fabio era abducido mientras su mente quedó en blanco hasta que al fin, todo desapareció. En el lugar no quedó ya nada, solo la cabaña vacía sin Fabio adentro o rastro alguno de su investigación.

English version

Fabio meticulously watched the artificial stars, one by one, perched on the lake of that desolate island. Fabio was an astrophysicist, specializing in stellar behavior and its influence on space. A few months ago, a strange anomaly appeared that paralyzed Earth and its brightest minds. Strange stars began to descend to our planet, becoming inert in different parts of the world. In the Dior region, just where Fabio was doing his research, nine starpoints appeared on a desert island, which they called «The Port».

Before his arrival, an electromagnetic wave of enormous magnitude, began to modify the constant cycle of the Earth, the days became slow, enormous tidal waves arose, plates began to spread towards vast regions making them tremulous and uninhabitable for any living being. The panic flooded the streets of the most important cities of the planet, and to complete the misfortune, they appeared later proliferating in inhospitable places. Your stay here is still unknown, they emit gases and energies just like a star does. They have gravitational waves just like a planet, however, their composition and structures were still a mystery.

Fabio still did not find the reason for his establishment here, and despite having them so close, and had not appeared any complication during his study, he could not decipher such an enigma that amazed him. One night surprisingly, the stars began to move, rotated and moved perpendicularly keeping distance from each other. Fabio woke up with his chest almost in his throat, and noticed above, that something bigger was to come. He squeezed his neck in the fright of seeing, what looked like a huge turret-shaped star. A light, more intense than any other, bathed it, and the stars began to agglomerate with that greater energy. Fabio was abducted while his mind went blank until finally, everything disappeared. There was nothing left in the place, only the empty cabin without Fabio inside or any trace of his investigation.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

Una crónica de la Demencia XVIII

Ilustración

«…aunque estés lejos de mí, siempre estarás a mi lado, incluso desde el abismo más oscuro puedo percibir tu aroma…»

Eran tan verdes y brillantes como el berilio, sus ojos, como lunas fluorescentes de jade, cual esmeralda, bella esmeralda, dulce belleza. Aparecía ante mí en mi denso patio de flores, hijas mías de la noche y somnolientas durante el reinado de los diurnos. Yo vivía sola a causa de mi descontrol antinatural, que me obligó a apartarme de mi familia. Mi esposo cayó en un coma angustiante para mí, privándolo de sus nociones, sus sentidos y toda facultad humana en él. Al verlo sucumbido en aquel mal, me estremecí de dolor, era como un muerto en vida, un habitante del olvido, que buscaba la manera de escapar, de soñar, en su estado inerte. Tal trauma de ver al amor de mi vida en ese terrible estado, agravó mi demencia, y parte de mi mente, que aún estaba lúcida, me envolvió en una realidad afable con el objeto de protegerme.

Ya no era la misma, ni siquiera me sentía una persona, solo vagaba en este mundo para soñar despierta, para luchar constantemente con la falsedad y el dolor. Mis hijos e hijas me confinaron a vivir en soledad, según ellos, para ayudarme, para no perder la línea que mantengo en este mundo de sopores placenteros y amistades particulares, creadas por mi imaginación. En la jardinería encontré tranquilidad, puesto que, en ella aprendí el arte de la transcendencia, al ser responsable de otros seres vivos bajo mi cuidado, y de ofuscarlos de amor, de vida y belleza, y estuve feliz por mucho tiempo, y seguí así, incluso, con la llegada de aquél nuevo visitante.

Dicho visitante, apareció una noche, mientras cantaba bajo una larga canción a mis nuevos hijos e hijas, y estaba tan satisfecha, porque el sonido de mi voz los hacía más hermosos, y fue allí, en mi momento, cuando él apareció, dando pasos indiscretos en el fondo de la oscuridad, y yo lo vi, y no pude evitar sentir temor. Él solo miraba, con sus ojos verdes parecidos a los de un depredador nocturno, y brillaban, destellando con filo, como si dispararan un interés difícil de ocultar. Quedé paralizada, el temor no me dejaba ni hablar, él se acercó, abandonó la negrura para venir a mí, y para mi sorpresa, poco a poco sentía que el miedo me abandonaba, ¿por qué? Porque comprendí, que él no era malo. Al estar justo frente a mí, me hizo una reverencia, mostrándome respeto. Extendió su mano con delicadeza y yo lentamente se la recibí, y una sonrisa le di, haciéndole notar que ya no me asustaba su presencia.

Era curioso, era insólito, inimaginable y misterioso. Su aspecto era como el de una sombra, ¡no!, esperen, sería demasiado cruel, digamos más bien, el de una figura, con ausencia de luz sobre su cuerpo, solo en sus ojos, sus hermosos ojos, que brillaban aún más bajo la asistencia de la luz serena, y aunque palabra alguna nunca emitió, no me importaba, puesto que su compañía tenía algo especial, algo que satisfizo a mi soledad, y calmó para siempre. Cuando llegaba el alba, él se marchaba, y mis nuevos hijos e hijas con lágrimas se despedían, para mí, los días eran cortos, pero para ellos, eran casi eternos, porque el tiempo para ellos no tenía medida alguna, y jamás pasaba desapercibido, por su longevidad. Durante el día, lo extrañaba mucho, y observaba mi jardín, iluminado por el sol, mirando al mismo punto donde él y yo nos la pasábamos. Cada noche, durante nuestro encuentro, yo le hablaba y le cantaba y mis nuevos hijos e hijas me acompañaban en el coro, él solo sostenía mi mano, a veces fuerte, a veces suave, dándome a entender que era admirador de mi canto, y de mi voz.

Ningún sentimiento pude vislumbrar en él, no tenía rostro, solo tenía sus ojos. Observaba las estrellas como si viniera de ellas, me señaló algunas mientras me abrazaba, sentí que había muchas cosas que quería contarme, jamás fui tan dichosa en esas noches, mi corazón se abrió dejando crecer algo más, algo hermoso y excitante, sonreí por ello, porque entendí en ese momento, que no solo había encontrado la paz, sino a Dios mismo. Estaba demasiado arraigada a él, y él a mí, ya no quería que él se apartara de mi lado. Pero mis designios fueron desechados vilmente por el destino, matando aquello que creció en mi corazón en solo un instante.

Una noche lo esperé y él no apareció. Aquello fue lo más terrible, lo más despiadado, sentía como me desmoronaba poco a poco en una sola noche, y lloré, hasta que la luz matinal bañó todo mi cuerpo. Fui hacia dentro de la casa, destrozada, no había dormido nada en toda la noche, y aun así, el sueño no me invadía. Esa misma mañana, una de mis hijas reales, vino a mi casa, a traerme la noticia más cruel. Mi esposo, el amor de mi vida, había fallecido, justo anoche, su corazón ya no podía soportar más la vida y claudicó. Justo anoche se fue, al igual que mi acompañante del jardín no volvió anoche a visitarme, y fue en ese momento, en ese mismo instante que lo comprendí, una revelación aterrizó en mi cabeza más fuerte que un rayo golpeando el suelo, y mi rostro se dibujó de asombro, de un asombro que se transformó en melancolía.

Había sido visitada por el amor de mi vida, había compartido horas de complacencia y cariño con un ser que ya amé. Había sostenido los últimos mágicos momentos con aquel, que para mi corazón siempre ha sido y será; el hombre, con el que decidí pasar el resto de mis días mortales.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

Mitología de las palabras – Caco

Ilustración

En nuestra lengua española, la palabra Caco es muy usada en la expresión coloquial. Hace referencia a un ladrón astuto, que pasa desapercibido al robar y emplea técnicas para desorientar a sus perseguidores. No se debe confundir la palabra Caco, ladrón, con el elemento compositivo Caco- (mal, malo), en palabras como cacofonía o cacoquimio.

Este término también se emplea para describir a una persona tímida, cobarde y de muy poca resolución.

Etimología

Imagen de mi autoría creada con Paint

La palabra Caco posee dos significados de origen distinto. Uno de raíz protoitálica: «Cacus», que hace referencia a la definición de ladrón, y la otra de origen protoindoeuropeo: «Κακός» (Kakós), que significa ‘malo, malvado’. Esta palabra proviene de la mitología griega, refiriéndose a Caco, un dios del fuego hijo de Hefesto. Su origen se remonta en el Monte Aventino, en la región del Lacio (actual Roma). En dicho lugar, se decía que era donde moraba este dios, y en la puerta de su entrada, colgaba las cabezas sangrantes de los humanos que devoraba.

Mitología

Caco, hijo de Hefesto y hermano de Caca, era un gigante mitad hombre y mitad sátiro que vomitaba torbellinos de llamas y humo. En la Eneida, la historia de Eneas; después de derrotar a Gerión, Heracles condujo su rebaño de bueyes hasta las orillas del Tíber. Mientras los dejaba pastar, Heracles se quedó dormido bajo un árbol y Caco —quien vivía cerca de allí— robó los bueyes arrastrándolos por la cola para que así no dejaran huella. Cuando Heracles despertó y se dirigió a los pastos, escuchó que el ganado mugía hacia la cueva, atendiendo al llamado de las reses robadas. Caco mantenía la entrada cerrada con una roca enorme que mantenía sujeta con cadenas forjadas por Hefesto. Heracles se abrió camino arrancando la cima de la montaña. Al estar frente a él, Caco le escupió remolinos de fuego y humo de los cuales, Heracles se protegió con ramas de árboles y rocas del tamaño de un molino, luego perdió la paciencia y se abalanzó hacia dentro de la cueva y fue hacia el lugar donde se encontraba Caco y lo estranguló. Según el poeta romano Ovidio, Caco fue asesinado a porrazos.

Arte sobre el mito

Fuente

Hércules y Caco, por Baccio Bandinelli (1534), Plaza de la Señoría, Florencia.

Fuente

Hércules y Caco, por Michelangelo Buonarrotti, 1525, Casa Buonarroti, Florencia, Italia.

Fuente

Hércules y Caco por Bartolomeo Pinelli.

Fuente

Hercules aporreando a Caco, por François Lemoyne.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

Elaica XIII. Menomes, La Bella

Ilustración

Elaica es una serie de relatos que se relacionan entre sí porque se desenvuelven en esta mítica y fantástica tierra. Cada relato es una historia distinta y a veces, una continuación.

Relatos anteriores:

Obras literarias originales realizadas por mí.

Menomes, La Bella

 
Solo había un lugar en Elaica para rendirle culto a todo lo que era considerado bello para el hombre, a la estética de la hermosura y a los placeres, y este lugar, era la ciudad de Menomes, llamada por ésta razón, «La Bella». Menomes se ubicaba en un territorio anteriormente baldío, donde los antiguos de la tierra de menor rango, hacían sus experimentos creando minerales nuevos para agregar en las distintas regiones de Elaica, sin embargo, no se sintieron satisfechos con sus creaciones y las dejaron allí, esparcidas por todo el lugar.

Muchos estudiosos de Calirio y Elam, fueron hacia aquella región para explorarla. Los Maestros geólogos de Calirio estudiaron las rocas y minerales y su composición les pareció tan grandiosa que emplearon la alquimia para transmutarlas. La alquimia en Elaica, era manejada por los magos de Calirio, quienes a su vez, aprendieron este arte de Olio, antiguo supremo de las aguas, maestro de las ciencias ocultas.

Tras terminar su trabajo, los alquimistas y científicos presentaron sus labores a los señores de Elam, Zaharán, Calirio y Cenontes, y con éste material preparado, construyeron sus palacios en el campo abierto de aquella región que se encontraba junto a las colinas detrás de Cenontes. Los edificios que allí se construían fueron desarrollados por mentes magistrales con un don artístico creador de cosas hermosas. Ver aquellas formas, colores y fachadas oníricas de aquellos palacios, era como estar en presencia de un paraíso donde solo podían habitar los seres célicos y astrales. Las exposiciones artísticas elaboradas en las puertas, columnas y techos de aquella aglomeración de edificios, hicieron que más y más artistas y filósofos de distintas regiones de Elaica, fueran allí para poder aportar con sus talentos o hallar la inspiración.

Aquel epicentro llano para todo aquél admirador y creador de las artes, comenzó a ser habitado poco a poco y en enormidad, y las personas creaban sus campamentos afuera de estos palacios, y danzaban y hacían muestras de expresión artística. Y de esta manera, Menomes poco a poco dejaba de ser solo un centro de mansiones y palacios, para posteriormente, construirse museos, casas, plazas, templos y academias sobre la estética del arte, para instruir allí, a todos aquellos que quisiesen ser ilustrados en esta diversa área. Menomes era una ciudad sin muros, puesto que, según los que la habitaban, no necesitaba de ellos porque estaba protegida por su gran guardiana Cenontes, la ciudad de los fieros guerreros.

Al ser convertida en una ciudad oficialmente, se discutió en la cámara de grandes señores de Elaica, radicada en Elam, sobre quién sería el señor de Menomes, La Bella, no solo debía de ser de sangre noble y un hombre justo, sino que también, debía ser un sabio en las artes y en las danzas, quien mantuviese en perpetuidad la beatitud ejemplar de aquella hermosa ciudad. Después de varias horas de discusión se resolvió el caso a votación, y unánimemente se eligió como señor regente de Menomes, a Drairius, el borracho, uno de los señores más poderosos de Elam, el cual, fue el primero en establecer un palacio en Menomes y de ayudar a conformarla como ciudad de bellas artes. Nadie más estaba tan calificado de dirigir tal ciudad que él, y cuando fue elegido señor de Menomes, se dirigió inmediatamente hacia allá con toda su familia e hizo una fiesta que duró cuatro días.

Drairius gozaba constantemente del sabor del vino y los placeres mundanos. Su dorado palacio estaba hecho con las rocas transmutadas extraídas de los alrededores de Menomes, dándole una apariencia y textura inigualable, este material característico solo radicaba en esa ciudad, para darle un aspecto mucho más bello. Dentro de las habitaciones de dicho palacio, según los relatos de licenciosos sirvientes, se realizaban orgías en nombre a lo mundano y se servían interminables festines de opíparos manjares, en las salas y pasillos para todos los invitados participantes.

A pesar de su vida llena de banalidades desenfrenadas y excesos de lujurias libertinas, Drairius fue un gran señor para Menomes, velando siempre por mantenerla hermosa. Fue muy generoso con los artistas, cantantes y arquitectos más talentosos, ofreciéndoles mansiones, mujeres u hombres según su disfrute o preferencia, aunado a una buena vida de riquezas. Estableció la caligrafía como nueva expresión de arte, y también construyó espacios académicos para actores, escritores y poetas, además de grandes teatros.

Menomes siempre vivió arropada en los albores de la belleza que todo el tiempo la rodeaba. Esta ciudad fue la única en toda Elaica que no conoció los horrores de la guerra. No poseía una academia militar siquiera, ya que era protegida por su ciudad hermana Cenontes. Para los soldados de Cenontes estaba prohibido ir a Menomes, a menos que se les ordene, porque los señores de dicha ciudad temían que el espíritu abrasador de Menomes corrompiese los corazones de los guerreros, volviéndoles débiles para la guerra. Solo podían mantener vigilia en torres construidas en lugares aledaños a la ciudad, a sesenta kilómetros de distancia. La ciudad mantuvo su estilo de vida por muchos milenios, y jamás perdió su brillo a pesar de los catastróficos días que azotaban a Elaica sin piedad.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

El Zángano IX

Ilustración

El zángano es una serie de relatos basados en la mítica leyenda urbana del Estado de Mérida, Venezuela, sobre un brujo que absorbe la vitalidad de sus víctimas hasta arrastrarlas al umbral de la muerte.

Relatos anteriores:

I. Judith
II. Judith (continuación)
III. María
IV. Alicia
V. Alicia (continuación)
VI. Matilda
VII. Matilda (continuación)
VIII. Raquel

Obras originales realizadas por mí.

Betsabé

 
Los caminos junto con el iluminado día hacían que el trayecto fuese más o menos placentero para Raúl, y lo digo de esta manera, porque tenía que trabajar a pocas semanas de su jubilación, y además, se perdería hermosos y tranquilos días de paz que tendría ese fin de semana con su familia. Las personas que acudieron a él, lo buscaban con desesperación, para poder tratar, según ellos, uno de los casos patológicos más fuertes que ha podido enfrentar la psiquiatría.

Dicho lugar, se encontraba a veinte kilómetros de la ciudad de Cabás; un psiquiátrico llamado el Sanatorio de Cándido, en donde Raúl, doctor en psiquiatría y Magister en psicoanálisis del sueño, fue convocado para resolver este terrible caso. Los detalles aún seguían siendo inciertos, lo único que sabía era que se trataba de una joven con un caso muy grave de demencia, al que los psicólogos y psiquiatras del lugar no han podido dar solución, ni siquiera contención.

Raúl a pesar de todo, no se pudo contener, y fue hasta allí manipulado por su curiosidad para poder ver de qué se trataba en realidad. Llegó hasta aquél sanatorio en auto luego de cinco horas de viaje, un almuerzo recalentado y una autopista llena de hendiduras y huecos en su asfalto. Era ya el comienzo de la tarde, había llegado un poco después de la hora estipulada, cosa que en aquella región del país era mal visto, puesto que sus habitantes eran fanáticos de la puntualidad. Fue recibido por el director y el subdirector del lugar, quienes le atendieron después de él acomodar sus pertenencias en el auto. Raúl había dejado la beldad y la beatitud de aquel día, para volver de nuevo a la lugubridad de un sanatorio psiquiátrico, cosa que siempre detestó.

Los doctores que dirigían el sanatorio lo recibieron, uno, con cordialidad y respeto por su nombre y su extensa trayectoria profesional, y el otro, con un poco de tosquedad.

—¡Doctor Villasmil! ¡Qué bueno por fin tenerlo aquí!, me ha alegra que haya decidido venir. Disculpe por haberlo llamado en estas circunstancias pero nuestra razón está pendiendo de un hilo.

Dijo el director del sanatorio, quien estrechó la mano del anciano con nerviosismo manejado por la admiración. Raúl notó su comportamiento afable y ansioso, con una voz suave y trémula que salía de sus labios finos, para él, era como los síntomas de una persona que ingiere combinaciones de soporíferos con cafeína. Luego estaba el otro doctor, el subdirector del instituto, un poco más alto y de cabello oscuro bien cortado, de piel pálida y ojeras semi pronunciadas. Su perfume se notaba a varios pasos de distancia, y era una combinación de colonia fina mezclada con tabaco de cigarrillo. Aquel hombre no dejaba de mirar a Raúl con rostro severo, como si le repudiara que estuviese allí, y luego de que el director terminó de hablar, él habló:

—Doctor Villasmil es un placer pero ha llegado bastante tarde, se le dijo que tenía que ser puntual a la hora de llegar ¿o no? —Levantó una ceja al final—

—Calma Octavio —Dijo el director—El Doctor Villasmil supongo que tendrá una excusa justificable para su impuntualidad, además, solo ha sido una hora no exageres.

El Doctor Octavio coloca sus brazos entre cruzados frente a él como señal de desaprobación, como si de verdad no le gustara que Raúl estuviese allí, pero ante tal situación, Raúl pidió una disculpa por su impuntualidad ya que salió de su ciudad con un poco de dificultad. El director le hizo una señal de que no era necesario que se disculpara, y se presentó ante a él como era debido.

—Discúlpeme usted a mí doctor, por mis malos modales, no me he presentado ni al colega junto a mí. Soy el Doctor Añez, director del sanatorio, ya habíamos hablado por teléfono, y este hombre a mi lado es el doctor Arístides, mi mano derecha. Seré breve doctor, necesitamos de su asesoría y su excelencia profesional, usted es uno de los doctores psiquiátricos más renombrados de nuestro país, y solo usted podrá ayudarnos ante este caso que cayó en nuestras manos, no le haremos perder más el tiempo, venga con nosotros.

Raúl fue llevado hacia los interiores de aquel sanatorio, el lugar era bastante silencioso y tranquilo, con un ambiente depresivo y gris. Los doctores y enfermeros pasaban por al lado de ellos muy serenos, atendiendo y llevando a los pacientes de un lado a otro. Caminaron más al fondo del sitio y toda la tranquilidad se rompió. Llegaron a los pasillos de las habitaciones acolchadas, donde los pacientes más trastornados eran confinados allí. En aquél tenebroso lugar, solo había una paciente, que emanaba de su garganta los gritos más desgarradores y terribles que Raúl jamás había escuchado en su vida. Al estar enfrente de su habitación, los doctores le permitieron observarla desde la ventanilla de la puerta, dentro de la cual, Raúl miró pasmado al ver aquella persona que no parecía un ser humano.

—La paciente se llama Betsabé Castillo —Dijo el Doctor Octavio Arístides mientras leía el expediente de la paciente. —26 años de edad, cabello castaño oscuro, ojos cafés y raza caucásica. Contextura ectormorfa, preocupantemente delgada. Posee diversos síntomas de autolesión grave, psicopatía impulsiva, demencia aguda, perceptividad errada, delirio inusitado; en el cual su única mención es una figura amorfa. A pesar de sus fuertes tendencias a suicidarse, no se vislumbra depresión crónica. Se ha ordenado confinarla en el cuarto acolchado con camisa de fuerza, privándola del uso de sus manos por precaución. Es inmune a medicamentos anti alucinógenos, soporíferos y fuertes sedantes por vía oral e intravenosa. Se recomienda mantenerla en completo desuso de sus facultades físicas hasta hallar una solución significativa.

—Es la primera vez que tenemos una paciente así. —Continuó el doctor Añez. —Le juro que hemos probado diferentes soluciones a nuestro alcance, tanto psicológicas como químicas, pero simplemente no quiere ceder a ninguna, es como si fuera un caso perdido totalmente.

Raúl preguntó por la precedencia de la chica, su familia, su origen, algún indicio de donde se podría empezar.

—No sabemos nada de su familia. —Prosigue el Doctor Añez—llegó a nosotros por un juez que la dictaminó demente y fue sentenciada a estar confinada aquí. Al principio era una chica delirante, nerviosa, atiborrada de ansiedad, luego comenzó a realizar actividades dermatilómanas leves hasta mutar a un trastorno de autolesión grave. De su familia, solo sabemos una información no verídica sobre su madre, quien supuestamente vive al sur del país, pero hemos investigado y no hemos podido dar con ella.

—Sobre sus alucinaciones. —Interrumpió el doctor Arístides—No hemos podido dar un diagnóstico ecuánime y transparente. Desde que llegó sus fuertes delirios relataban sobre la aparición de una figura humanoide, que viste de plumajes negros y enormes, portando una máscara blanca de buitre o de zamuro, de manos largas y nudosas, haciendo alusión a las garras de estos animales carroñeros, todo lo tengo anotado aquí desde que ella comenzó a hablar de eso, y lo más interesante es, que es de la única cosa que habla. La paciente le atribuye a esta alucinación la causa de sus diversos padecimientos, hemos tratado de explorar esto para llegar a dar con su origen, pero es como entrar a un laberinto. Espero que su experiencia tratando casos clínicos extraños nos sea de mucha utilidad doctor.

Raúl muy intrigado comenzó a reflexionar sobre aquella hipótesis. Miró por la ventanilla de nuevo y notó que Betsabé lo observaba, estaba quieta y recostada en el rincón. Su deteriorada apariencia lucía un rostro demacrado, sobre un cuerpo arropado por una vestimenta carcomida y ofuscada de suciedad. Su descuidada higiene denotaba un pésimo cuidado hacia ella, no obstante, Betsabé era calificada como una de las pacientes más peligrosas del sanatorio. Raúl la observaba y no podía dejar de sentir esa sensación de lastima y miedo, como si algo terrible fuese a ocurrir.

De repente, Betsabé abandonó su estado inerte y comenzó a retorcerse soltando de su boca alaridos de agonía. Raúl dio un paso hacia atrás pasmado, nunca en su vida vio algo así, al principio pensó que se trataba de un caso de epilepsia pero después se dio cuando de que estaba errado. Los doctores llamaron a los enfermeros para calmar a la paciente fuera de control. Se movía de un lado a otro, en movimientos bruscos, por un momento pareció que fuese a romper su camisa de fuerza. Se colocó boca arriba e hizo un arco con su cuerpo levantado, parecía que sus ojos se le fuesen a salir de sus órbitas. En aquel episodio la trastornada mujer, soltó palabras escandalizadoras a los oídos de sus testigos, las cuales, se alojaron para siempre en la mente de Raúl.

—¡Se acerca la hora de todas las que aún respiran…!

Continuará…

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.

Seminario Infernal – Los siete reyes del Infierno – Bileto

Bienvenidos sean todos a mi compendio de conocimientos demonológicos. Cada semana daré un fragmento sobre este tema filosófico de la teología, por favor no confunda este segmento con una idea equívoca, esto es simplemente educación teológica.

Reyes:

I. BAEL
II. PURSON


Beleth

Bileto, Bileth, Beleth, Bilith o Bilet, es uno de los siete reyes del infierno, de aspecto furioso, perteneció en el cielo a la Orden de las Potestades, que según algunos autores, pretende volver algún día. Comanda 85 legiones de demonios, los cuales, la mayoría de ellos también perteneció a la misma Orden de su señor. Su forma física es desconocida, solo se le hace mención a una silueta antropozoomórfica montando un enorme caballo pálido y precedido por trompetas de estruendoso y fuerte sonido. Según el Diccionario Infernal de Plancy, son gatos los que tocan las trompetas durante su llegada.

Bileto no es un demonio al que sea necesario invocarle, sino recibirlo cortésmente como a un rey, rindiéndole el debido respeto y pleitesía. El recibidor deberá llevar un anillo de plata en el dedo medio de su mano izquierda, poniéndolo frente a él mientras le hace reverencia. Al aparecer, Bileto lo hace con furia ante el exorcista o mago, por lo que éste deberá portar una vara de avellana en su mano golpeando hacia los lados Sur y Este, haciendo un triángulo fuera del círculo para poder apaciguar su ira. Según el Diccionario Infernal, se le ofrece una copa de vino situándose dentro del triángulo, esto hará que el invocador tenga más control sobre él. Las habilidades de éste demonio pueden sonar contradictorias tratándose de un ser tan furioso, sin embargo, son muy ciertas.

Según el Pseudomonarchia Daemonum, el hijo de Noé; Cam, después del diluvio universal logró invocar a éste demonio en búsqueda de conocimiento, y gracias a su ayuda escribió un libro de matemáticas.

Bileto tiene influencia sobre los sentimientos humanos especialmente sobre el amor. Los que le han invocado y han podido sostener una relación de respeto y confianza mutua con este demonio cuentan que la forma verdadera de éste, es la de “una pequeña niña frágil de ojos saltones”, por lo que muchos estudiosos de la demonología lo han calificado como un ser de forma y género indefinidos, porque adopta otras formas ocultando la verdadera. Esto hace preguntar que quizás la primera apariencia con la que se presenta (la apariencia furiosa de un jinete montando un caballo pálido), es una forma que él toma para poner a prueba la valentía del invocador, para así obtener su respeto. Lo que significa que, si el invocador muestra señal de miedo, Bileto se esfumará en un chasquido abandonando el rito. Entonces, según esta teoría, solo aquellos que pueden traspasar esta barrera con éxito podrán desbloquear los verdaderos poderes de Bileto y tenerlos a su servicio.

Soy miembro Omega (Ω) en el proyecto @templo, un proyecto de curación que tiene como fin apoyar el contenido de calidad en steemit.

Pertenezco a @talentclub la comunidad más grande de los mejores talentos de toda la blockchain STEEM, participa en sus distintas actividades y unetenos.